La wikipedia genética

En el libro de Lawrence Lessig Free culture, manifiesto de lo que entendemos por cultura libre, puede leerse: “este libro trata sobre el efecto que Internet tiene más allá de la propia Internet: el efecto que tiene sobre la forma en la que la cultura se produce. Mi tesis es que internet ha inducido un importante y aún no reconocido cambio en ese proceso. Ese cambió transformará radicalmente una tradición que es tan vieja como nuestra república. La mayoría rechazaría este cambio, si lo reconociera. Sin embargo, la mayoría ni siquiera ve lo que ha introducido Internet”. La puesta en marcha del proyecto de la wikipedia genética es, seguramente, la más refinada y extensa expresión de lo que la nueva generación de la cultura libre significa y representa.


Esther Dyson, una de las pioneras de Internet, Steven Pinker, uno de los psicólogos experimentales y científicos cognitivos de mayor predicamento y siete voluntarios más han publicado en abierto, en Internet, valiéndose de la energía editorial y científicamente liberadora de la red, parte de su genoma personal.

Su propósito es, gracias al trabajo del profesor de Harvard George Church, secuenciar el genoma de 100.000 voluntarios y almacenar sus resultados en una base de datos pública de consulta gratuita, desafiando a todos los aberrantes proyectos de privatización de la información genética. La liberación y exhibición pública de contenidos privados y extremadamente sensibles, como son, sin duda, los genéticos -podremos conocer la propensión a contraer o desarrollar determinadas enfermedades hereditarias o, quizás, a mostrar comportamientos o temperamentos específicos-, no carece de riesgos, al contrario. De hecho, no faltarán compañías de seguros o agencias de inteligencia que se froten las manos ante tan gustoso plato.

Solamente cabe comprender tal arrojo e intrepidez, tal atrevimiento, si quienes propulsan el proyecto son convencidos partidarios de la cultura libre, enemigos de la mercantilización de valores y contenidos fundamentales, usuarios avanzados de las nuevas tecnologías que han comprendido, como Lessig auguraba, la manera en que el uso de Internet está ya revolucionando la manera en que se crea, difunde, distribuye y usa la cultura. Sus fundadores explican: “La información está siendo utilizada para el avance de la medicina, de la biología humana y el conocimietno de los orígenes humanos. Preveemos un día en el que muchas personas deseen acceder a su propia genoma secuenciado y puedan utilizar esa información para enteder cosas como el riesgo individual de padecer una enfermedad, sus características físicas y biológias, sus ancestros personales. Llegar a este punto requiere de una masa crítica de usuarios interesados, de herramientas para obtener e interpretar la información genética, de políticas de apoyo, de investigación, de comunidades de servicios. Para catalizar este desarrollo, hemos lanzado el Personal Genome Project (PGP)”.

Lessig, en el mismo libro mencionado con anterioridad, advertía: “sin embargo, jamás ha habido un momento en el que la concentración de poder para controlar los usos de la cultura se haya aceptado con menos preguntas que como ocurre hoy en día”. Invoquemos la fuerza editorialmente liberadora de la web, por tanto, contra las tinieblas de la mercantilización de la cultura.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Gustaria tan solo de recordar el articulo del novelista americano Richard Powers – que se tornó una de las personas a tener su genoma secuenciado – en que explica su atitud. Se trata de un longo articulo que tiene por titulo THE BOOK OF ME. Recomendo su lectura, porque además Powers escribe admirablemente y es a la vez novelista y computer scientist

URL: http://men.style.com/gq/features/landing?id=content_7481

Jose Afonso Furtado

Muchas gracias por la referencia Jose Afonso. No conocía el artículo. Lo leeré con todo el interés.

(requerido)

(requerido)


*