La Wikificación del conocimiento

El término no es mío, es de Kenneth S. Kosis, Catedrático de Neurobiología de la Universidad de California. Kosis habla, literalmente, de Wikification of knowledge en un artículo publicado por la Universidad de Harvard, refiriéndose a uno de los fenómenos menos discutidos pero más determinante y trascendental de lo que está aconteciendo en la web, gracias a (o por culpa de, dirían otros) las tecnologías de generación colaborativa de contenidos: el desafío a las jerarquías tradicionales del conocimiento, la impugnación parcial de la condición inamovible de experto, la lucha por la legitimidad para enunciar cómo son las cosas.

La pugna aparente es, claro, entre expertos formados en las universidades y amateurs que contribuyen anónimamente a la generación colectiva y cuasi anónima de contenidos, entre autoridades reconocidas por los organismos capacitados para la acreditación y ciberblogueros de toda condición sin refrendo específico, entre especialistas avalados por redes profesionales o académicas y redes sociales compuestas por civiles afectados por un asunto concreto.

Las aplicaciones que nos permiten colaborar son extremadamente sencillas, de manera que casi cualquiera puede utilizarlas para expresar su opinión en torno a un tema determinado, contribuyendo en su medida a la generación de una inteligencia colectiva superior a la suma de las inteligencias individuales. Claro que el uso de estas tecnologías no sucede sin riesgos: aquellos que la utilizan siguen siendo jóvenes blancos con estudios superiores procedentes de familias sin apuros económicos, es decir, quienes contribuyen a crear esos contenidos no son una muestra representativa de todos aquellos que potencialmente podrían o deberían contribuir a la discusión digital; la privacidad de quienes aceptan cooperar no siempre está garantizada, es más, no está en absoluto asegurada, y sin embargo hay muchas personas que querrían preservar su identidad; si la tecnología democratiza el acceso, también hace crecer potencialmente el error, al incrementarse proporcionalmente la posibilidad de que se añadan y distribuyan datos falsos. Todo eso es verdad, pero más allá de los peligros inherentes a cualquier tecnología, está el desafío principal, que es el que conmueve los cimientos de nuestras certezas: ¿cabe equiparar y aún primar el conocimiento público por encima del conocimiento erudito? ¿Son real y necesariamente incompatibles? ¿No cabría pensar en un nuevo espacio de colaboración institucionalizado donde el conocimiento wikificado sirviera para el avance de las ciencias y la extensión de la justicia social? El debate es complejo y sus ramificaciones pueden seguirse en el enfrentamiento entre el Wikinomics. How mass collaboration changes everything, de Don Tapscott, y el The cult of the amateur, de Andrew Keen.

 

Kosik pone varios ejemplos que abogan porque esa tensión se convierta en algo fructífero: muchas de las investigaciones contra el cáncer adolecen de muestras estadísticas suficientemente representativas y cualquier factor incontrolado o desapercibido, puede hacer absolutamente inútil los resultados de una investigación. “La única manera de incrementar el poder estadístico de una conclusión es incrementar el tamaño de la muestra, exactamente aquello para lo que las redes sociales están diseñadas”. Herramientas como Google Flutrends, alimentadas por la comunidad de usuarios que se registran, puede contribuir a dibujar un panorama geográfico y demográfico más exacto de la diseminación de una epidemia, más que cualquier otra herramienta diseñada hasta hoy. Las redes sociales pueden, también, denunciar casos que los intereses económicos más nefandos preferirían mantener ocultos: el caso de Lois Marie Gibbs, que denunció los efectos nocivos que los residuos tóxicos ocasionaban sobre la población infantil de un área del Estado de Nueva York, muestran la potencia cívica de una herramienta como la wiki.

Ni podemos ni queremos prescindir de los expertos; ni queremos ni podemos prescindir de nosotros mismos. La wikificación del conocimiento nos permite plantearnos un futuro de esperanzadora colaboración.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Pues yo añado dos términos wiki que son:

Wikipediarse: Adquirir conocimiento a través de la Wikipedia

Giliwiki: Dícese del intelectual humanista recalcitrante que siente una aversión incontrolable por las Nuevas Tecnologías..

http://www.pymecitos.com

An appointment, in english ‘giliwiki’ would be translated as ‘sillywiki’..

