El canon explicado a los niños (y a algunos mayores)

No sé lo que costará una coliflor en origen, lo que el esforzado agricultor recibirá por las horas y cuidados invertidos en su cultivo pero lo que sí sé es que su precio, una vez llegado al mercado, al supermercado, puede quintuplicarse, porque toda la cadena de valor que va de la tierra de cultivo hasta los lineales de una superficie comercial son repercutidos, y somos los usuarios, los consumidores, quienes lo pagamos, sin rechistar, sin manifestaciones en su contra, sin arengas que conciten a su supresión. Tampoco decimos una palabra, al menos yo no las oigo, cuando en el recibo de la luz aparece un asiento que corresponde a la cuota que todos abonamos por la moratoria nuclear. No me parece que el asunto del canon -ahora que tan en boca está de todo el mundo, casi en un mundo al revés- esté muy lejos de las coliflores.


Seguramente nadie sepa, o haya querido enterarse, que más de la mitad de lo que pagamos por la compensación económica que nos concede el derecho a realizar copias privadas proviene de la patente que Philips tiene, por ejemplo, sobre los CDs, de la misma manera que el distribuidor nos repercutirá un tanto por ciento determinado sobre una coliflor. Eso quiere decir que, en realidad, de un CD, unos 0,10-0,12 €, son abonados a la compañía que detenta la patente, y el resto van a parar a las arcas, esta vez sí, de las entidades de gestión colectiva que son las que, en principio, redistribuirán equitativamente esas cantidades entre quienes las reclamen.

Importe del canon
Concepto Sin IVA Con IVA
CD-R 74 min (cada unidad) 0,22 € 0,26 €
CD-R 80 min (cada unidad) 0,24 € 0,28 €
DVD-+R SL (cada unidad) 0,60 € (1,20 €) 0,70 € (1,39 €)
Tarrina de 50 CD-R 80 min 12 € 13,92 €
Tarrina de 25 DVD-+R 15 € (30 € ) 17,40 € (34,80 € )
Tarjeta de memoria SD 512MiB 1,92 € 2,23 €
Reproductor MP3 con tarjeta de memoria de 512 MiB 2,52 € 2,92 €
Regrabadora de DVD 16x 6,61 € 7,67 €
Equipo de música con dos fuentes de grabación (radio+CD) 1,20 € 1,40 €
Equipo grabador de vídeo VHS o de DVD 6,61 € 7,67 €
Cinta virgen de vídeo de 180 minutos 0,90 € 1,04 €
Cinta virgen de audio de 90 minutos 0,27 € 0,31 €

A mí, personalmente, no me parece excesivo abonar 0,10 € a un autor (o a un colectivo que los representa), si eso me concede el derecho colateral de realizar copias privadas, porque convendría recordar que aunque el derecho de propiedad tenga un límite endógeno, que es el de su uso o proyección social, no por eso deberemos dejar de abonar a su legítimo propietario el dinero que corresponda. Igual, insisto, que pago una coliflor sin pensarlo dos veces.

Me parece falaz y desinformada la discusión en torno a la tensión entre la propiedad y el acceso a la información, porque la repercusión económica que tiene sobre los soportes, unitariamente, es despreciable, y en absoluto disuasoria. Es más: no cabría eliminar el canon -que es una directriz europea, no lo olvidemos-, como algún partido politico esgrime y abandera, sin eliminar el derecho conexo, que es el de copia privada.

En realidad la discusión debería enfocarse de otra manera y poner de relieve asuntos normalmente ocultos, interesadamente ocultos: la compensación por copia privada es legítima pero lo esencial sería comunicar a los autores y aspirantes a autores, que apenas un 5% de los agremiados pueden decir que viven de lo que recaudan y que, por tanto, en la economía de la atención que vivimos, es objetivamente más productivo, económicamente más racional, utilizar un tipo de licencias que permitan la copia y la circulación. Si un buen número de las personas que viven con la falsa expectativa del éxito económico utilizaran esa potencialidad inscrita en la propiedad intelectual, la recaudación de las entidades de gestión colectiva sería inferior y puede que su papel dejara de ser tan central en esta discusión. Porque es verdad que a quien interesa que esta falacia antinómica se mantenga -entre el copyright y su supuesto antagonisa, el copyleft-, es a las entidades de gestión y determinados grupos editoriales o de producción audiovisual que verían peligrar sus recaudaciones y sus sabrosos repartos. Me consta -tengo una denuncia delante de mí-, que determinadas entidades de gestión colectiva de derechos están ya denunciando a particulares que han comprado paquetes de diez CDs interrogándoles sobre su uso y destino, en un alarde tributario indefendible.

