Literatura móvil y superhéroes digitales

Uno de los ámbitos temáticos donde la transición de los soportes se está documentando más plena e incuestionable es en el mundo del cómic. Quién lo diría, sobre todo a aquellos que, como yo, recordamos aquellas largas tardes de la adolescencia sumergidos en aventuras en papel de improbables y marciales superhéroes (sí, reconozco un ramalazo de pulsión sensual en el tacto de aquel papel de mala calidad, de pasta mecánica que pronto amarilleaba, y doy en esto la razón a uno de mis críticos lectores, que me aconseja sesiones de psicoterapia para entender esto de la evolución de los soportes). En Japón la industria del cómic, que distribuye sus contenidos a través de diversas plataformas digitales, facturó unos 200 millones de dólares, y la industria norteamericana le va a la zaga.


Las cuatro grandes compañías japonesas de Manga se han puesto de acuerdo en difundir el contenido de sus comics a través de la plataforma de Nintendo, Wii, mientras que algunas compañías clásicas norteamericanas, como Warner & Bros, distribuirán alguna de las aventuras de sus ancianos héroes a través de renovados soportes, como el IPod. Muchos autores occidentales, además, influenciados por la estética y la ética del cómic japones, ensayan fórmulas exitosas de publicación en la red: Moresukine, la libreta de apuntes digitales de Dirk Schwieger -también conocida como su Tokyoblog-, es una amalgama de géneros en la que se entrecruzan el cómic, el diario de viajes y el blog digital.





Marvel, la mítica editorial norteamericana, lanza a Spiderman a la red (permítaseme la broma), doblemente enredado por tanto, y promete versiones para teléfonos móviles, consolas de videojuegos, IPods y todo aquel soporte digital de nueva creación que se ponga a tiro. Todo por una suscripción mensual de 4.99 $ o una anual de $59.88. No se quedan atrás tampoco las editoriales que, como Simon&Schuster, pueden ofrecer lo que ahora se ha dado por denominar literatura gráfica, de forma que uno puede (desde finales del mes de agosto) recibir en su teléfono móvil las desasosegantes aventuras de N, del intimidatorio Stephen King.



Nada ni nadie se libra de la pulsión digital, del espíritu virtual de los tiempos. Ni siquiera Caperucita Roja, aunque el lobo decida en esta ocasión apuntarse a una familiar y sosegada tarde de concursos televisivos y teleseries melodramáticas más que a una sesión de descuartizamiento y ferocidad sanguinolenta.



Sin intención ni posibilidad de nominar todas las posibilidades del cómic digital, valga recordar, para terminar por una de las más recientes y experimentales, realizaciones como la de Machinima Island, que aúnan las viñetas animadas con la tecnología interactiva y la participación no meramente observante de la comunidad de usuarios de Second Life.

Spiderman nos dejó dicho: Son las decisiones las que nos hacen ser quienes somos, y siempre podemos optar por hacer lo correcto… (sea lo que sea eso).

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

SIEMPRE HE SIDO UN APASIONADO DE LOS COMICS Y SERIA BUENA LA OPORTUNIDAD DE SEGUIR DISFRUTANDO DE ELLOS A TRAVES DEL DIGITAL COMIC

(requerido)

(requerido)


*