Posts etiquetados con ‘Prácticum’

APRENDIZAJE EN LA PRÁCTICA Y DIARIO REFLEXIVO

El trabajo de un fisioterapeuta es identificado sobre todo con su faceta asistencial, entendida esta en esencia como la aplicación de técnicas y procedimientos. Sin embargo, también se solicita al fisioterapeuta para pedirle consejo o se le demanda enseñanza de pautas o ejercicios. En estos aspectos y en la docencia como tutor o profesor el profesional pretende la consecución de un aprendizaje.

Además, desempeña labores de investigación y se forma a lo largo de toda su carrera, con independencia del área de trabajo. Aprendemos constantemente, consciente e inconscientemente, e intentamos que nuestros pacientes y estudiantes aprendan. Ese aprendizaje es resultado de la experiencia previa y sirve para situaciones posteriores iguales o similares. La vivencia y su recuerdo son el núcleo del aprendizaje y nuestro interés en los diferentes ámbitos profesionales es propiciar que ese aprendizaje sea fructífero.

Centrémonos en  nuestra vertiente docente intentando llegar al alumno y transmitirle conocimiento, experiencias, aptitudes y actitudes que le sirvan para su futura inmersión profesional. Una de las estrategias que utilizamos es el diario reflexivo, del que hablamos en una entrada anterior (1). Hoy lo volvemos a hacer integrando ideas desde el conocimiento de algunas nociones sobre aprendizaje y memoria y una experiencia de varios años en su empleo. Sucintamente, proponemos al estudiante el relato de lo vivido como fuente de reflexión en la que afloren conocimientos, dudas, recuerdos, inquietudes, respuestas, opiniones, emociones, propuestas, quejas. Debe hacer un esfuerzo consciente por recordar, organizar, conectar, elaborar todas esas cosas. Con ello se amplifica lo vivido, se rescata antes de que pueda ser olvidado como una experiencia pasajera. Ese proceso supone una codificación y un almacenamiento más robusto de contenidos que posiblemente recuperaremos en el futuro.

(más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Docencia

PRÁCTICUM…¿Y AHORA QUÉ? (II)

En julio de este año, inmersos en el verano, tras unas merecidas vacaciones, tras meses de trabajo alterado por la pandemia, encontramos un rato para pensar en nuestra labor docente en el hospital, en su obligado cese en marzo y en el devenir de la misma en el curso en el que ahora estamos.

Con el criterio más asentado, tras la experiencia vivida y conocida, nos atrevemos a plasmar aquí una continuación de nuestras cavilaciones. Hemos de dejar claro que no pretendemos una crítica gratuita ni haremos referencia a ninguna universidad en concreto. El lector, clínico, docente, gestor, o mezcla de ello, debe entender que nuestra preocupación es sincera. No en nuestra condición de profesor asociado o profesional sanitario, sino como ciudadano que contribuye gustosamente con sus impuestos a la formación de los futuros enfermeros, médicos o fisioterapeutas, entre otros.

Hay que recordar  y entender que la pandemia supone cambios, adaptaciones, supresiones, innovaciones también en el ámbito de la asignatura de Prácticum, como en el resto de actividad docente, universitaria o no. Lo que atisbábamos en julio en la entrada (1) a la que ahora damos continuidad era una falta de previsión para minimizar las repercusiones de la pandemia, dada la característica inherentemente presencial de las prácticas clínicas. No teníamos noticias de planes de contingencia. Seguramente estos estaban en mentes o informes, pero la consideración marginal (no es peyorativo) que la Academia tiene hacia la figura lejana de tutores o profesores asociados nos hacía ignorantes de esos programas.