El canon me parece legítimo, no tengo, en contra de las sonadas alaracas generales, nada contra él, ni tampoco me siento reo de sospechas, pero sí creo que uno puede ganar más liberando sus contenidos que cerrándolos, renunciando, en consecuencia, a los supuestos beneficios que se derivarían de ese canon (de hecho es muy posible, más que probable, que este post sea el más comentado de la historia de este blog, a la contra, pero ya dijo alguien siniestro hace tiempo que es mejor que hablen de ti, aunque sea mal, más que nunca en la economía de los diez minutos actual).

Cabría utilizar otras medidas que evitaran el pago del canon, pero no estoy muy seguro que fueran de nuestro gusto, porque se basan en la vigilancia y el control tecnológico estrictos de la circulación de los contenidos en la web. De hecho en Francia Sarkozy ya ha aprobado la directiva que obliga a las empresas de telecomunicaciones a suspender el servicio, automáticamente, cuando exista la sospecha fundamentada de que se está cometiendo una ilegalidad, sin intervención ni permiso del juez, y a mí, qué queréis que os diga, me parece infinitamente mejor pagar 0,25 € por cada coliflor, digo por cada CD, que alentar la vigilancia del gran hermano.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Querido Joaquín ,en verdad me ha sorprendido encontrar esta entrada en tu blog. No esperaba encontrar en ti un defensor del canon . Pero sobre todo hay que puntualizar dos cosas. La directiva europea no obliga a imponer un canon, sino que indica que se debe compensar a los autores por la copia privada. Es decir que se puede eliminar el canon sin contravenir la directiva europea estableciendo otra forma de compensación. En segundo lugar el problema del canon deriva del hecho de que las entidades de gestión pretenden compensar las pérdidas que tienen por las copias ilegales estableciendo un canon sobre las copias legales, lo cual es una contradición legal y lógica, y además es una forma de legitimar las copias ilegales, pues se puede tener la sensación de que al pagar el canon ya puedo delinquir haciendo copias ilegales. Es como si nos cobraran las multas de tráfico por anticipado, lo que supondría que la gente se sentiría legitimada a saltarse los semáforos. Y en segundo lugar establecer un canon sobre los soportes hace suponer que todo soporte se va a usar exclusivamente para hacer copias privadas y no para ningún otro uso, lo cual no es cierto, como es lógico, pues todos usamos soportes para nuestro trabajo y para nuestro opción sin que tenga nada que ver con los derechos de autor. Además hablas de reparto "equitativo" por parte de las entidades de gestión, pero lo cierto es que el reparto no es equitativo, o al menos no es lo equitativo que en una sociedad como la nuestra se entiende, sino que se establecen unos criterios de repartos que se basan en las ventas, lo que supone que cobra más quien ya de por sí gana más con la venta de su música (lo cual seria lógico si lo que se pretende compensar es la copia privada, pero no si lo que se dice que se quiere compensar son las pérdidas que los autores tienen por la piratería, pues lógicamente la piratería haría que vendiesen menos) , y por tanto no compensa a los autores que realmente necesitarían la compensación para seguir creando, como tantas y tantas veces nos insinuan las entidades de gestión. Por último las entidades de gestión se quedan con un interesante tanto por ciento que es lo que hace que tengan tanto interés pues aunque como tu dices repartieran entre todos los artistas seguirían quedandose con su suculento tanto por ciento que les otorga la ley, tanto por ciento que como hablamos de mucho dinero hace que puedan, a pesar de que se suponen son asociaciones sin ánimo de lucro, crear empresas lucrativas como se ha mostrado hace poco que sucede con la SGAE. El problema por tanto es más complejo que el de las coliflores, pues el caso de la coliflor se puede aplicar al libro o al disco que también tiene sus intermediarios, pues no olvidemos que del libro o el disco el que menos gana es el autor, que no supera el 8 % en el mejor de los casos, frente al importe que se llevan distribuidores, vendedores, etc. Lo mismo que sucede con la coliflor, la leche y todo lo demás. Si de repente la gente deja de comer coliflor y prefiere la lechuca, imponer un canon a la lechuca para compensar a los productores de coliflores no solucionaría el problema. El mercado cultural debe hacer frente a las nuevas situaciones con creatividad y no con cánones. En el fondo, como tu dices 0,10 € no es mucho, pero el problema no es el dinero el problema es toda una mentalidad que rige el mundo cultural que quizá ya no se corresponde con la época que nos ha tocado vivir, y que habría que empezar a cambiar.

