¿Qué preocupa a los editores?

Cuando se acerca la Feria de Frankfurt muchos editores esperan el resultado de la encuesta global que se realiza cada año para saber de qué tienen que preocuparse. Los medios de comunicación suelen hacen interpretaciones tergiversadas o parciales, escasamente informadas o directamente manipuladas, como esa que el año pasado llevaba como titular “El libro digital ganará al papel en diez años“. Lo cierto, sin embargo, es que la encuesta no es seguramente tan interesante por los resultados que pueda arrojar como por las sugerencias prospectivas que sus preguntas pueden aportar.


¿Cuáles son? -dice la primera de las preguntas de la encuesta de este año 2009- ¿los tres desafíos más importantes a los que se enfrenta el sector editorial?, cuestión que debería ponernos ya sobre la pista de cuáles son las amenazas y las oportunidades que se ciernen sobre nosotros, si es que todavía no hemos reparado en ellas:

  • los problemas técnicos derivados de la digitalización, quizás;
  • el desarrollo de nuevos modelos de negocio asociados a la digitalización, la concepción de nuevos productos multimeida y la puesta en marcha de nuevas estrategias comerciales;
  • la pirateria;
  • la guerra de precios que la distribución gratuita de contenidos puede llegar a desatar, para algunos;
  • la situación o posición reforzada y potencialmente autónoma de los autores en el ecosistema digital. algo particularmente cierto en el mundo científico y profesional;
  • la concentración de los canales de distribución;
  • la sobreoferta o sobreabundancia de contenidos en la red, inevitables por otra parte en una economía de la información basada en la atención y el prestigio y en la democratización de los medios de creación;
  • los cambios en los usos y costumbres de creación, consulta y lectura;
  • la crisis financiera actual, quizás la menos preocupante de todas las cuestiones precedentes;
  • alguna otra.

¿Cuáles son? -dice más o menos la segunda, en traducción libre e interpretativa- ¿sus principales carencias y necesidades para afrontar con garantías de éxito el reto digital?

  • Falta de conocimiento y de datos fehacientes: estudios de mercado; competencia en el uso de las herramientas digitales; desarrollo de nuevos modelos de negocio; concepción de nuevos productos multimedia;
  • Desarrollo de nuevas competencias editoriales y formación del personal;
  • Desarrollo de nuevas infraestructuras técnicas y automatización de procesos de trabajo mediante la implantación del software adecuado;
  • Generación y uso de redes con otras ramas creativas que permitan agregar contenidos a los productos editoriales tradicionales.

Y, por recoger otra de las más acuciantes, la relacionada con los modelos de negocio y explotación, algo que suele aturdir a quienes se formaron en la lógica comercial del punto de venta tradicional: ¿cuáles son los modelos de precios que funcionarán y tendrán éxito en el entorno digital?, una pregunta cuya respuesta nos gustaría conocer a todos, pero que nos pone al menos en la pista de las posibilidades que otros han concebido por nosotros:

  • Micropagos por pequeñas unidades de información;
  • Tarifas planas (abonos que permiten el acceso a todos los contenidos digitales);
  • Feemium, o lo que es lo mismo, acceso gratuito a casi todos los contenidos de una web, que solamente reserva el pago para algunos contenidos de especial enjundia;
  • Premium, o lo que es igual, abono extraordinario para contenidos de naturaleza extraordinaria;
  • Gratis, acceso libre a todos los contenidos online. Suele complementarse con la venta de productos complementarios o derivados, como la adquisición de un libro en formato papel generado mediante una orden digital;
  • Publicidad y patrocinios, bien mediante la participación en programas de anuncios contextuales que no hace falta que mencione, bien mediatne la búsqueda de un patrocinador que se asocie duraderamente al cotenido difundido.
  • Ninguno de ellos u otros.

Sin necesidad de visitar la Feria ni esperar a la respuesta de los demás, un ejercicio muy saludable resultaría de tomarse esas preguntas en serio, de intentar responderlas y convertirlas en un plan estratégico de acción futura para nuestras editoriales.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Lo que preocupa a algunos editores HOY es la supervivencia. Si en los actuales soportes, -papel- no sobrevivimos difícilmente podremos aboradar con ciertas garantías el futuro por inmediato que este sea. Preocupa que los foros para debatir y compartir el tema del libro electronico y otros soportes digitales, siempre esté en "manos" de los Grandes Grupos, que acaban definiendo, en función de "sus" intereses, cual será el escenario. En el caso de España es absolutamente LAMENTABLE que no hayamos sido capaces de acordar reglas para bajar el número de novedades, que están matando al sector en general. No hay diálogo entre iguales.

Debería temerse el intrusismo en el campo de la edición digital; es decir, la irrupción de editores advenedizos, no profesionales, como ocurrió con la aventura digital de Carmen Balcells. Ya pasó con la llegada de la autoedición a finales de los ochenta: la mayor ductibilidad del nuevo sistema de composición y la consiguiente agilización del proceso permitió que aterrizaran en la cadena productiva personas sin la menor formación específica, más allá del manejo de programas. ¿Consecuencia? Precarización laboral del sector (los intrusos bajaron las cotizaciones del trabajo editorial) y pérdida abrumadora de calidad. Ahora puede pasar exactamante igual, especialmente en el campo de la edición literaria. Quien tenga autores en cartera, puede lanzarse a la edición digital sin tener la menor idea de cómo elaborar sus productos.

¿Y, si en vez de lamentarnos, por una vez, ponemos manos a la obra (el que ya no lo haya hecho, creo que llega tarde), y comenzamos a repensar nuestros modelos de negocio?. Híbrido es la palabra, BoD, ebook e impresión no offset son las respuestas a nuestras preguntas. O no.

Me preocuparía más que el mundo editorial se hubiera seguido solidificando. Es decir, para mí como editor joven, este momento de cambios es el mejor para entrar en la industria porque los problemas están claros e identificados, sólo queda empezar a resolverlos.

La mundo editorial cada vez requiere de más creatividad pero ¿qué industria no funciona así en estos días? Ya no hay recetas ni manuales, lo que se necesita ahora son nuevas ideas y renovación constante para sobrevivir en un mercado competido e inestable. ¿Preocupaciones? ¡No! Áreas de oportunidad.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..