Tras semanas de incertidumbre, los prácticums comenzaron ya con retraso. Comprensible cuando a la vuelta del verano se confirmaban incrementos en contagios e ingresos en los hospitales. Sea por esto, acompañado por imprevisión o relajación, o por razones que se nos escapan, la resultante es que la duración de la asignatura en su parte de presencialidad, de contacto con el entorno clínico y con el paciente se ha visto notablemente aminorada.  Quizá no en su caso, estimado lector. Pero no dude que ha ocurrido. Por eso nos vemos impelidos a repreguntar, quizá en el vacío, ¿ahora qué? En junio tendremos “en el mercado” a profesionales sin la vivencia experiencial que sólo se adquiere en el puesto asistencial, en el despacho, a la vera de una cama o en una sala de fisioterapia. Se podrá argumentar que se ha hecho lo posible, que han superado un mínimo de estancia en el hospital o centro de salud. Pero entonces, si eso les habilita para obtener su título (en el caso de los estudiantes de cuarto de Enfermería o Fisioterapia), ¿por qué no extender el modelo a futuros cursos? ¿Se va a reducir el importe de la matrícula que obedece a una carga docente mucho mayor?

Nos atrevemos a responder, con lástima y resignación (aunque estemos curtidos para que nos quite el sueño) que esta situación pasará, diremos que no quedaba otra; los alumnos, tras protestas más o menos airadas, se conformarán mientras tengan el papel en junio próximo; no se devolverá ningún euro. Así todos “satisfechos”. Ese capital experiencial que se asume en el trato con profesionales y estudiantes de la propia disciplina y otras, con la presencia en los centros, con el trato a pacientes y familiares, se irá construyendo, con suerte, en los próximos años, esquivando situaciones más o menos embarazosas. Se disimularán y encubrirán las fallas en la formación, esperando que no traigan consecuencias notables para los usuarios. ¿Alguien lo duda? Esperemos que ya el curso que viene la normalidad regrese. Y esperemos que si tenemos la mala suerte de precisar los servicios de los profesionales que ahora son estudiantes sepan camuflar esos déficits de conocimiento y práctica que seguro tendrán. Más nos vale a todos.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Referencias:

1. González-García JA. PRÁCTICUM…¿Y AHORA QUÉ? En Fisioterapia https://www.madrimasd.org/blogs/fisioterapia/2020/07/24/practicum-y-ahora-que/. Acceso 15 de noviembre de 2020.

Etiquetas: ,
Categorias: Docencia, Opinión

LA HISTORIA CLÍNICA Y EL ESTUDIANTE

La formación en las carreras sanitarias comprende un extenso número de competencias de carácter técnico-procedimental. Su adquisición se produce en prácticas simuladas o de laboratorio, generalmente en las universidades. Además, como elemento imprescindible para la preparación a un desempeño real, se desarrollan prácticas clínicas como asignatura que, en nuestro entorno, se denomina prácticum.

Volvemos sobre este asunto, en este caso a raíz de la dudas que nos surgen cuando el estudiante se asoma un año más al hospital y se ponen pegas para su acceso a los datos clínicos. El número de estudiantes de Ciencias de la Salud en el ámbito universitario rondan el cuarto de millón (1). Eso supone un esfuerzo considerable para propiciar y financiar su formación en centros sanitarios. Suponemos que la calidad de las prácticas es variable, pero preferimos asumir que se aspira a una consecución de las mismas que suponga un desempeño clínico-asistencial solvente y científico.

La atención sanitaria conlleva el manejo de conocimiento teórico-práctico e información adecuados a cada caso, en un entorno dinámico, cambiante como es la propia biología de la salud. Además, el abordaje suele ser, sobre todo en el ámbito hospitalario, multidisciplinar. Manejamos datos objetivos, impresiones, experiencias, habilidades propias y coordinadas con otros profesionales. Todo eso posee un extraordinario e imprescindible instrumento de compartición que vehicula el flujo de información, la historia clínica electrónica. Hemos escrito previamente del tema en esta bitácora, siempre otorgándole ese papel esencial. Naturalmente, habrá sitios o entornos en los que la historia clínica sea en papel o no estará en red. Incluso habrá sitios donde tenga un desarrollo “testimonial” o ni siquiera exista una parcela en ella  para algunos profesionales. Pero asumimos que eso no es lo correcto, por no decir que no es es lo legal.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: Formación, Opinión

PRÁCTICUM…¿Y AHORA QUÉ?

