Open Education

Uno de los movimientos que con más fortaleza y determinación se están desarrollando en la web, valiéndose de la diseminación masiva que los soportes digitales pueden proporcionar, al menos potencialmente, es el del Open Education, la educación abierta a todos, el viejo sueño ilustrado de hacer accesible a todos, independientemente de su condición y de su extracción social, los recursos necesarios para disfrutar de los logros científicos y artísticos alcanzados por la humanidad.

El negocio editorial de los libros de texto se basaba -se basa todavía- en la creación de contenidos pedagógicamente estructurados adecuados al currículum que los gobiernos marquen, y su difusión se basaba -se basa todavía- en la compleja puesta en movimiento de una red comercial tentacular que llega a los colegios para convencer a los profesores de que usen y prescriban esos libros. Apenas existieron -existen- iniciativas para crear libros de texto sin las mediación de las compañías editoriales, por la cantidad de recursos que es necesario movilizar para hacerlos realidad -autores, editores, realizadores, imprentas, redes comerciales y de distribución, etc.-. Sólo el Open Textbook Project supuso un empeño similar.

Con el surgimiento de la web y su coincidencia en el tiempo con ese imperativo laboral y pedagógico que es hoy la formación continua, la formación a lo largo de la vida, como también se la denomina, las empresas vieron en la red la posibilidad de llegar a un público potencialmente más amplio con unos costes de distribución y actualización mucho más bajos que los que el papel y su lógica industrial exigían. No es extraño, por eso, que la formación online haya prosperado tanto en los últimos años y que universidades como la Open University (en España la UOC), se dediquen en exclusividad a esa faceta formativa. Muchas empresas educativas fundaron en los años 90 divisiones específicas para el desarrollo del blended learning o el e-learning, del aprendizaje mixto, parte presencial parte virtual, capaz de mezclar lo mejor de ambos mundos, aunque prepondere el virtual sobre el físico. No las nombraré por no promocionar iniciativas privadas.

MIT OpenCourseWare

Desde hace ya algún tiempo, como en el resto de las dimensiones de la web, la pujanza del movimiento de acceso libro a la educación, el open education, es cada vez mayor y de más calidad: baste nombrar el MIT Open Course Ware, uno de los pioneros, iniciativa a partir de la cual se crea el Open Course Ware Consortium, red de sitios, universidades e instituciones que ofrecen cursos online gratuitos. La propia Universidad de Harvard, por nombrar sólo alguno de los ejemplos más destacados, ofrece una relación de cursos en abierto via internet; o el extraordinario University Channel, promovido por la Universidad de Princeton, plataforma desde la que pueden escuharse y visualizarse centenares de cursos. En lugares tan famosos como Second Life, se imparten clases de derecho: la Universidad de Harvard ha tomado ese espacio como una más de las dimensiones de su posible docencia.

OCW Consortium logo.

La lista de las iniciativas es casi interminable, pero por dar algunas pistas de los más de lo más relevante, añadiré: Curriki, OER Commons, Free High School Science Textbook, CC Netherlands, The National Educational Access Licence for Schools, etc.

Ni la enseñanza ni los libros de texto volverán a ser lo que eran, seguro que no. Y eso que no he hablado de las pizarras electrónicas ni de los libros de texto electrónicos…

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

quiere esto decir que la universidad tradicional ya es un fósil del pasado sin sentido alguno en los tiempos actuales?.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..