The Espresso Book Machine o el futuro ineludible de los libreros

Me voy ahora mismo a la Feria del libro, a la de Madrid, pienso pasar la mañana degustando tranquilamente algunos manjares exquisitos de los que muchas buenas editoriales nos proveen y asistir a una discusión sobre la ley del libro que se promete interesante. Voy a sondear también a los libreros, a preguntarles qué les parece la opinión de un colega norteamericano suyo, que en la última Book Expo America, terminada hace tan sólo cuatro días, declaraba a un periodista interesado en estos asuntos: “Últimamente pienso que es bueno para todos nosotros como lectores y buscadores de conocimiento tener toda esa información a nuestra disposición [se refiere a los libros digitalizados que pueden descargarse en la red], así que como librero necesito repensar mi posición en lugar de conformarme con decir “quisiera que el mundo se quedara como está”. ¿Cuántos de nuestros libreros estarán dispuestos a reconocer que el mundo no va a detenerse por mucho que ellos se empeñen?

 

 Book Expo America 2007

¿Qué cómo cambiarán las cosas? Jason Epstein, uno de los profesionales más conocidos en el mundo del libro y autor, entre otras cosas, del libro La industria del libro. Pasado, presente y futuro de la edición, ha presentado en la mencionada feria neoyorkina la Esspreso Book Machine, la máquina espresso para hacer libros, una versión simplificada de maquina de impresión digital que tanto el Banco Mundial como la Biblioteca Pública de Nueva York ya poseen y utilizan, y si ellos lo han hecho, ¿cuál es la razón por la que un librero no pudiera tenerla? ¿El precio?, quizás, aunque me imagino que a los fabricantes les interesara sobremanera que los libreros la utilicen y buscarán fórmulas de financiación generosas, cuando no subvenciones directas; ¿la falta de archivos digitales suficientes de las obras que las editoriales deberían poner a la venta? No veo que eso pueda suponer una gran dificultad cuando todas las editoriales llevan tres lustros, por lo menos, generando sus ficheros digitalmente, y cuando la digitalización retrospectiva es cada vez más sencilla; ¿resistencias, desconocimiento, desconfianza propia de la inercia de una actividad centenaria? Más bien eso. Lo contrastaré en la Feria. Hasta el lunes.

 

 

 

¡Ah!, el video de la Espresso Book Machine aquí, para comprobar que es cierto, y la empresa que lo fabrica, Perfect Book, aquí también, para los incrédulos.

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..