Los editores de vanguardia o los guardianes de los valores sagrados

A raíz del artículo aparecido en El País del jueves 7 de diciembre, “Pequeños grandes editores”, escrito por Enrique Murillo, vale la pena recordar la paradoja sobre la que se asienta el oficio de editor, hoy y siempre.

Practicar la edición de vanguardia es, en realidad, una paradoja irresoluble: se trata de defender y conservar los valores más antiguos y tradicionales de la edición, esto son, la defensa y promoción de las vanguardias artísticas, pasadas y futuras; el respaldo y lanzamiento de nuevas voces y tendencias; la asunción del riesgo inherente a las inversiones de naturaleza cultural; la estricta observancia del ciclo largo como horizonte de posibles beneficios, el futuro como meta de la producción; la edición de obras que tienen que hacerse su público, que son performativas y que, por tanto, carecen de las supuestas seguridades que otorga el adaptarse a los gustos precocinados del público, que se acomodan y ajustan al tema del día; la publicación de libros con aliento y vocación de long sellers. Para practicar este oficio, además de ser sacerdote o vestal de los viejos valores artísticos, hace falta ser un riguroso contable, trabajar aislado, con escasos recursos, sin apenas contactos mediáticos, aceptando las condiciones que los puntos de venta plantean, tejiendo una red de complicidades con aquellos distribuidores, libreros y medios de comunicación que compartan el gusto por la verdadera creación literaria, artística, intelectual.

Es cierto que los Libros del Asteroide y Luis Miguel Solano realizan una labor encomiable, propia de cualquier editor que sepa que su independencia es su principal capital, y que el Premio Llibreter 2006 se ha otorgado con justicia, pero la buena noticia es que no está solo: sin ánimo de exhaustividad y sin que la ausencia de menciones suponga desdoro o demérito alguno, habría que nombrar a la propia editorial El Funambulista, con Max Lacruz al mando, dedicado a registrar el arcón de las esencias literarias; Minúscula, con Valeria Bergalli al frente, rescatando del exilio geográfico e intelectual a la grandiosa literatura centroeuropea; Javier Santillán, el timonel y creador de Gadir, ese sello para paladares que quieran degustar las verdaderas esencias del mediterráneo (sobre todo); José Pons, el francotirador catalán de Melusina a la caza de las mejores piezas del ensayo internacional; Mono Azul editora, esa editorial hormiga que Javier Pizarroso está construyendo con fundamentos caribeños y salsas de los grandes clásicos; Icaria y Anna Monjo, el olfato más fino del altermundismo editorial; Amador Fdez-Savater y su estuche mágico de Acuarela(s); Emmanuel Rodríguez, generador, creador y Traficante de sueños que aspiran a convertirse en realidades; Virus Editorial, a cuyos miembros inoculadores de pensamiento no tengo el gusto de conocer; Abada Editores, edición refinada y sibarita a cargo de Juan Barja; el secreto a voces de Ediciones Bassarai y la exquisitez y esmero escondidos de Kepa Murua; Pote Huerta, que vive de desenterrar tesoros en las islas de la creación escondida y de guiar con sabiduria Lengua de Trapo; vivir del cuento, en Menos Cuarto o en Páginas de Espuma, y hacerlo con maestría.

Aunque cupiera la posibilidad teórica de que las políticas de adquisiciones, fusiones y alianzas editoriales pusieran en peligro la independencia y creatividad de los pequeños editores, eso resulta bastante improbable, porque siempre habrá quien invierta todo su valor, ímpetu, conocimiento y empeño -con grandes dosis de insensatez, de inspiración y de parsimonia- en salvaguardar los valores de la edición, en regalarnos un pequeño trozo de paraíso. No es sencillo editar en tiempos de gigantes ni menos aún sostenerse con escasos conocimientos y menos apoyos, pero no os rindáis por favor, os necesitamos.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

¿alguno te edito?

“Hey – great blog. Just checking out some blogs, seems a pretty nice platform you happen to be utilizing. I am presently using WordPress for a couple of my blogs but I am not pleased with it so far. I’m searching to alter 1 of them more than to a system identical to yours (BlogEngine) as being a trial operate. Anything in certain you would recommend about it?”

——————————————————————–
I have a camera reviews Website,i love him.Mania !You are welcome to look!

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*