Gutenberg y Sony se conocen en Leipzig

Ayer comenzó una de las ferias del libro más antiguas del mundo, la de Leipzig, poco conocida y menos aún transitada por editores españoles, pero con un valor simbólico nada desdeñable, porque desde 1632 hasta bien entrado el siglo XX, fue el centro indiscutible del libro en Alemania y, por ende, para buena parte de la comunidad editorial internacional. Este año se encuentran en sus stands, por primera vez, cara a cara, los libros en papel, que llevan acudiendo solícitamente a la cita cuatro siglos, y los primeros dispositivos electrónicos, comercializados masivamente desde la semana pasada en dos cadenas alemanas de librerías.


Uno de los dispositivos electrónicos con más posibilidades de asentarse en el mercado, el Sony Reader, comenzó a venderse la semana pasada en dos de las cadenas más importantes de Alemania, Thalia y Libri, no porque los editores necesiten estrictamente a esas librerías para distribuir y vender sus contenidos electrónicos, sino por el daño colateral que podría causar a sus libros en papel.

De hecho, los editores alemanes, más acostumbrados que nosotros a un tipo de asociacionismo efectivo y resolutorio, montaron hace tiempo una plataforma propia, Libreka, que asume el papel de canal específico de distribución de contenidos digitales, sin intermediaciones ni interposición de otros agentes.


La Feria del Libro de Leipzig es, al contrario que la de Frankfurt, una feria más abierta al encuentro con los lectores, más pensada para el contacto entre el autor y su seguidor, y es por eso interesante, por lo simbólico, constatar lo que la prensa especializada alemana dice sobre el encuentro del papel con lo digital, la impresión que está causando en el lector tradicional. Para los profesionales alemanes la cosa parece decantarse hacia un futuro plural, hacia futuros del libro que dependen de la textualidad particular de cada contenido: los dispositivos digitales parecen más adecuados, dicen, como “instrumento de trabajo: como ayuda para los estudiantes, para lectores profesionales y para aquellos otros que necesiten acceder rápidamente a un título impreso”. Y, al contrario, para “el lector que sabe cómo influye  la tipografía, la puesta en página, el olor del papel [...] en la lectura, dudará en utilizar un libro electrónico”.

Hasta tal punto parece ser la pluralidad de futuros la apuesta de los libreros y lectores alemanes, que Hanns-Josef Ortheil, un escritor prolífico relativamente bien conocido, anuncia la creación de un nuevo concepto de librería capaz de seguir interesando a una comunidad de lectores conspicuos: 5000 títulos, solamente 5000  referencias, agrupadas en secciones perfectamente delimitadas bajo etiquetas como “Lo que debería leer a toda costa” o “Para entender mejor el presente”, filtradas por tanto por el criterio de un lector competente, al estilo de lo que Baricco intentó ya en Italia, huyendo de las mesas abarrotadas y de la circulación incesante de títulos perecederos.

Gutenberg y Sony se conocen en Leipzig y están abocados a entenderse.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Totalmente de acuerdo con este comentario: "los dispositivos digitales parecen más adecuados, dicen, como "instrumento de trabajo: como ayuda para los estudiantes, para lectores profesionales y para aquellos otros que necesiten acceder rápidamente a un título impreso". Y, al contrario, para "el lector que sabe cómo influye la tipografía, la puesta en página, el olor del papel [...] en la lectura, dudará en utilizar un libro electrónico"." Hace unos días conversando con un acérrimo defensor de la tecnología le explicaba que veia a estos digilibros como un utensilio super cómodo de acceso rápido a cualquier bibliografía; una biblioteca de consulta o un instrumento de trabajo y/o estudio eficiente; pero para la lectura por placer; para el bibliómano que conoce del efecto de determinado papel o tipografia o composición; para el que conoce el valor de una primera edición o de un ejemplar único; el acercamiento a los e book sería con escepticismo

De partida estoy de acuerdo con vosotros en lo de un lector exiquisito que busca un ejemplar único. Pero en el mercado no sólo está ese lector, ni siquiera creo que ese lector "exiquisito" sea el mayoritario; entonces, ¿qué hará el lector "común"?, esos miles de personas que leen literatura "de comsumo", mucho menos elitista que el modelo del que hablais, mucho menos apegados al libro como objeto; ¿preferirá leer un libro de 800 páginas de King en el metro en formato papel o se decantará por un formato digital, más manejable, más cómodo, más facil de transportar? Creo que estó es también algo importante a tener en cuenta, porque no creo que el mercado editorial se mantenga económicamente con los lectores que buscan una primera edición o un ejemplar único (¿ejemplar único? hace muchos siglos que no existen los ejemplares únicos).

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..