Posts etiquetados con ‘Prácticum’

USO DE BLOG Y TWITTER EN EL ÁMBITO PROFESIONAL Y EN EL PRÁCTICUM

El Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña ha tenido a bien contar con nosotros como ponente en la V Jornada Fisioterapia, TIC y 2.0, el 1 de octubre de 2016 en Barcelona. Es gratificante que una institución profesional de esta magnitud estime que lo que tengamos que decir y aportar pueda ser interesante para los asistentes. Y, como parte de nuestro compromiso, expondremos aquí lo más resaltable de la ponencia.

En nuestra faceta como fisioterapeuta desarrollamos distintas actividades que tienen que ver con el uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC). Para los propósitos de esta ponencia hablaremos, en este orden,  de la bitácora Fisioterapia, de fisioEducación y del uso de blog y Twitter como herramientas 2.0 en el Prácticum de Fisioterapia.

Fisioterapia, la bitácora que está leyendo, nace en 2006. Su vocación, declarada muchas veces, es difundir desde el conocimiento, la experiencia y la opinión de un fisioterapeuta. La plataforma Madrimasd nos pareció un sitio ideal para hacerlo. Se trata de un marco netamente científico, con gran potencial de divulgación y con un prestigio consolidado que le hacen idóneo para dar credibilidad y cierto empaque a los blogs que alberga.

Sin haber desarrollado una actividad excesivamente prolífica creemos haber dejado patente nuestro parecer y nuestras inquietudes sobre la Fisioterapia, especialmente la española, sus defectos, servidumbres, fortalezas y aspiraciones. También hablamos de cuestiones clínicas, docentes, universitarias o de política sanitaria. Ahí queda, y nos limitaremos ahora a recuperar algunos argumentos centrales. En primer lugar, para nosotros ser fisioterapeuta es también sentirse fisioterapeuta, incorporar ese sentimiento a nuestra identidad personal, hacerlo parte de nuestro autoconcepto. Ello facilitará un segundo aspecto, la reivindicación histórica, como deber y derecho, para ejercer las responsabilidades inherentes a la condición de fisioterapeuta, participar de los proyectos compartidos o en organizaciones representantes de la profesión. Esos dos antecedentes serán sin duda facilitadores a la hora de aspirar al desarrollo de las competencias que el título de grado otorga al profesional, a su autonomía dentro del trabajo interdisciplinar. También propiciarían la superación de complejos y actitudes acomodadas que obstaculizan la consolidación de una profesión que pueda desplegar esas competencias. Finalmente, otra línea argumental de esta bitácora ha sido la demanda de que la formación en el grado sea efectivamente mejor y más amplia que en la diplomatura. No debe dar lugar a vacíos que sean aprovechados por mentes avezadas con estudios posgrado. Además, es hora de que nos planteemos mejoras en la formación, incorporando, por ejemplo, herramientas de enseñanza a distancia, formación virtual o medios sociales que desubiquen el proceso de aprendizaje y que le confieran un carácter de continuidad. (más…)

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Docencia, Formación

FORMADORES, ¿GRATIS?

Muchos profesionales sanitarios, mayoritariamente los que trabajan en centros de atención especializada, participan en la formación de sus futuros colegas. Los hacen bajo distintas figuras, con y sin remuneración, con y sin reconocimiento explícito. Es algo normalizado, poco cuestionado, quizás porque nos sentimos deudores de los que de la misma forma estuvieron antes formándonos a nosotros.

Esto ocurre tanto en formación pregrado como posgrado. Nos interesa, ahora, sobre todo la primera. Se da en todas las profesiones pero hablaremos de la que conocemos un poco, la Fisioterapia. En el código deontológico del Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, en su artículo 26,  se dice “el fisioterapeuta ha de contribuir a la formación profesional de los estudiantes de fisioterapia, ofreciendo su experiencia y sus conocimientos a las necesidades de su aprendizaje”. Nada más lejos de nuestra intención cuestionar la filosofía que subyace a ese encargo. Creemos que no es otra que la de compartir el saber y la experiencia como contribución a la sociedad y a la profesión. Esto está incrustado en la génesis de las disciplinas sanitarias.

Para los que estudiaron en la universidad pública lo dicho puede tener sentido.  Se les formó en centros con la participación de sus trabajadores y, en justa reciprocidad con su contribución y con la de la sociedad que los pagaba con sus impuestos, se les pide ahora que no eludan esa responsabilidad. En el caso de la universidad privada este argumento se debilita a no ser que se tome la formación como algo inherente al puesto, sin más consideración.

