Lecturas para minutos

Recuerdo haber comprado hace muchos años, en la adolescencia, un libro de Hermann Hesse que se titulaba Lectura para minutos, uno de esos libros de bolsillo de Alianza con una cubiertas alegórica de Daniel Gil  (en la séptima reimpresión que yo tengo, no en la actual, que pertenece a la biblioteca Hesse) en la que se recogían aforismos del autor alemán. En el lema de entrada escribía Hesse: “el aforismo es algo así como una piedra preciosa que adquiere más valor por su rareza y sólo causa placer en pequeñas dosis”. Puede que eso es lo que tuvieran en mente los creadores de Dailylit cuando crearon un servicio de lecturas fragmentadas y secuenciadas digitales a medida, concebidas para el apresurado y descentrado hombre contemporáneo.


Dailylit es lo que se ha denominado un nuevo modelo de explotación de contenidos editoriales basado en la fragmentación y secuenciación diaria, es decir, en la posibilidad que ofrece al lector de seleccionar contenidos y de programar cuándo quiere leerlos y durante cuánto tiempo, diariamente. Una especie de “lector” cibernético -tan lejano al de Bernhard Schlink- que lee en voz alta a su atribulado y apresurado escuchador fracciones de cinco minutos diarios del texto seleccionado (supongo que sin relaciones sensuales después..).

En su campaña de comunicación realzan como positivo lo que algunos otros resaltarían como nocivo: “chispas en tu mente y en tu imaginación con grandes libros e ideas cinco minutos al día”. ¿Y el resto del tiempo, se preguntarán otros? Sea como fuere, un agregador de contenidos o RSS informa diariamente al cliente lector de la disponibilidad del contenido, contenido que podrá recibir en cualquier soporte, fijo o móvil, una vez que haya preestablecido el segmento del día en su agenda en el que puede dedicar cinco minutos a que le reconforten con la lectura y le irradien brillantes ideas en el neocórtex.

“Los libros”, decía Hesse en Lecturas para minutos, “no están ahí para hacer aún menos independiente a las personas dependientes, y tampoco para proporcionar una vida ficticia a barata a las personas incapacitadas para la vida. Todo lo contrario: los libros sólo tienen valor cuando conducen a la vida y la sirven y le son útiles, y cada hora de lectura que no produce al lector una chispa de fuerza, un presagio de rejuvenecimiento, un aliento de nueva frescura, es tiempo desperdiciado”. Quizás estuvieran pensando en eso los creadores de DailyLit cuando hablaban de chispazos. Aunque Hesse dice, también: “La lectura disipada e irreflexiva es como un paseo por un paisaje hermoso con los ojos vendados”.

Que cada cual saque sus conclusiones.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Resulta curioso que Dailylit se mueva en direccion puesta a la indicada en un reciente articulo publicado por O’Reilly (http://toc.oreilly.com/2008/12/interstitial-publishing.html). La propusta de O’Reilly no solo es la de un nuevo modelo de negocio en el campo de la editoria, sino una nueva conception del relato "que se adapta a la hoja", o sea a eseos 5′ disponibles. Relatos independientes, o relatos secuenciales parece ser el punto de division sobre la "literatura instersticial", por lo que vaticino una serie de pruebas en ambos sentidos.

Hola espero que no sea de molestia.

Somos un nuevo blog de literatura y cultura, encofados mas en la literatura porque en ella es claro que siempre hallaremos algo de cultura.

o.

Nos gustaria saber si podemos afilar tu blog en el nuestro y nosotros en tu blog.

Asi para promocionarnos mutuamente.

Buen blog porciert

You have tested it and writing form your personal experience or you find some information online?

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..