Entornos personalizados de aprendizaje (EPA)

El término no es mío aunque, con otras palabras, haya surgido reiteradamente en muchas de las entradas relacionadas con la educación digital. El término corresponde a Alejandro Piscitelli, una de las personas que más tiempo y esfuerzo dedica en la red a cavilar sobre el verdadero cambio de paradigma, epistémico, que las tecnologías 2.0. entrañarán en los procesos de enseñanza y aprendizaje. El debate sigue estando vivo y ni siquiera creo que esté resuelto, por mucho que la vehemencia de unos y otros quiera resolver un problema conceptualmente intrincado con la sencillez de la mera descalificación: hace poco Finkielkraut teorizaba, precisamente, sobre el efecto pernicioso que las tecnologías participativas y supuestamente democratizadoras ejercerían sobre la enseñanza; Piscitelli, por su parte, arremete, precisamente, contra los modelos jerárquicos y unilaterales de transmisión del conocimiento, contra el modelo de escuela tradicional y “republicana” al que Finkielkraut se refiere en su defensa a ultranza de la docencia clásica.


Mientras ese debate sigue su curso con extremada pertinencia, los Webby Awards 2009, en su categoría de educación, han premiado este año al sitio Smarthistory.org, un lugar dedicado a la enseñanza de la historia del arte que pretende, como sus instigadores declaran, sustituir a los libros de historia del arte tradicionales, a la unidireccionalidad de la docencia, a la mera sucesión de textos e imágenes dispuestos linealmente a lo largo de un eje cronológico.

 

El sitio de Smarthistory permite realizar agrupaciones y búsquedas en torno a ejes que no sean los meramente temporales; agrega a los textos y a las imágenes conversaciones, debates, vídeos y otros materiales que expanden su alcance y permite, además, que esa superposición de contenidos se convierta en una conversación en la que intervengan aquellos a los que, tradicionalmente, se les ha reservado el papel de meros receptores, de simples destinatarios. Piscitelli defiende con ahinco que este debe ser el modelo docente contemporáneo en contra de la obsolescencia categórica del pasado: “nos referimos”, dice Piscitelli, “a la inviabilidad de los sistema de transmisión actuales como forma de preservar (vivo) el pasado, de entender el presente y de diseñar el futuro, especialmente tal como existen hoy y son defendidos a rajatabla por los cultores de los formatos más tradicionales de la educación formal”.

Entornos de aprendizaje digital como el de Smarthistory, son algo más que repositorios digitales polivalentes: en realidad la transformación que entrañan no es, solamente, la del acceso a la información sino, sobre todo, la de la relación que se establece entre el docente y el discípulo, más allá de la rigidez unidireccional; la de la direccionalidad de la comunicación entre uno y otros, la de apertura de canales para que la conversación sea efectiva; la de la posibilidad de construir, verdadermante y por primera vez, entornos de aprendizaje personalizado, adecuados a la evolución singular y las inteligencias múltiples; la de los mecanismos de evaluación y valoración mutuos, que no pueden ya conformarse con la puntuación de una única prueba sino que ahora deben estimar, realmente, la colaboración y la participación continua; la de los artefactos y dispositivos, los soportes, que mejor desempeñan la función de plataforma de trabajo colaborativo; la de la idea misma de conocimiento como la de una tarea o un afán en perpetuo desarrollo; quizás, incluso, como señala Piscitelli en el título del artículo al que ya he hecho referencia, a la idea misma de lo que debamos enseñar, algo que ya no podriá estar definido de una vez para siempre, sino que cambiaría dinámicamente en función de esa conversación entre el instructor y su escuchante.

El debate entre el modelo de la escuela republicana y el de la escuela 2.0., entre la voz única y la pluralidad de voces, viene desde mayo del 68 hasta nuestros días. La aparición de las tecnologías digitales, sin embargo, parece agregar un peso más a la balanza de este debate, porque facilitan y propician la consumación de lo que antes fueron buenas ideas sin encarnación posible.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

En 1956 B.F.Skinner se irritaba con el modelo tradicional de enseñanza y pronosticaba la difusión de "máquinas de aprender" como una manera de darle a cada alumno la oportunidad de progresar a su propio ritmo. El sistema educativo es un cadaver sostenido por la inercia del mercado. Las videoconsolas, los videojuegos, los teléfonos móviles y la red son la enfermedad del sistema y también el nuevo sistema. Leeremos a Piscitelli

[...] motivado, aprendizaje en habilidades, gamificación y aprendizaje en equipo, motivación, entornos personalizados de aprendizaje y movilidad. Sin que alguien mencione la importancia de aprender haciendo y dellifelonglearning. [...]

(requerido)

(requerido)


*