Lodos editoriales

Pues sí: de aquellos barros vienen estos lodos, editorialmente hablando, claro. A nadie que conozca mínimamente el sector editorial le han podido chocar las cifras hechas públicas el viernes de la semana pasada y aireadas, con diversa fortuna y conocimiento, por los medios escritos de comunicación: un descenso de facturación, hasta junio de este año, en torno al 10%, con devoluciones que en el primer trimestre, tras la locura transitoria navideña de novedades y aguinaldos, pudieron llegar hasta el 50%. No se trata de que los libreros hayan padecido un trastorno psíquico transitorio o que hayan formado una coalición por las devoluciones masivas (CODEMA) -como se ha querido explicar en un regate táctico por parte del sector-, sino de la erupción definitiva de un trastorno estructural largamente anunciado.


Los demasiados libros es el título de aquel libro tantas veces citado de Gabriel Zaid y tan pocas veces aplicado o practicado. Con una cifra cercana a los 73.000 ISBN en el 2008 y un índice de compra y lectura inamovible, estancado, decreciente incluso; con una inercia industrial imparable, que sigue prefiriendo tirar el doble, soportar los sobrecostes industriales, almacenar las devoluciones y financiar los costes, antes que detenerse a pensar en la manera en que las tecnologías digitales pueden ayudarles a racionalizar la impresión y la difusión; con muchos editores independientes atrapados en el diabólico ciclo de financiación tradicional de novedades y devoluciones, que no pueden dejar de hacer girar porque si no los platillos caerían hechos pedazos; con una industria muy individualista, ajena casi por completo a las soluciones gremiales que convengan a todos (y el anuncio de la coalición digital entre Random House, Santillana y Planeta no deja de ser un parche transitorio), aunque la tengan a mano y no sea especialmente difícil de implementar; con un mercado latinoamericano estacionario y unas perspectivas de crecimiento europeas o norteamericanas en la exportación mesuradas; (y por sacudir a todos, ya puesto), con un gremio de libreros alérgico, en buena medida, a las nuevas tecnologías y a su implementación en los puntos de venta, con todo eso a nadie puede extrañarle que las cifras anunciadas no sean sino una afección largamente incubada.

No presumo de tener soluciones sencillas ni escatimo elogios a todos aquellos que llevan pensando tiempo en la necesidad del cambio, pero las estadísticas revelan que si no somos nosotros los que propiciamos rápida y decididamente la transformación que se nos demanda, es posible que tengamos que conformarnos (los dioses no lo quieran) con los articuentos telefónicos.

“Los demasiados libros son un hecho central para entender el problema del libro, contra los diagnósticos y remedios convencionales”, decía Zaid. Quizás de esos barros poco atendidos vienen estos lodos editoriales.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

¿será que ha estallado la "burbuja editorial"?

Joseph Korda (Editar la vida) decía que en los años 1980 la llegada de las computadoras se había visto como una posibilidad inigualable para mover las existencias y reducir las devoluciones. El mismo autor señala con tristeza que no sirvió de nada y que las devolucines no bajaron del 40%. Por su parte Chris Anderson (La economía Long Tail) presenta datos sobre la falta de mercado para los libros norteamericanos (¡?) que resultan pasmosos. “En 2004, 950.000 títulos (de 1.200.000 títulos registrados por Nielsen BookScan) vendieron menos de 99 ejemplares cada uno. Otros 200.000 vendieron menos de 1.000 ejemplares. Solamente 25.000 vendieron más de 5.000 ejemplares. En Estados Unidos, el libro medio vende unos 500 ejemplares. En otras palabras, aproximadamente el 98 por ciento de los libros no son rentables, aunque se hayan creado con ese fin” (Anderson 2008: 103). Y si nos vamos por sectores, por ejemplo el académico, seguro que las cosas empeoran (si es que fuera posible, que ya hemos aprendido que siempre lo es). Y sin embargo, los editores siguen, como bien dices Joaquín, una inercia absurda.

Zaid también dice con respecto a la sobreproducción editorial (Los demasiados libros, 1996, pp. 17-18): "El progeso ha logrado que todo ciudadano, no sólo los profetas elegidos, pueda darse el lujo de hablar en el desierto."

Por cierto, Joaquín, sabes si en algún lado puedo hallar datos sobre las devoluciones como las que menciona Anderson, pero para el mundo de habla hispana. Si es así, ¿dónde deberia buscar?

Un abrazo y felicitaciones, como siempre, por tus aportes.

(requerido)

(requerido)


*