Blogs e identidades asesinas

Año noveno del siglo XXI. Una paradoja cavernícola y retrógrada nos acecha y nos recuerda de qué estamos hechos. Dos mitologías pueriles trasmutadas en identidades asesinas -como lo denominara, hace ya tiempo, Amin Maalouf- alimentan mutuamente su odio creciente y desbocado y mineralizan sus diferencias afferándose a una tierra triste y polvorienta. Mientras eso sucede, como un gorjeo arcaico que nos habla de lo endeble de nuestra identidad, decenas de blogs transmiten en directo los acontecimientos que las fuentes de los grandes medios de comunicación silencian o, en todo caso, nos trasladan los sentimientos de dos comunidades petrificadas en sus aniquiladoras cosmogonías.


La paradoja no es nueva: disponemos de medios y tecnologías de comunicación que nos permiten relatar sin restricciones nuestras ideas y sentimientos y, de esa manera, al menos potencialmente, construir una inteligencia colectiva superior a la de cada uno de nosotros tomados de uno en uno, pero en vez de que eso ocurra, nos empeñamos en aferrarnos a monoteísmos excluyentes y aniquiladores que desembocan en guerras y exterminios. El ser humano casi nunca está a la altura de las tecnologías que inventa. Un atavismo incontrolable nos devuelve continuamente a la caverna y pocos se atreven a enfrentarse a los enemigos de la sociedad secular.

Desde Israel y Gaza, mientras tanto, una multitud de blogueros nos mantienen al corriente de lo que sucede, entrelazando sus conversaciones y sus impresiones de una manera mucho más fructífera y profunda que la que deparan las negociaciones políticas, transmitiéndonos el desgarramiento que mucho de ellos experimentan: InGaza nos cuenta cómo alguno de los médicos de emergencias que arriesgan su vida por los demás ha sido asesinado por la artillería indiscriminada; cómo muchos de los habitantes de la franja han quedado retenidos entre dos fuegos, aniquilados por ambos bandos; TabulaGaza nos transmite el padecimiento de los que no quieren abandonar sus casas, aún a riesgo de morir en los bombardeos, y de los sufrimientos de los niños que han visto cómo la aviación destruía sus colegios y mataba a alguno de sus compañeros; MidleeastYouth arremete contra la estulticia y la sordera atávica de los dos bandos, contra el enconamiento mitológico que conduce irrevocablemente al asesinato de inocentes (puede que, por eso, hayan tumbado su servidor); The Muqata, por su parte, un blog israelí, relata las desdichas y las angustias de la población judía, y conversa sin cesar con Israellycool, un blog en este caso decididamente proisraelí. Desde Globlal Voices, el singular proyecto de Harvard, donde se recojen decenas de blogs en todas las lenguas del mundo y sobre todas sus geografías, se ha convertido en la fuente sin duda más plural y diversa de este enrevesado enfrentamiento.

Me permito recomendar una lectura en tiempos convulsos, para intentar recobrar la serenidad y el discernimiento: El espejismo de Dios, de Richard Dawkins. Quizás, tras su lectura, podamos elevarnos a la altura de las tecnologías que creamos.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

por favor, estoy haciend un trabajo de este libro para la asignatura de filosofia, y la verdad, los contextos historico, filosofico y cultural no se muy bien que poner. alguien me puede ayudar?

gracias

(requerido)

(requerido)


*