Verano, vacaciones, viajes, pandemia, resaca,…¿nueva ola? Varias palabras que se conectan en un estado de cosas desconocido. Continuamos expectantes ante el futuro inmediato y el mediato. No salimos todavía de la incertidumbre provocada por el coronavirus del 2019 que transformó el 2020.

Vamos, avanzamos con tiento y recelo, reculamos. El bicho nos trae de cabeza, muchas veces por falta precisamente de cabeza. Se habla de “nueva normalidad” aunque lo inestable de la situación no parece que sea nada normal. Seguimos participando de la historia que, con cierta incredulidad, no pensábamos allá por marzo que sería la que está siendo. Todo se ha trastocado, y lo que nos queda.

Podríamos hablar de cualquier cosa, casi todo nos daría pie a especulaciones, lamentaciones, esperanzas o elucubraciones. Pero el título de la entrada nos delata. El prácticum es, para el lector ajeno a estas lides, una asignatura de multitud de titulaciones universitarias que supone la inmersión del alumnado en un entorno laboral y profesional. En el caso de las titulaciones sanitarias como Enfermería o Fisioterapia abarca alrededor de la cuarta parte de las mismas, es decir, como un curso académico de los cuatro que tienen las carreras. Su vocación es la integración de los contenidos teórico-prácticos adquiridos en la universidad con el trabajo de campo, en un entorno real de interacción con compañeros y profesionales que dé sentido totalizador a las habilidades, conocimientos, aptitudes y actitudes que se van imbricando, trabando y conectando en el currículo académico. Claro está, todo relacionado con la práctica asistencial, es decir, con la ineludible relación con los usuarios y pacientes. Esa relación es inmanente en la práctica sanitaria.

La excepcionalidad de la pandemia obligó a soluciones insólitas en el último tercio del curso 2019-20. Miles de estudiantes tuvieron que prescindir parcial o totalmente de la asignatura que, por su naturaleza, podemos considerar la más importante de la carrera. No hace falta discurrir mucho (casi mejor no hacerlo) para atisbar las implicaciones en la formación de muchos estudiantes que hoy ya son profesionales. Habrá enormes huecos en sus capacitaciones que con cierto empeño voluntarista podrán cubrir con los años. Otros aprendizajes netamente experienciales nunca podrán ser adquiridos.

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Docencia, Opinión

12 CUESTIONES SOBRE EL PRÁCTICUM

El pasado 11 de octubre asistimos en nuestra faceta de escuchante aprendiz a la jornada sobre el Prácticum en Fisioterapia organizada por el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid y por Fisioeducación. Como integrante de esta última tuvimos también responsabilidad en la elección de ponentes, formato, horarios. Se trató para nosotros de un hito importante en el afán de dar un peso específico al Prácticum.

Fue muy interesante el contenido, tocando desde distintas perspectivas aspectos como el razonamiento clínico, la evaluación o la relación entre universidad y centros en los que se desarrolla esta asignatura. Nuestras expectativas iniciales se vieron satisfechas. No estaría demás que el Prácticum tuviera más foros en los que propiciar el encuentro y el debate para compartir, proponer y mejorar. Ojalá los haya.

La educación clínica, prácticas externas o prácticum es tema continuado en nuestra vida profesional. Estamos obligados a ello al tener, por voluntad y vocación, estudiantes durante gran parte del año. Sentimos esta labor, la docente, como importante, motivante y retadora. Muchas entradas de esta bitácora así lo atestiguan. También sentimos que, quizás, desde los ámbitos académicos no se la tiene tanta estima como su carga lectiva y naturaleza aconsejaría. Pero dejemos las quejas. Dos meses después de aquella jornada, con su poso asentado, además de nuevas y antiguas reflexiones, queremos rescatar algunas cuestiones y dudas antes de que el turrón nos ofusque la mente. Empezamos.

