La lógica del plástico o los nuevos soportes para la lectura

No pasa un mes sin que una compañía presente un nuevo soporte o, si no es completemante nuevo, sí al menos presenta algunas características que lo diferencia del resto de los dispositivos que compiten por desbancar al libro tradicional, al menos de una parte de sus cometidos tradicionales. Junto a dos viejos conocidos, el Sony Reader y el Kindle, Plastic Logic ha lanzado muy recientemente un dispositivo dedicado, particularmente -según puntualiza muy acertadamente su fabricante-, para la lectura de negocios, para los documentos de trabajo que llenan nuestras carteras y para la prensa especializada que consultamos tan rápido como olvidamos.


El dispositivo fabricado con polimeros y nutrido con tinta digital es, sobre todo, según su principal responsable, Richard Archuleta, un soporte pensado para la consulta de documentación profesional, no para la lectura de literatura emocional. Tan fino casi como un folio, con una pantalla más grande que el Kindle, suficientemente robusto como para aguantar golpes y ajetreos, con pantalla táctil y conexión sin cables a la red, parece un candidato alternativo digno de atención, capaz de reemplazar en un futuro cercano a los soportes que todavía dan cobijo a la prensa escrita tradicional, tal como el mismo New York Times reconoce en su artículo Will this e-reader replace papers?.
 

Lo más significativo es, a mi juicio, que el fabricante es lo suficientemente sensato para comprender que esa sustitución se daría, en todo caso, en el restringido ámbito de la prensa profesional y de los documentos de trabajo, no en el de la literatura o las obras de ficción, consciente de la complementariedad de los soportes y de la coexistencia de sus futuros, sin pretensiones absolutistas.



Al mismo tiempo, E Ink, una de las compañías más activas en la revolución digital, no se quiere quedar atrás y lanza el iRex Digital Reader 1000. Para disponer, sin embargo, de una versión de este soporte profesional que tolere el uso de un lapiz con el que realizar anotaciones, será necesario abonar, tal como avisan los medios especializados,749$ por la versión 1000 S, precio poco competitivo si un portatil de 12′ es capaz hoy de hacer lo mismo y mucho más. Los expertos norteamericanos tampoco le auguran una gran longevidad.

No son los primeros, y tampoco serán los últimos….

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Que te parece???

(requerido)

(requerido)


*