El libro digital (no) ganará al papel en 10 años

Qué duda cabe que un buen titular -no necesariamente cierto pero sí verosímil- constituye el 50% de una noticia. Ayer pudimos leer en la prensa nacional que “El libro digital ganará al papel en 10 años“, en una afirmación de tintes apocalípticos tan al gusto de la prensa escrita, pero tal aserción está basada en una encuesta realizada por la Feria del Libro de Frankfurt entre 1000 profesionales de 30 países que no es, en absoluto, tan taxativa. “How will digitisation shape the future of publising?“, que así se titulaba la pesquisa, revelaba que los profesionales de la edición creen que hacia el 2018 los “contenidos digitales superarán los libros tradicionales”, es decir, que los contenidos digitalizados y nativamente digitales serán ya más numerosos que los que el papel almacena, pero esa presunción no elimina la convivencia de los soportes ni mucho menos significa que “el libro digital ganará al papel”, vana afirmación que sitúa en el terreno de la competición lo que requiere de una reflexión mucho más profunda sobre los hábitos de lectura y sobre las categorías intelectuales asociadas al libro tradicional.


En realidad, literalmente, según la encuesta, “el 40% de los que respondieron esperan que el contenido digital supere al libro tradicional en ventas hacia el año 2018 mientras que un tercio de los encuestados predice que eso nunca ocurrirá”. La afirmación sobre la muerte y desaparición del libro en papel no es solo proporcionalmente desmesurada -por muy justificada que esté desde un punto de vista periodístico-, sino que está basada en un equívoco o en una interpretación sesgada, porque en nigún lado se habla de libro electrónico: la retrodigitalización de los contenidos pasados y la generación masiva de contenidos actuales en formatos nativamente digitales hará que los editores cobren conciencia definitiva de el soporte, la encarnación física del contenido digital, será una eventualidad, una contingencia, que decida finalmente el usuario, el lector. Los editores del futuro se convertirán, deberán convertirse, en canalizadores, en conductores o catalizadores de un contenido que asumirá el formato que el lector prefiera darle, sea este el de un archivo digital legible en un dispositivo dedicado, en un dispositivo móvil, en una pantalla de ordenador o en un soporte de papel.


¿Por qué coartar al lector, por qué restringir la variedad de formatos y soportes si la tecnología (XML) pone en nuestras manos una miríada de posibilidades? Muchos lectores se negarán -nos negaremos- a renunciar al papel para la consulta de determinados contenidos mientras que utilizaremos sin titubeos los soportes digitales para el manejo profesional de muchos otros. Pero, ¿dónde está el problema? Al mismo tiempo que se comunican los resultados de la encuesta de la Feria (que dice muchas más cosas, entre otras que lo que más preocupa a los editores es la gestión del copyright y de los DRM, los formatos estándares para que los contenidos digitalizados puedan ser utilizados en los nuevos soportes, las estrategias para la explotación de los contenidos en los nuevos entornos y las posibles alianzas con operadores móviles), la distribuidora de prensa más grande de Alemania ha instalado en el aeropuerto de Hamburgo una máquina de impresión digital que permite a los ejecutivos que vagabundean por los espacios aéreos y las terminales de los aeropuertos disponer de una copia en papel instantánea de 700 cabeceras internacionales.

De lo que se trata es de caer en la cuenta que los soportes convivirán porque los usos y hábitos de lectura seguirán siendo diversos los próximos 50 años y de que, afortunadamente, las tecnologías no son excluyentes, sino compatibles, capaces de dar a cada lector lo que busca y necesita. De lo que se trata es de caer en la cuenta que los hábitos de compra vinculados con los diversos hábitos de lectura alterarán profundamente los canales de venta tradicionales y la cadena de valor asociada, porque la descarga de archivos digitales -en el dispositivo que el lector use o en la máquina de impresión digital que lo reproduzca- acabará con ellos.

Cuidado con los titulares…

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Excelente post! Además la notícia presenta otros dados difíciles de conciliar com el titular, como: a) "el 60% de los editores no utiliza todavía libros digitales ni los nuevos soportes", y b) "casi nadie (un 7%) cree que los e-libros serán su principal fuente de ingresos dentro de cinco años." Por outro lado, há elementos erróneos ou irerealistas: "los libros clásicos no representan ya más que el 42% del volumen total frente a la avalancha de sus parientes digitales, DVD, audiolibros y los nuevos reproductores, con el Kindle de amazon.com y el"!!!!

J. A. Millán escribe hoy algo que me parece acertado: "Tal y como están las cosas, ¿ustedes aventurarían una predicción a 10 años vista? Yo no… Y sin embargo, notables especialistas consultados por la Feria de Frankfurt sitúan en el 2o18 el momento en el que "los libros electrónicos en cualquiera de los formatos imaginables superarán en volumen de negocio a los herederos de la galaxia Gutenberg". Bueno. Puede que sí. Y puede que no. Por si acaso, volvemos a hablar entonces, ¿de acuerdo?"

http://tinyurl.com/4j6p4r

José Afonso Furtado

Recuerda mi apuesta en la feria del libro de Sevilla, en 10 años el 95% de la lectura será electrónica: en libros de tinta electrónica (kindle, Sony, Papyre, ..), plastic logic o cualquier otro soporte electrónico.

En mi opinión se están exagerando las ventajas del soporte digital (al menos, al nivel tecnológico actual o el previsible en 10 años) y de la libertad que la red permite. La literatura digitalizada, "el libro cambiado de soporte", aún tiene muchos retos que superar.

Unas reflexiones al respecto en :

http://biblumliteraria.blogspot.com/2008/08/evanescencia-de-la-literatura-digital.html

http://biblumliteraria.blogspot.com/2008/07/es-la-literatura-digital.html

http://biblumliteraria.blogspot.com/search/label/Literatura%20digital

El papel es un buen invento.

Un saludo a todos.

Yo lo único que sé es que prefiero leer en mi modesto Papyre, sobre todo en la cama, que en un libro, en especial si se trata de ficción; para el estudio es otra cosa, pero el avance de todo lo digital es espectacular. Creo que, profecías a parte, es absurdo poner puertas al campo…

En:

http://www.elmundo.es/navegante/2008/11/19/tecnologia/1227117655.html

se dice:

"Paradójicamente, la memoria actual es más fácil de perder que las pinturas rupestres o los jeroglíficos."

Pues vaya tecnología que tenemos.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..