1. Evaluación del Prácticum. Como proceso interno, la formación ha de ser  evaluada por los tutores/profesores. También por los gestores (supervisores, comisiones de docencia, direcciones de hospital y de otros tipos de centros de prácticas,…). Por supuesto, también por la universidad que envía a sus estudiantes a los centros. Y, finalmente, por las  agencias evaluadoras de las titulaciones (ANECA o análogos autonómicos). Nos planteamos si esta evaluación se hace de manera formal, sistematizada, periódica, o si se confía en el buen hacer y sólo se cuestiona si surgen problemas o quejas.

(más…)

Etiquetas: , ,

ASUETO Y OTRA JORNADA

Nos encanta esta palabra. Poco oída, es de esa miríada de términos en riesgo de extinción, quizá por vagancia verbal o por el desuso que lleva a desuso. Cada palabra encierra un significado simbólico, cotidiano, académico. Pero, en muchas de ellas, el matiz supone una diferencia trascendental en lo que el hablante quiere expresar. Asueto es sinónimo de vacación, pero con un límite temporal, corto, de horas o días.

En estos días de verano, coincidiendo con una torridez súbita, cuando vamos y venimos del descanso anual, cuando las jornadas padecen de cierto impasse y estamos como aletargados, rebrotan algunas cuestiones, inquietudes, planes, de cara a cuando empiece el cole. En ese asueto estival, ese permanente estar a medio gas, surgen a veces destellos de lucidez. Es así cuando entre paciente y paciente, con huecos de agenda inesperados, aprovechamos para terminar aquella revisión, completar la historia clínica inacabada, leer ese artículo atragantado, repasar anatomía, alargar la hora del café, estudiar algo de la oposición venidera o preparar algún material descuidado para cuando lleguen los alumnos de Prácticum. Un poco de todo, seguro que muchos de los lectores sanitarios reconocen esta situación. También para avivar algo ese blog adormecido con alguna entrada.

Así, en estos días nosotros también somos víctimas de cierta galbana, cumpliendo con lo que se nos supone con solvencia, pero con poco elan vital. Conseguimos salvar la situación retomando algunas tareas, repasando propuestas propias y ajenas y, como hicimos entre 2011 y 2015, preparando el terreno para un nuevo reto. Tras dos años de parón, y como dejamos entrever, al menos como intención, los componentes de Fisioeducación y del proyecto compartido Jornadas de Fisioterapia participamos en la jornada Prácticum en Fisioterapia: debate para una formación integral. En esta ocasión el peso de la organización lo llevará el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunicad de Madrid. Junto con nuestros habituales compañeros de viaje en estas lides nosotros nos encargamos de seleccionar el plantel de ponentes y de proponer una estructura diferente a anteriores encuentros.

(más…)

Etiquetas: , ,
Categorias: Docencia, Formación

TRABAJO FIN DE…

Hasta hace unas semanas, exceptuando los miembros de la comunidad universitaria y los que terminaron sus carreras en los últimos años, poca gente sabía de la existencia de los trabajos fin de máster (TFM). Y suponemos que tampoco de los trabajos fin de grado (TFG). Desde entonces, el escabroso asunto del caso Cifuentes ha hecho reconocer lo que es un teefeeme a todo quisqui.

Los hechos que rodean al caso en cuestión no parecen ser controvertibles. Más bien parece que lo expuesto tiene muchos tintes de verosimilitud, por mucho que las noticias y los comentarios nos puedan causar sarpullidos por nuestra ideología. No vamos a meternos en líos abundando en más detalles de algo que socava la credibilidad de la universidad pública y devalúa los títulos sufragados con dinero familiar y/o del erario público. Lo que, de momento, está constatado es que un TFM no aparece por ningún lado.

Estos días, cuando escuchábamos y leíamos noticias sobre el asunto se nos pasaba por la cabeza un pensamiento. Tal vez es posible no encontrar un trabajo hecho. Antes, en nuestro orden desordenado de carpetas, libros, folios, pretendíamos saber la ubicación precisa de aquel artículo que nos pareció interesante fotocopiar, los apuntes de aquella clase de un ínclito profesor del curso de fisioterapia del deporte del año 94, el diploma del curso de acupuntura para fisioterapeutas al que acudimos imbuidos de ingenuidad oriental. Pero, al ir a buscarlo por necesidad o curiosidad, nos topamos con la cruda realidad de que el orden era desorden. Ahora nos pasa igual con los tropecientos archivos, almacenados en carpetas y subcarpetas, que ni siquiera el buscador del ordenador (de ordenar) es capaz de encontrar. Por eso, nos decíamos, muchos y muchas eran indulgentes con la presidenta.

