APERA

La conferencia Academic Publishing in Europe (APE) celebrada en el mes de enero del año en curso, previó, como parte de sus conclusiones, la presentación de un proyecto al séptimo programa marco de investigación de la UE con el título de APERA, Academic Publishing in the European Research Area, iniciativa que ya ha sido respaldada por la Federación de Editores Europeos, la International Association of  Scentific, Technical and Medical Publishers,  la International Association of Library Federations, y otras cincuenta y seis universidades de la unión. Es previsible que el plan masivo de digitalización  y puesta a disposición en la red de las publicaciones científicas, se ponga en marcha este verano.


El proyecto, siendo en sí mismo de máxima relevancia, lo es aún más si pensamos que viene a sumarse a las iniciativas previas convenidas por la European University Association, que instaba a centenares de universidades europeas a recordar y promover “el papel de la universidad como guardian y responsable del conocimiento científico como “bien público” -como procomún, me atrevería a precisar-; a impulsar que  “los resultados de las investigaciones públicamente financiadas deberán ser públicamente accesibles tan pronto como sea posible”; a certificar que “el aseguramiento de la calidad mediante los procesos de revisión por pares seguirá siendo una precondición para cualquier publicacion científica, y seguirá siendo algo esencial en esta nueva época de edición digital”.

Las semillas que fueron ahora sembradas hace un año en el congreso internacional Scientific Publishing in the European Research Area, han germinado ahora y se han sumado a la cosecha de esfuerzos por hacer del acceso a los bienes del conocimiento uno de los fundamentos de las políticas de investigación y de las políticas editoriales de la Unión Europea. Aún lejos todavía de las masivas puestas a disposición del público de editoriales, universidades e instituciones norteamericanas, las decisiones por el libre acceso que se están tomando de forma únanime últimamente, apuntan hacia un horizonte editorial esperanzador en el que, realmente, los soportes digitales propicien la creación, la libre distribución y el libre uso de los conocimientos que nos serán, en este siglo XXI, más necesarios que nunca para abordar y resolver nuestros problemas comunes (ojala que el nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación incluya entre sus planes prioritarios el de la propagación de contenidos científicos en la web).

APERA, no lo puedo evitar, es la pera (digital).

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..