El mapa del tesoro (editorial)

La literatura nos ha acostumbrado a pensar que el ansiado tesoro, la fortuna por todos perseguida, se encontraba siempre escondida en algún lugar remoto, olvidado y bien protegido al que solamente podría accederse mediante el trazo desdibujado de un mapa del tesoro. En cuestiones editoriales, cuando hablamos de los probables futuros del libro, es posible que la ubicación del tesoro no esté en un único lugar, que las claves que nos ayuden a desvelar las modalidades de la edición futura requieran de un mapa con múltiples recorridos, con estaciones diversas donde parar, reflexionar, y optar por una dirección determinada. Soybits publica un mapa de este tesoro editorial, al menos de alguna de las ubicaciones donde se puede rastrear con fundamento su localización.


En el mapa son todos los que están y es posible que no estén todos los que son, que falten vetas que excavar y lugares que situar, pero tiene la virtud de representar gráfica y ponderadamente los sitios y los temas, los nombres y las tendencias más representativas de este primer decenio del siglo XXI y, seguramente, de los próximos años.


[Ampliar el mapa del tesoro]

Las indiscutibles cabeceras o estaciones centrales del IPhone, el Kindle, Amazon o Google; la línea 2, vinculada a los formatos de los contenidos, plenamente independizados de sus soportes, desde el XML hasta el PDF, pasando por el Ipaper o el Mobipocket; la línea 10, dedicada a los modelos de negocio y explotación, en la que deberían montarse con un abono mensual los principales responsables de los grandes grupos editoriales y alguno de los más linajudos y conservadores editores nacionales; la línea azul, la 4, que deberían recorrer con los ojos bien abiertos los libreros, los distribuidores, los impresores, y todos aquellos que quieran saber hacia donde se dirige el tren que amenaza con dejarles atrás; la línea 1, cómo no, la verde esperanza, dedicada a la acelerada evolución de los soportes, que tendríamos que transitar con mirada crítica editores, bibliotecarios y lectores, valorando si la novedad es siempre el atributo al que debamos otorgar más crédito; la línea editorial, la 11, la que han poblado alguna de las editoriales más valerosas, en un movimiento de colonización digital que pretende radicarse en un espacio todavía desconocido. La línea 9, la delgada línea roja, la que se ha denominado línea conversacional o línea en la que prepondera la discusión fundamentada, la contrastación de hipótesis, la perseverante reflexión sobre los posibles futuros del libro.

En un recodo de la línea, en buena compañía, junto a Tökland, Libros y tecnología y Dosdoce, la estación Los futuros del libro, donde espero que sigan recalando cada vez más viajeros interesados por el porvenir de la cultura escrita.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

El artículo está bien y también el blog.

Cómo no, el mapa no dibuja líneas para el oficio de editar. Hay tendencias que más vale callárselas, aun cuando los tramos de línea relacionados con la autopublicación debería evidenciar más aún este vacío.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..