Correlaciones editoriales (aparentemente) de perogrullo

En el recientemente publicado mapa ponderado de la producción editorial mundial, se advierte una enorme brecha entre los países de Europa Occidental, Japón y Norteamérica y el resto del mundo. Africa, en el mapa que puede observarse abajo, ha desaparecido casi por completo. El sur de Asia es, igualmente, casi invisible. Estos datos, considerados singularmente, quizás no nos digan demasiado, pero ¿qué ocurre cuando los relacionamos con los índices de investigación científica, la pobreza y la alfabetización?

Cuando hablamos sobre el número de títulos publicados en un país estamos hablando, en realidad, sobre la población que posee las competencias lectoras, el apetito cultural y la disponibilidad económica necesarias para adquirir libros y disfrutarlos. La industria editorial es pujante si, previamente, el acceso a la educación y la supervivencia económica están asegurados. Mientras eso no ocurra, los libros son un lujo. Es responsabilidad de los gobiernos, sin duda alguna, que esa correlación viciosa, ulcerosa, se rompa por algún sitio, promoviendo y proporcionando las condiciones necesarias para que todos los seres humanos tengan acceso real a los frutos más elevados de la cultura de nuestra especie, a las destilaciones de nuestra memoria.

Cuanto más alta sea la educación de un país y su renta per capita, más libros se producen y más se invierte en ciencia y en la diseminación del conocimiento a través de las publicaciones científicas. Al contrario, claro, también es, desgraciadamente, cierto: se publica menos y se invierte menos en ciencia cuando la pobreza es mayor y cuando el acceso a la cultura y la educación no llega, si quiera, a la categoría de sueño.

Investigación científica y publicaciones científicas

Pobreza mundial

Alfabetización

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Oh! Lo que más me sorprende es que la correlación se rompe en América del Sur, no somos los más pobres pero tampoco somos los que más leemos. Es un dato extraño. Tal vez esto se deba a que, incluso cuando la pobreza en América del Sur no es tan grande como en otros continentes, los gobiernos siguen sin invertir una suma siquiera decente en cultura y la siguen considerando un gasto, más que una inversión. Mientras se siga considerando que las únicas necesidades básicas son la casa, la comida y el entretenimiento fácil (claro, ése nunca debe faltar…), la cultura seguirá siendo una cuestión de lujo. Tal vez no sea solamente un problema de dinero, tal vez también lo sea de educación e identidad cultural.

Un saludo.

q la cancion q han escrito y cantado es muy hermosa

q la cancion q han escrito y cantado es muy hermosa

Hola, esta excelemte tu aportación, tendras la referencia de donde la tomaste??

Gracias

(requerido)

(requerido)


*