Así que, pensando, nos preguntamos si nuestro TFG, que nos sirvió para obtener el grado en fisioterapia también por la URJC, estaba localizado. Y sí, lo encontramos en la carpeta (física y virtual) en la que un día lo depositamos. En papel y en bits. Pero podríamos haberlo perdido. Porque lo de el orden desordenado, que queda muy bonito, ya no nos lo creíamos tanto. Y esto puede pasarle a cualquiera. Entonces,…una cosa nos tranquilizada antes del hallazgo. La universidad, la misma URJC, en la que con orgullo trabajamos a tiempo parcial, tendría una copia. Eso seguro,…creo.

Tras este circunloquio nos atrevemos a exponer el resumen de aquel TFG. Los contenidos siguen vigentes, la intención con la que se hizo también. En nuestro afán por promover un Prácticum de Fisioterapia de calidad, implementamos herramientas y estrategias de las que hemos hablado en esta bitácora y en otros foros. Con mayor o menor acierto. Y seguimos, junto con mis compañeras profesoras, intentando introducir variables que aumenten el aprendizaje horizontal, recíproco y autónomo de los estudiantes. No hay pedantería ni exposición “ejemplar”. Sólo divulgación de un texto como tantos para ser sometido a la consideración y la crítica del lector. Buena lectura.

(más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Docencia, Formación

USO DE BLOG Y TWITTER EN EL ÁMBITO PROFESIONAL Y EN EL PRÁCTICUM

El Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña ha tenido a bien contar con nosotros como ponente en la V Jornada Fisioterapia, TIC y 2.0, el 1 de octubre de 2016 en Barcelona. Es gratificante que una institución profesional de esta magnitud estime que lo que tengamos que decir y aportar pueda ser interesante para los asistentes. Y, como parte de nuestro compromiso, expondremos aquí lo más resaltable de la ponencia.

En nuestra faceta como fisioterapeuta desarrollamos distintas actividades que tienen que ver con el uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC). Para los propósitos de esta ponencia hablaremos, en este orden,  de la bitácora Fisioterapia, de fisioEducación y del uso de blog y Twitter como herramientas 2.0 en el Prácticum de Fisioterapia.

Fisioterapia, la bitácora que está leyendo, nace en 2006. Su vocación, declarada muchas veces, es difundir desde el conocimiento, la experiencia y la opinión de un fisioterapeuta. La plataforma Madrimasd nos pareció un sitio ideal para hacerlo. Se trata de un marco netamente científico, con gran potencial de divulgación y con un prestigio consolidado que le hacen idóneo para dar credibilidad y cierto empaque a los blogs que alberga.

Sin haber desarrollado una actividad excesivamente prolífica creemos haber dejado patente nuestro parecer y nuestras inquietudes sobre la Fisioterapia, especialmente la española, sus defectos, servidumbres, fortalezas y aspiraciones. También hablamos de cuestiones clínicas, docentes, universitarias o de política sanitaria. Ahí queda, y nos limitaremos ahora a recuperar algunos argumentos centrales. En primer lugar, para nosotros ser fisioterapeuta es también sentirse fisioterapeuta, incorporar ese sentimiento a nuestra identidad personal, hacerlo parte de nuestro autoconcepto. Ello facilitará un segundo aspecto, la reivindicación histórica, como deber y derecho, para ejercer las responsabilidades inherentes a la condición de fisioterapeuta, participar de los proyectos compartidos o en organizaciones representantes de la profesión. Esos dos antecedentes serán sin duda facilitadores a la hora de aspirar al desarrollo de las competencias que el título de grado otorga al profesional, a su autonomía dentro del trabajo interdisciplinar. También propiciarían la superación de complejos y actitudes acomodadas que obstaculizan la consolidación de una profesión que pueda desplegar esas competencias. Finalmente, otra línea argumental de esta bitácora ha sido la demanda de que la formación en el grado sea efectivamente mejor y más amplia que en la diplomatura. No debe dar lugar a vacíos que sean aprovechados por mentes avezadas con estudios posgrado. Además, es hora de que nos planteemos mejoras en la formación, incorporando, por ejemplo, herramientas de enseñanza a distancia, formación virtual o medios sociales que desubiquen el proceso de aprendizaje y que le confieran un carácter de continuidad. (más…)