Ya hemos escrito sobre la docencia en las prácticas en el pasado y dejamos clara nuestra opinión (1-2). Fue hace ocho años, en un contexto distinto, el de la antigua Diplomatura de Fisioterapia, que dio paso al actual Grado. En el asunto de la formación, selección, evaluación, valoración de los formadores podrían haberse producido cambios aunque dudamos si tienen alguna trascendencia real en el quehacer cotidiano de tutores y profesores. En cuanto a la remuneración la situación parece similar. Decíamos entonces que “se puede ser profesor vinculado, con  reconocimiento legal, derechos laborales y retribución salarial. Se puede ser tutor de prácticas, con asignación dineraria no reglada y con un reflejo curricular de reconocimento discrecional. O se puede estar obligado a acoger alumnos en el puesto de trabajo sin ningún tipo de contraprestación”.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Docencia, Opinión

SEÑOR GRADUADO

 

La anterior entrada de esta bitácora contenía una afirmación en relación con los títulos de Grado en Fisioterapia con la que se puede estar más o  menos de acuerdo, a saber, “lo decepcionante es que no se esté aprovechando, creemos, el espacio creado por un año más de carrera”. También decíamos que “la carga de créditos por la que se paga no sólo es ficticia, sino imposible con la duración real de los cursos”.  Seguro que muchos de los que lo leyeron, intuimos que más desde el ámbito universitario, se sorprendieron o extrañaron, o tal vez runrunearon algún exabrupto a favor del redactor.

La afirmaciones que vertemos aquí y en otros foros están siempre sujetas a críticas y seguro contienen el sesgo de nuestra experiencia. Es un riesgo que asumimos. Pero también estamos seguros de que muchos de los fisioterapeutas, del ámbito clínico sobre todo, pero también del ámbito académico, suscribirían las palabras del párrafo anterior. Reincidimos en este asunto por la vigencia que tienen en relación con la aprobación de las modificaciones posibles en muchos de los actuales títulos de grado. En el mes de julio pasado, sin saber si esto afectaría al Grado de Fisioterapia, expresamos nuestra opinión personal (1). No la repetiremos, pero sí retomamos el tema para preguntarnos, explícitamente, qué está suponiendo la incorporación de graduados desde hace pocos años a la profesión. Como en otras ocasiones, bajo nuestra parcial visión.

(más…)

Etiquetas: , ,

MÁS DE LO MISMO (II)

El tema de esta vez es el que de manera reiterativa hemos abordado en multitud de ocasiones en este y en otros sitios. Podría ser parte de una colección de artículos y, a sabiendas, no vamos a cerrarlo con un “y II”. El asunto de la convivencia entre profesionales de distintas disciplinas, con sus conflictos, éxitos, fracasos, alegrías y miserias da para mucho. Nos detendremos, una vez más, en una cuestión central de la Fisioterapia a raíz de un episodio de tantos que nos han contado sobre ella.

En muchos de los establecimientos sanitarios donde trabajan, los fisioterapeutas comparten pacientes con profesionales de la Medicina Física y de Rehabilitación. Normalmente, estos derivan esos pacientes a aquellos, con una pauta, prescripción, sugerencia o imposición (de esa y otras maneras se puede llamar según el contexto). La manera de afrontar esta situación es variada. En muchos sitios se espera que el fisioterapeuta sea mero ejecutor de lo que indica la derivación, aún en contra de su criterio; en otros, el fisioterapeuta modula, adapta, corrige lo prescrito, con la aquiescencia de la organización, del médico especialista en Rehabilitación o de ambos; en otros, a pesar de que se da la posibilidad de la segunda opción, el fisioterapeuta renuncia a hacerlo por comodidad, pragmatismo o pereza;  en otros (no conocemos ninguno) el fisioterapeuta obvia las indicaciones que se le han transmitido, ocasionando un conflicto, pues cuestionaría así la figura del autor de las mismas.

Convendría manifestar, entonces, algunos puntos: (más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Formación, Profesión

EL DIARIO DE…

 

Desde hace poco más de un año venimos utilizando el  diario reflexivo como instrumento de aprendizaje en el contexto del prácticum de Fisioterapia. Lo hacemos en colaboración de la profesora Gema Gallardo Sánchez, con quien compartimos labor docente en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. Tras este tiempo nos vemos en disposición de hablar algo sobre nuestra experiencia.