You don’t need to be at Harvard to propose new terms.

Regards.

Te mando el link del video de la mesa redonda Presente y futuro del libro en Camon

http://www.tucamon.es/contenido/presente-y-futuro-del-libro

La discusión sobre el futuro del libro se debe plantear, a mi modo de ver de dos maneras: «Edición tradicional y futura» y «La expansión del libro o la edición». Sobre la primera no me cbe ninguna duda de que será, casi al 90%, digital y a color. Esto ya lo estamos viendo. El soporte cambiará según las tecnologías del momento avancen. En cuanto a la segunda, en mi modesta opinión, creo que es el verdadero problema. ¿Cuántos se parará a leer? ¿No sustituirá el ser humano la escritura, la lectura, por la imagen? Este es el verdadero reto del futuro del libro. No olvidemos que la inmensa mayoría se decanta por lo fácil, y lo fácil es la imagen, aunque ésta esté manipulada…. Este es el verdadero reto del libro… De la literatura en general, ya sea científica o literaria…

Ni duda que la colaboración es esperanzadora.

No recuerdo si ya se mencionó en otra entrada de este blog, pero tal vez la diferencia entre el conocimiento erudito y el generado por las redes sociales no presente tantas diferencias como uno podría suponer. La revista Nature, de quien nadie dudará que tiene el nivel para evaluar contribuciones académicas, revisó en 2005 (Nature 438, 900-901 (15 December 2005) | doi:10.1038/438900a; Published online 14 December 2005. Special Report Internet encyclopaedias go head to head. Hay que pagar por entrar, por cierto) 42 entradas de Wikipedia vs la, también prestigida aunque venida a menos, Encyclopedia Brittanica. De acuerdo con dicha evaluación, ambas tiene errores: Wikipedia presenta un promedio de 4 errores por artículo y la Encyclopedia Brittanica 3. Nada mal, ¿no?, digo, para la Wikipedia. Es decir, todos cometemos errores, aún los especialistas que sesudamente producen para la Británica, pagados, es de suponer. Pero, como bien lo señala Chris Anderson en La economía long tail, en la Wikipedia loe errores se corrigieron pronto (de hecho, uno puede revisar una entrada de la Wikipedia, Wikipedia:External peer review, donde se revisan los análisis externos de sus trabajos). Por el contrario, la Británica tendrá que esperar una nueva edición para hacer sus correcciones. Y, en la línea de los aportes sociales al conocimiento Chris Anderson menciona también, la muy fructífera participación de astrónomos aficionados y semi profesionales en el crecimiento impensado de la astronomía durante los últimos años.

Hace unos días reflexionábamos en otro aspecto cercano: la dificultad de encontrar buena bibliografía en según qué temas fuera del emporio de la Wikipedia. Y no en términos de crítica sino de constatación de un hecho.

Así que la colobaración debe comenzar cuanto antes.

http://desequilibros.blogspot.com/2009/02/el-emporio-wikipedia-la-difiultad-de.html

El conocimiento es tal que no dispone de todas las puertas de acceso necesarias para abarcarlo, soy de los que piensan que todo ya lo sabemos, el problema surge en cómo comunicarlo, usamos todos los medios disponibles y los plagamos de ideas, porque esa es nuestra naturaleza colonizadora. Nuestro conocimiento aplicado en la tecnología, no es más que un medio entre muchos otros disponibles al servicio de la imaginación. Comunicar no tiene freno y aunque aún la internet cuente con medos de información restringida y exclusiva, pero las mentes inquietas y las voces ansiosas de ser oídas, actúan como virus que se autorreproducen y se depositan en un huesped que en este caso está claro quién es.

http://www.fotonesentreespejoscontrapuestos.blogspot.com

Mira leí sobre la licencia GNU y entiendo los fines del proyecto. Pero creo que hay aspectos frágiles en este proyecto que debilitan los cimientos y amenzan con perder el horizonte.

