ESPERANZAy3

n quinquenio parece ser un periodo de tiempo simbólico, un plazo habitual para medir, limitar, evaluar. Hace ya 5 años de un acontecimiento que marca un hito en la Historia reciente de España de una naturaleza y alcance que se verá con más justicia en el futuro. Nosotros estuvimos en la Puerta del Sol de Madrid en 2011. Lo escribimos aquí, y dos años después lo recordamos antes a que la coyuntura política española tuviera cambios más que relevantes.







EL ANIVERSARIO…OSCURECIDO

Acabó el verano y nos incorporamos a nuestros puestos de trabajo. En nuestro caso al Hospital Universitario de Fuenlabrada, de cuya plantilla formamos parte desde su apertura. Como en años anteriores este comienzo posestival va acompañado de cambios y proyectos de cara a la actividad asistencial, docente y a la preparación de nuestras jornadas. Sin embargo, septiembre también ha venido con otras novedades que ha hecho visible a nuestro hospital por motivos poco deseables.












NUESTRO DÉCIMO CUMPLEAÑOS

Celebramos nuestro cumpleaños, el de nuestros deudos, el de otros allegados y amigos. Lo hacemos con más o menos regocijo. No es tan común la celebración que motiva esta entrada. En este año, se cumplen diez años desde que el Hospital que consideramos nuestra casa inició su actividad asistencial. En este mes, hace diez años, recibimos a nuestros primeros pacientes en la Unidad de Fisioterapia.












AJUSTE DE RECURSOS POR LIMITACIÓN

La utilización de los recursos es un tema actual. Entendemos que el interés creciente, a veces impetuoso, por la gestión se debe al momento de estrechez dineraria de estos tiempos. El uso eficiente y adecuado no debería ligarse a este contexto aunque, aprovechando la coyuntura, sí se debería hacer un esfuerzo para consagrarlo como una de las máximas del sistema sanitario público.












¿HASTA DÓNDE VAMOS A LLEGAR?

“La política está presenta en todas las facetas de nuestra vida”, se dice. Frase manida donde las haya pero igualmente cierta. Estamos en época convulsa en la política y la economía. Para muchos una se supedita a la otra, con diferente sentido según quién hable. Pero tal conexión existe. Y la política sanitaria se ve influida por los acontecimientos y tendencias de ambas ciencias.












SE COBRA POR “SER” MALO

El Diario Médico recoge una noticia bajo el titular “Galicia cobrará en uso irresponsable de la sanidad”. Tal intención parece razonable e incluso loable en los difíciles momentos de financiación de los servicios públicos. Sin entrar en diatribas políticas entendemos que esas intenciones deben observarse con detenimiento, analizando la forma en que se concretan para comprobar si su repercusión afecta al derecho a la asistencia y a la calidad de los servicios sanitarios.












ESPERANZA

Ha pasado ya el suficiente tiempo y han ocurrido suficientes acontecimientos para observar con la distancia y la serenidad necesarias los actos de reivindicación y protesta de la semana pasada. Los ánimos exacerbados, la euforia o el ímpetu dejan paso a una reflexión más objetiva sobre lo que pudo o puede suponer la materalización de los pensamientos, sentimientos y emociones en un movimiento que parece mitigarse.












¿INEQUIDAD DEL SISTEMA?

El Sistema Nacional de Salud (SNS) es el conjunto coordinado de los servicios de salud dependientes del Estado y los de las comunidades autónomas. Parece que esa coordinación es dudosa en base al informe anual del Defensor del Pueblo, donde se cuestiona la igualdad de acceso y prestaciones de las distintas administraciones.












¿ALGUIEN DIJO COPAGO?

Si situamos los derechos ciudadanos en materia de servicios públicos en un sistema de coordenadas estos parecen seguir una curva descendente, lineal a veces, espasmódica otras, sin poder precisar desde cuando ocurre así.












SOBRE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO (y II)

Como hemos manifestado en la entrada que antecede a esta, nuestra postura es clara en la defensa de la provisión de servicios, y especialmente hacemos referencia a los sanitarios, desde el ámbito de la Administraciones públicas. La cuestión es si tenemos argumentos para mantener tal posición en tiempos como los actuales, en los que escasean recursos y se achaca parte de la situación al gasto provocado en la prestación de esos servicios.












SOBRE LO PÚBLICO Y LO PRIVADO (I)

De lo que queremos hablar bajo el título de esta entrada es de la percepción que tenemos sobre las tendencias privatizadoras de los servicios públicos, y en especial de los sanitarios, que parecen tener aceptación en el actual marco de limitación de recursos para su sostenimiento. Estas tensiones parecen permear incluso entre grupos consuetudinariamente defensores de lo público.












LA SANIDAD EN CRISIS

TweetEstamos en tiempos de crisis. Sólo los más pudientes tentarían dudar ante ello. Por si acaso, nos lo recuerdan constantemente. No hace mucho leímos que esta vociferada crisis no afectaría al sistema sanitario. La implicación personal de nuestros más altos mandatarios en el compromiso con el gasto  (o inversión) social sería garantía para que las [...]