La mercantilización de la cultura y la devaluación de la propiedad intelectual

Es un secreto a voces: ya no se trata, solamente, de que Google se vaya a comer el mercado del libro completamente previo permiso del IBookStore de Apple y previo consentimiento de Amazon (que ya lo intentó, haciendo dumping de precios y arrasando con el mercado para mayor solaz de los lectores). Eso ya se veía venir hace tiempo y, de momento, sólo ha provocado miradas de reojo entre los editores. No: el secreto a voces es la llegada de las operadoras telefónicas a la comercialización de algo que les resulta completamente ajeno y, en esta operación de concentración digital de contenidos editoriales, la previsible devaluación del valor de la propiedad intelectual. No es bueno ni malo. Es, simplemente, inevitable. Las primeras noticias aparecieron en febrero de este año cuando Telefónica firmó el primer contrato de distribución digital.

En el insustituible blog Periodista21 pudimos leer en el mes de septiembre que “La entrada de Telefónica en el mercado del ebook puede dar un empuje a la penetración de lectores digitales, tanto en móviles (smartphones) como en nuevos dispositivos como las tablets tipo iPad. Telefónica avanza así también en su conversión de operador de telecomunicaciones a plataforma digital con contenidos de pago con comercialización en paquetes de conexión y contenidos con el resto de sus servicios. Una de las tendencias más claras del nuevo mercado digital”. Y eso no deja de ser verdad pero también lo es que, como dice John B. Thompson en Merchants of culture, “la creciente mercantilización de los contenidos por agentes cuyo negocio no son los contenidos, está conduciendo a una devaluación del valor de la propiedad intelectual”. Y también es cierto que, al menos por ahora, la intención de Telefónica no es dar cabida a los pequeños editores independientes para que fortalezcan su posición en la red, sino aliarse con plataformas grandes y consistentes que garanticen el tráfico y, en consecuencia, los potenciales beneficios.

Hace dos días podíamos leer en el diario La Vanguardia, en un artículo significativamente titulado “Cobrar la mitad“: “Lo que viene a continuación son malas noticias para los miembros del gremio literario. Malas noticias derivadas del auge del libro electrónico (lo que el Pentágono quizás denominaría efectos colaterales del e-book). Según recordaba The Wall Street Journal a principios de mes, los libros electrónicos se venden a mitad de precio que los de tapa dura y eso supone una reducción a la mitad de lo que percibe el autor por cada título vendido”. No es completamente cierto que un autor vaya a perder mucho más, porque eso entrañaría que ahora gana algo, y eso es mucho suponer. En todo caso, los precios de los libros deberían reducirse entre un 20 y un 30% y aunque los derechos del autor estén ligados al PVP, lo cierto es que la proporción de sus derechos por contrato debería crecer y la facilidad de acceso debería redundar, siempre teóricamente, en un incremento de las ventas.

Pero a lo que voy: la asociación de los editores, las plataformas de distribución digital  y las operadoras telefónicas, además de inevitable, puede ser parcialmente provehosa, pero no es menos cierto que corremos el riesgo de que el contenido sea sacrificado por “las grandes compañías de comunicación que utilizan el contenido para generar las ventas de sus dispositivos y servicios, devaluando con ello la propiedad intelectual y absorbiendo el valor del proceso de creación de los contenidos. Algunos ganarán, otros perderán. Pero aunque esto conduzca a una reconfiguración de las industrias creativas, una  devaluación de la propiedad intelectual tan importante es poco probable que conduzcan a un aumento global en la calidad de los contenidos a través del tiempo”.

Estoy tan deprimido que me siento como una doncella desnuda ante la arremetida de un toro salvaje…

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Yo soy lector y a parte de eso, que no es poco, no tengo nada que ver con el mundo editorial, así que soy de los se alegran de que Amazon baje los precios de los libros.

¿Qué llegan las operadoras a comerciar con los libros? Es algo que ha venido inevitablemente sucediendo en el tiempo, primero los libros se vendían en las librerías y luego llegaron Los Cortes Ingleses, las Fnacs… pero a las editoriales no les importó, su negocio se mantenía, incluso iba mejor.

Se me escapa eso de que “la creciente mercantilización de los contenidos por agentes cuyo negocio no son los contenidos, está conduciendo a una devaluación del valor de la propiedad intelectual”. ¿Por qué? ¿Tiene que ver? ¿Ningún librero se plantea que su negocio tiene que cambiar y a lo mejor tiene que vender café u ofrecer charlas o cosas por el estilo si quiere mantener su actual forma de vida? ¿Se quejarán entonces las cafeterías porque vendan menos café?…

Tampoco estoy para nada de acuerdo en lo de que “los libros electrónicos se venden a mitad de precio que los de tapa dura y eso supone una reducción a la mitad de lo que percibe el autor por cada título vendido”. De hecho yo pienso que puede suceder lo contrario, de hecho hay autores desconocidos que sin editor ni nada que se le parezca venden directamente su producto a través del archimalomalísimo Amazon por ejemplo y sus ganancias son infinitamente mayores que cuando nadie les publicaba nada. Los autores de éxito no dudo que podrán negociar al alza sus actuales pobres porcentajes en la venta de un libro. Si hoy se llevan un 10% y el precio de un libro electrónico es un 50% más barato, si consiguen llevarse un 25% ganarán más de lo que se llevaban antes.