El diario reflexivo es en esencia un diario con una finalidad de aprendizaje y evaluativa. Como otra suerte de diario podemos decir que es un relato encadenado, ordenado cronológicamente, de sucesos, hechos, pensamientos, reflexiones, opiniones, sugerencias, explicaciones o sentimientos experimentados, presenciados o vividos por su autor. Lo que le aporta su valor, más allá de un uso personal, es el carácter de reflexión sobre esa porción de la formación del profesional que es el prácticum, prácticas o educación clínica. Se pretende que el esfuerzo cognitivo para recordar, procesar, analizar y exponer de forma escrita sea una manera de aprender. Así se llega a un conocimiento basado en la reflexión sobre la reflexión en la acción, según el modelo propuesto por Donald Schön (1). Desde un punto de vista de proceso mental se trata de la metacognición, “el conocimiento que se posee sobre el propio conocimiento, el cuál, a su vez, se considera producto de la capacidad de la mente, de volverse sobre sí misma y analizar sus propios procesos de pensamiento y de conocimiento” (2).

Además de aprendizaje, como dijimos más arriba, el diario es un elemento de la evaluación. Evaluar con el fin de conocer el resultado de ese aprendizaje, no como conjunto de conocimientos adquiridos sino más del proceso y progreso del aprendizaje. Todo ello tomando como centro al propio alumno, autor  y protagonista del diario. Otros colegas ya han hablado de todo esto en anterioridad (3, 4). Por eso no queremos entrar en más disquisiciones conceptuales. Sólo comentaremos nuestra experiencia como lector de los diarios de los alumnos y como autor circunstancial de un diario como profesor.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Docencia

COMIENZA EL CURSO

 

Mediados de septiembre. Es hora de afrontar las rutinas, abandonar hábitos adquiridos durante el asueto veraniego, más o menos duradero. En definitiva, adaptarse a una nueva situación. Muchos incluso lo estarán deseando. Pero además de recuperar la normalidad nos instalamos en un estado de aspiraciones, empresas, intenciones, con la ilusión de un colegial, esperando que quizás las veamos cumplidas por fin. En nuestro caso, en lo profesional, es hora de empezar las labores docentes con los alumnos del Prácticum.

El lector de esta bitácora sabrá que la docencia en general, y en Fisioterapia en particular, es una de nuestras (pre)ocupaciones. Hemos hecho distintas entradas directamente aludiendo a esta faceta. Ahora que comienza el curso queremos reflejar sucintamente nuestra idea de cómo la entendemos y deseamos, específicamente en el ámbito de la formación en el entorno clínico. Sabemos que seremos redundantes pero no viene mal hacer un alto en el camino y aclararse, recalcar, reafirmar, o establecer algunos conceptos centrales de la situación  y de lo que aspiramos hacer y ser. Comencemos.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Docencia

EL PRÁCTICUM COMO INTEGRACIÓN

 

El prácticum o periodo de prácticas clínicas es ese tiempo que el estudiante pasa en un centro asistencial (hospital, centro de atención primaria, residencia, clínica privada o centro deportivo) y durante el cual pone en juego las enseñanzas teóricas. Pero no es sólo eso, pues esta asignatura es en la que se han de integrar todos los conocimientos, habilidades y actitudes que caracterizan idealmente al profesional.

Así lo expresa la ORDEN CIN/2135/2008 (1), que regula los requisitos para la obtención del título de Grado en Fisioterapia, y de la que ya hemos hablado en esta bitácora. Las cosas están claras. Todos podemos entender lo que es esa integración. La tercera acepción del diccionario de la R.A.E. dice que integrar es “hacer que alguien o algo pase a formar parte de un todo”. Ese todo supone el conjunto de cualidades que definen al fisioterapeuta. Habilidades, conocimientos, valores, actitudes, disposiciones, que se agrupan en las denominadas competencias. El detonante de nuestra actual reflexión es el comentario del Dr. Tomás Gallego Izquierdo, fisioterapeuta y profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, en el marco de la 1ª Jornada Interhospitalaria de Fisioterapia, del Hospital Universitario de Fuenlabrada, el 11 de noviembre. Allí, con el respaldo de su experiencia en el ámbito de la docencia, acertó a decir que la pretendida y preceptiva integración en general no se suele producir en el transcurso de los estudios de Fisioterapia, sino más bien después, una vez egresado el estudiante. Entonces, se colige, las cosas no se están haciendo bien. El periodo académico debe prepararnos para una incorporación efectiva e inmediata al mercado laboral. El ya profesional no debería sentir que carece de conocimientos y destrezas suficientes para ello. Ni aceptar que con  tiempo y experiencia adquirirá la competencia necesaria para ser autónomo. Ni tener que prolongar su currículo académico para incorporar saberes o habilidades presupuestas en un profesional generalista.