Me refiero a que se pueda modificar la información, eso sí, mediante fuentes liberadas como la fuente principal. Avanzando en esta línea solo obtenemos ediciones que se restringen a fuentes previamente citadas, nada nos dice que este conocimiento sea de calidad, sino que es lo único con lo que contamos en un software libre como wikipedia. De eso se trata, de hacer un software autosuficiente y autosustentado. Con las modificaciones no podemos garantizar que dicho software sea de calidad, porque no se somete a crítica externa, no hay más. Wikipedia al pretender ser un sistema cerrado donde todo lo que contiene es producto de la misma lógica de liberalización de la licencia que la define como proyecto, crea sus propias bases de reproducción autovalidadas desde sí mismo, se convierte progresivamente en un sistema de conocimiento autocomplaciente y carente de método. Me atrevería a decir que actúa del mismo modo que lo hace un virus alojándose y aprovechándose de fuentes de conocimiento históricamente legítimas (aunque sean excluyentes claro está) y de ahí reproducir las copias de sí mismo alimentado de una oportunidad inicial, aunque sea ínfima, para así garantizar una cadena de contagios.

De hecho ese es el principal mecanismo de la GNU como licencia, todos sus derivados responden a sus mismos principios y aceptan sus restricciones. Creo a mi parecen que la libertad del conocimiento de Wikipedia se está convirtiendo en una falacia, puesto que lo libre solo lo es como consecuencia de pertenecer a un sistema cerrado y casi tan excluyente como el sistema académico que critica. O sea, se jacta de abrir las puertas de acceso del conocimiento y derribar su muros, pero todo a costa de construir murallas propias y puertas de acceso tan herméticas como las supuestamente derribadas.

Mis críticas, claro está, no van hacia el acceso que uno tiene al sistema de wikipedia como LECTOR, sino que abordan los problemas del REPRODUCTOR, donde dicho status , solo lo alcanzan aquellos cierren las puertas de acceso a quienes atenten con las normas del sistema (bibliotecarios, editores…). La lógica autorreferencial y virulenta de Wikipedia la hace objeto de duras críticas como conocimiento no validado. Se habla de Wikificación del conocimiento, donde tal neologismo apela a la capacidad acelerada de reproducción que posee el proyecto y sobretodo a una capacidad colonizadora, ante la cual los sistemas de conocimiento tradicional se ven amenazados. El problema entonces no es la liberación del conocimiento, sino el progresivo reemplazo de una dictadura del conocimiento por otra.

Pensemos en la utopía Wikipédica y que todo lo que sepamos, lo sepamos de fuentes libres modificables por cualquiera que acepte las condiciones de este sistema. ¿qué sabríamos? -honestamente, creo que nada-. Solo sabríamos lo que nuestros criterios personales acepten como válido, a tal punto que sí hay algo que no aceptemos como tal, simplemente lo modificamos a nuestro parecer, pero como aquello que modificamos representa lo que otros aceptaban, generamos sentimiento de rechazo y exclusión y es muy probable que aparezca un modelo de conocimiento alternativo que se funde en la tolerancia y comience de a poco a separarse del imperio Wikipedia.

Soy muy crítico con este sistema, no me parece sincero en sus propósitos, lo sistémico se vuelca sobre lo subjetivo, lo confunde y lo condiciona, llevándolo al sometimiento. Wikipedia debe ser aceptado como una fuente más de conocimiento, no debe pretender más que eso, hasta ahí no hay problema. Uno puede buscar un concepto en Google y el alto índice de importancia en el "page rank" que tiene Wikipedia lo arroja como primer resultado. Por lo tanto muchos acudimos a sus servicios, no obstante a medida que consideramosa Wikipedia como un sistema en el cual creemos y lo sustentamos desde sus principios, caemos en la trampa de la emancipación ilusoria de un sistema colonizador de conocimiento excluyente, no obstante, desde dentro no hacemos más que pasar del lugar del colonizado, al colonizador.

Narciso Flecca Vorburo.

(requerido)

(requerido)


*