Un saludo

Valentín Pérez

Otra vez con lo mismo, ya veo que no te acabas de enterar. Cuando tu compras una coliflor, es verdad que estás pagando un precio bestial comparado con el coste de producción y que la mayor parte de esa ganancia va a manos del intermediario.

Vale, pero exactamente igual sucede con la música u otras obras, cuando la comprabas, antes de imponer el canon, ya estabas pagando un precio muy superior al que realmente iba a parar a manos del autor, y esa plusvalía se la queda la industria de contenidos. Hasta aquí todo igual, hasta aquí vale la analogía. La cuestión es que con esta plusvalía no se ha conformado la industria de contenidos, sino que además de clavarte bestialmente la plusvalía, ahora se ha inventado que tú presuntamente eres un ladrón que quieres participar en el pastel sin su autorización y por eso te cobra un canon. Da igual que en realidad tú no seas un ladrón y que lo único que pretendes es compartir lo que has comprado, a un precio ya bestial, con un amigo o una novia, por ejemplo.

Volviendo a la analogía del comercio agrícola, supón que ahora a los intermediarios de la industria alimenticia presuponen que tu vas a revender sus artículos o que estás robando directamente al agricultor (tal como ellos hacen) e impongan un canon a esos productos, cuando en realidad tu solo compras los productos para tu propia alimentación o para invitar a algunos amigos a cenar a tu casa. Te gustaría, estarías de acuerdo?.

Pues yo estoy contigo en lo del canon. Pago el canon encantado de la vida. Ahora bien, que luego no me criminalicen ni digan que descargarme música es ilegal. Copia privada. Pago 0.10 o lo que haga falta, pero que no me traten como un criminal. Hace un tiempo me compré un CD "protegido contra el pirateo" (y la copia privada) que de tan protegido que estaba impedía su reproducción en un equipo de música que permite la reproducción de mp3. Intenté devolverlo pero estaba abierto y no me lo permitieron: Política de la empresa. Conclusión, tengo el CD muerto de risa y me lo descargué de la red (toma protección buena!) y desde entonces son muy, muy pocos los CDs que me he comprado. Me descargo lo que quiero escuchar y si me gusta mucho lo grabo en CDs y el dinero que no me gasto en CDs me los gasto ahora en conciertos, con los que pago más al artista que con la compra del CD. ¿Cometíamos un delito cuando le grababamos en una cinta un disco a un amigo? No. Copia privada. ¿Que hace pensar que el intercambio de archivos en la red es algo diferente? Nada. Es un intento de las compañías, los intermediarios (esos mismos que fabrican los aparatos y soportes que permiten la copia), de no perder un negocio que empezaron a perder cuando pasaron del vinilo al CD manteniendo e incluso incrementando los precios a pesar de la reducción de costes y están adoptando la postura erronea, la de criminalizar a quienes les dan de comer. En lastfm los diez temas más escuchados son los del último disco de Radiohead, ese que te podías descargar de la red sin pagar un euro o pagando lo que te diera la gana (http://www.lastfm.es/music/+charts/track/). ¿Cual es la postura adecuada? Yo creo que está clara.

Estoy de acuerdo en que algo huele raro en las entidades encargadas de la gestión del canon. No son transparentes.

Y detrás de la propuesta de Rajoy está claro lo que hay como apuntas al final del post. Un interés por acabar controlándonos a todos. Lo que descargamos, lo que leemos, lo que vemos y lo que decimos. Y si no nos gusta te cortamos las alas. Te quitamos la libertad, esa libertad con la que se les llena constantemente la boca.

Tomad los euros del canon y dejadme en paz.

El problema que tiene haber centrado el debate entre: canón si o canón no, es qué se soslaya otros, a mi juicio, de mayor interés, como:

- ¿Que criterios se aplican para fijar las cuantías compensatorias (en España unas cinco veces mayor que en Alemanía) y si estas se deben negociar con los representantes de las entidades que los van a percibir?

- ¿Porqué lo que recaudado en un impuesto (obligatorio y público) debe gestionar su reparto una entidad privada y porqué no intervenir sus cuentas, obligar a hacer público la cuantía nominal de cada reparto y limitar el porcentaje de gastos de funcionamiento de la entidad?

- ¿Cómo y cuanto de lo recaudado perciben los autores y creadores no asociados a las entidades de gestión, y si fuera nada, qué se hace con su dinero?

Lastima que no haya oportunidad para analizar, entre otras, algunas de estas cuestiones, soterradas por un debate esencialista que deja fuera de mira a las sgaes y su funcionamiento.

(requerido)

(requerido)


*