Así pues, parece necesaria una reflexión sobre lo hecho hasta ahora en las estancias clínicas y sobre lo que se pretende con el prácticum. Sin duda en ello tiene mucho que ver la cooperación de profesores asociados y tutores. Sin su participación activa el proceso no puede tener éxito. Y para ello se hacen imprescindibles incentivos acompañados de formación para ejercer la tarea docente con solvencia. El profesor y el tutor han de hacerse también  a sí mismos responsables de la calidad de la docencia con lo que ello supone: implicación, iniciativa, autoexigencia, exigencia al alumno, y, por qué no, cierta dosis de entusiasmo. De no ser así siempre que habría de ser posible la retirada antes que la imposición, con resultados nada ejemplarizantes para el futuro fisioterapeuta. Porque, atención, el “producto” del proceso de enseñanza-aprendizaje será finalmente un profesional que ha de asumir pacientes y, como dice Tomás Gallego Izquierdo, el resultado de su trabajo no termina en cada fisioterapeuta sino que afecta a la Fisioterapia como profesión.

LEER MÁS FISIOTERAPIA.

Referencias:

1. ORDEN CIN/2135/2008 .Acceso 15/11/11 en http://www.boe.es/boe/dias/2008/07/19/pdfs/A31684-31687.pdf

Etiquetas:
Categorias: Formación

REFLEXIÓN SOBRE LA DOCENCIA EN LA PRÁCTICA CLÍNICA ( y II)

Hemos expuesto en un mensaje anterior  (1) algunos aspectos acerca  de la docencia en la práctica clínica dentro del ejercicio de las profesiones sanitarias. Ahora aportamos nuestro parecer sobre la orientación que la misma debería tomar si se pretende una formación de calidad para los futuros profesionales.

La crítica es útil y necesaria pero no basta para avanzar. Por ello proponemos las líneas generales de lo que podría hacerse para mejorar la función docente en fisioterapia. La involucración en la docencia es, como hemos dicho, indiscutible, tanto como la labor asistencial en el entorno de una institución sanitaria. Siendo así parece lógico que, de la misma forma que se suministra material para un quirófano o para una unidad de fisioterapia, se dote al centro de los medios pertinentes para el ejercicio de la docencia. El primer requisito es que el profesional al que se le encomienda una tarea sea competente en la misma. Como se nos supone por nuestras titulaciones esa competencia en lo asistencial se sobreentiente que también la poseemos en la docencia. Pero el dominio de una disciplina no capacita para su enseñanza, y aunque sí es un requisito para la misma, el mejor docente no tiene por qué ser el mejor profesional. El docente debe poseer unas cualidades, unas actitudes y aptitudes, que pueden cultivarse y en las que se puede formar. Podemos hablar de experiencia, competencia, interés, ilusión, respeto, modestia, capacidad deliderazgo, habilidades de comunicación y motivación, etc. Todas esas características contribuirán a mejorar la  docencia y , como dice Santos Guerra (Manual para tutores MIR,  Cabero Roura, Editorial Panamericana 2007, pagina 50), “pienso que el tutor se hace, y se hace con una formación auténtica, tanto teórica como práctica”. Por lo tanto, si se pretende una enseñanza del profesional sanitario de calidad se debe procurarla  capacitación del docente. Y esto no se hace, al menos de manera formal, en la formación del fisioterapeuta.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Formación

REFLEXIÓN SOBRE LA DOCENCIA EN LA PRÁCTICA CLÍNICA (I)

La labor docente forma parte de las funciones del personal asistencial en los hospitales universitarios y centros de salud junto con la investigadora y la propia atención a los pacientes y usuarios del sistema sanitario. Sin embargo, las dos funciones primeras se han visto entre los profesionales como anejas, secundarias, accesorias. Esta visión choca con la imposición de la docencia por parte de los gestores, la mayoría de las veces sin una contrapartida para el profesional que la ejerce.

Palabras clave: docencia, profesiones sanitarias, tutor de prácticas.

Key words: teaching, health profession, advisor.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: Formación