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Docencia, Formación

FORMADORES, ¿GRATIS?

Muchos profesionales sanitarios, mayoritariamente los que trabajan en centros de atención especializada, participan en la formación de sus futuros colegas. Los hacen bajo distintas figuras, con y sin remuneración, con y sin reconocimiento explícito. Es algo normalizado, poco cuestionado, quizás porque nos sentimos deudores de los que de la misma forma estuvieron antes formándonos a nosotros.

Esto ocurre tanto en formación pregrado como posgrado. Nos interesa, ahora, sobre todo la primera. Se da en todas las profesiones pero hablaremos de la que conocemos un poco, la Fisioterapia. En el código deontológico del Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, en su artículo 26,  se dice “el fisioterapeuta ha de contribuir a la formación profesional de los estudiantes de fisioterapia, ofreciendo su experiencia y sus conocimientos a las necesidades de su aprendizaje”. Nada más lejos de nuestra intención cuestionar la filosofía que subyace a ese encargo. Creemos que no es otra que la de compartir el saber y la experiencia como contribución a la sociedad y a la profesión. Esto está incrustado en la génesis de las disciplinas sanitarias.

Para los que estudiaron en la universidad pública lo dicho puede tener sentido.  Se les formó en centros con la participación de sus trabajadores y, en justa reciprocidad con su contribución y con la de la sociedad que los pagaba con sus impuestos, se les pide ahora que no eludan esa responsabilidad. En el caso de la universidad privada este argumento se debilita a no ser que se tome la formación como algo inherente al puesto, sin más consideración.

Ya hemos escrito sobre la docencia en las prácticas en el pasado y dejamos clara nuestra opinión (1-2). Fue hace ocho años, en un contexto distinto, el de la antigua Diplomatura de Fisioterapia, que dio paso al actual Grado. En el asunto de la formación, selección, evaluación, valoración de los formadores podrían haberse producido cambios aunque dudamos si tienen alguna trascendencia real en el quehacer cotidiano de tutores y profesores. En cuanto a la remuneración la situación parece similar. Decíamos entonces que “se puede ser profesor vinculado, con  reconocimiento legal, derechos laborales y retribución salarial. Se puede ser tutor de prácticas, con asignación dineraria no reglada y con un reflejo curricular de reconocimento discrecional. O se puede estar obligado a acoger alumnos en el puesto de trabajo sin ningún tipo de contraprestación”.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Docencia, Opinión

SEÑOR GRADUADO

 

La anterior entrada de esta bitácora contenía una afirmación en relación con los títulos de Grado en Fisioterapia con la que se puede estar más o  menos de acuerdo, a saber, “lo decepcionante es que no se esté aprovechando, creemos, el espacio creado por un año más de carrera”. También decíamos que “la carga de créditos por la que se paga no sólo es ficticia, sino imposible con la duración real de los cursos”.  Seguro que muchos de los que lo leyeron, intuimos que más desde el ámbito universitario, se sorprendieron o extrañaron, o tal vez runrunearon algún exabrupto a favor del redactor.

La afirmaciones que vertemos aquí y en otros foros están siempre sujetas a críticas y seguro contienen el sesgo de nuestra experiencia. Es un riesgo que asumimos. Pero también estamos seguros de que muchos de los fisioterapeutas, del ámbito clínico sobre todo, pero también del ámbito académico, suscribirían las palabras del párrafo anterior. Reincidimos en este asunto por la vigencia que tienen en relación con la aprobación de las modificaciones posibles en muchos de los actuales títulos de grado. En el mes de julio pasado, sin saber si esto afectaría al Grado de Fisioterapia, expresamos nuestra opinión personal (1). No la repetiremos, pero sí retomamos el tema para preguntarnos, explícitamente, qué está suponiendo la incorporación de graduados desde hace pocos años a la profesión. Como en otras ocasiones, bajo nuestra parcial visión.

(más…)

Etiquetas: , ,

MÁS DE LO MISMO (II)

El tema de esta vez es el que de manera reiterativa hemos abordado en multitud de ocasiones en este y en otros sitios. Podría ser parte de una colección de artículos y, a sabiendas, no vamos a cerrarlo con un “y II”. El asunto de la convivencia entre profesionales de distintas disciplinas, con sus conflictos, éxitos, fracasos, alegrías y miserias da para mucho. Nos detendremos, una vez más, en una cuestión central de la Fisioterapia a raíz de un episodio de tantos que nos han contado sobre ella.

En muchos de los establecimientos sanitarios donde trabajan, los fisioterapeutas comparten pacientes con profesionales de la Medicina Física y de Rehabilitación. Normalmente, estos derivan esos pacientes a aquellos, con una pauta, prescripción, sugerencia o imposición (de esa y otras maneras se puede llamar según el contexto). La manera de afrontar esta situación es variada. En muchos sitios se espera que el fisioterapeuta sea mero ejecutor de lo que indica la derivación, aún en contra de su criterio; en otros, el fisioterapeuta modula, adapta, corrige lo prescrito, con la aquiescencia de la organización, del médico especialista en Rehabilitación o de ambos; en otros, a pesar de que se da la posibilidad de la segunda opción, el fisioterapeuta renuncia a hacerlo por comodidad, pragmatismo o pereza;  en otros (no conocemos ninguno) el fisioterapeuta obvia las indicaciones que se le han transmitido, ocasionando un conflicto, pues cuestionaría así la figura del autor de las mismas.

Convendría manifestar, entonces, algunos puntos: (más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Formación, Profesión

EL DIARIO DE…

 

Desde hace poco más de un año venimos utilizando el  diario reflexivo como instrumento de aprendizaje en el contexto del prácticum de Fisioterapia. Lo hacemos en colaboración de la profesora Gema Gallardo Sánchez, con quien compartimos labor docente en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. Tras este tiempo nos vemos en disposición de hablar algo sobre nuestra experiencia.

El diario reflexivo es en esencia un diario con una finalidad de aprendizaje y evaluativa. Como otra suerte de diario podemos decir que es un relato encadenado, ordenado cronológicamente, de sucesos, hechos, pensamientos, reflexiones, opiniones, sugerencias, explicaciones o sentimientos experimentados, presenciados o vividos por su autor. Lo que le aporta su valor, más allá de un uso personal, es el carácter de reflexión sobre esa porción de la formación del profesional que es el prácticum, prácticas o educación clínica. Se pretende que el esfuerzo cognitivo para recordar, procesar, analizar y exponer de forma escrita sea una manera de aprender. Así se llega a un conocimiento basado en la reflexión sobre la reflexión en la acción, según el modelo propuesto por Donald Schön (1). Desde un punto de vista de proceso mental se trata de la metacognición, “el conocimiento que se posee sobre el propio conocimiento, el cuál, a su vez, se considera producto de la capacidad de la mente, de volverse sobre sí misma y analizar sus propios procesos de pensamiento y de conocimiento” (2).

Además de aprendizaje, como dijimos más arriba, el diario es un elemento de la evaluación. Evaluar con el fin de conocer el resultado de ese aprendizaje, no como conjunto de conocimientos adquiridos sino más del proceso y progreso del aprendizaje. Todo ello tomando como centro al propio alumno, autor  y protagonista del diario. Otros colegas ya han hablado de todo esto en anterioridad (3, 4). Por eso no queremos entrar en más disquisiciones conceptuales. Sólo comentaremos nuestra experiencia como lector de los diarios de los alumnos y como autor circunstancial de un diario como profesor.

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Docencia