La cuestion es si un libro electronico puede ser un 25% mas barato.

Si se pretende decir con ello que el precio del libro electronico ha de proveer similares rendimientos a similar numero de agentes al que ahora están en lo del libro de papel, me parece que no tiene ningun sentido, ya que es pretender una patrimonializacion del producto libro, como si solo determinados agentes tuvieran un derecho especial y reservado respecto al libro, como el de los farmaceuticos respecto a los establecimientos de farmacia y medicamentos.

Los actuales protagonistas de la cadena del libro lo son en tanto que el libro es de papel, pero el libro electronico no les necesita, solo es imprescindible el autor.

Bueno Joaquín,

Muchas cosas que decir pero es un buen momento para callar; ya tendremos tiempo… todo el tiempo del mundo. Esta entrada -también en tu insustituible blog- marcará un antes y después (siempre ha de haber algo, y por qué no esta entrada). Ojalá esa doncella… lleve un bikini rojo, se levante unos segundos antes del emvite, mire al astado a los ojos, y se marque una verónica de aquellas que marquen el inicio realmente de algo distinto. Hay mucho trabajo por delante. Abrazos.

Querido Pablo, ¿nos vemos en Kosmopolis? ¿Tendremos allí tiempo de discutir sobre el inicio realmente distinto? Mientras llega mañana sábado, corre a comprar a La Central el “Merchants of culture” y discutimos con él en la mano. Abrazos.

En principio sí… ¿Cuando actúas? ¿El libro está en español? Porque yo sólo leo bien en inglés jamaicano. Pero espero que sí, que podamos discutir un poco. Abrazos.

Ayer estuvo Luis Collado en una mesa redonda aquí en Sevilla (http://www.uoc.edu/colloquia/edicion_digital/index_es.html)y es espectacular lo claro que lo tienen todo y cómo han hecho “piña” con (algunos) editores: no os decidís, tranquilos, ya lo hemos hecho nosotros.

Estimado Joaquin,
Me solidarizo con tu depresión acerca de lo que está ocurriendo. El otro día fuí a la presentación a los editores de la tienda de Telefónica y a la salida dudé entre hacerme el harakiri o quemarme a lo bonzo. Voy a proponer unas jornadas de reflexión en la CPE para diseñar un nuevo ecosistema del libro.

Maestro Gil,

Es alucinante la falla valenciana colectiva que estamos generando: entre la doncella y el toro, y el bonzo haciendo sepuku mientras arde… :)

Es simplemente como dice: hay que redefinir todo, es trabajoso, pero ya. Yo no permitiría por un momento una depresión en ese sentido by Telefónica & Friends. Quizá el tema sea no haber asumido hace rato que el mercado del entretenimiento va por un lado, y la cultura, realmente esa cultura independiente, etc… va por otro. Nomás hay que reorganizarse, aprovechar las herramientas a disposición (que haberlas, háylas) y lanzar un mensaje claro a la audiencia interesada… ¡Que existe! Porque al fina,l ese es el gran problema, el toro machaca doncellas, el elemento depresor y gasolinero por antonomasia: la dificultad de ir todos a una… Y en ese sentido es que envidio a Telefónica & Co.: que cuando se ponen en ganar pasta, se comportan todos como un bloque organizado y sin fisuras… Y se dejan de chingaderas sobre si nos une esto, lo otro, lo de más allá, el tamaño, etc. Si todos los que en principio nos sentimos al margen de esa megamovida nos ponemos a una, problema resuelto. Abrazos.

Por cierto Joaquín, di por sentado que lo de Kosmópolis era entre semana, pro acabo de ver que es mañana… y tu sabes lo apasionante que es la vida de un padre de dos varones un sábado entre la limpieza del hogar, la compra, el fútbol y todo eso: pero si te late subirte a las montañas, serás agasajado como un rey con cosas inmorales, ilegales y que además engordan. Abrazos pues: será en otra ocasión.

Lo que falta decir es que el autor suele contar con un anticipo sobre las ventas previsibles que el editor no siempre recupera, y por lo que sé no se están ofreciendo anticipos en el caso de la contratación de derechos digitales. En otras palabras, el autor no participa del riesgo que asume el editor, a quien las ganancias de determinados libros le permiten publicar otros que son deficitarios. Si se acabara con la costumbre de los anticipos, por supuesto que los porcentajes sobre PVP podrían ser mucho mayores.
Si la cuantía de los premios literarios está bajando se debe también a lo mismo, las editoriales nunca las recuperan, ni económicamente ni en especies (léase prestigio, fidelidad del autor, presencia en medios de comunicación…).

hola Joaquin! Soy Argentina, estudio Diseño Gráfico en la Universidad de Buenos Aires. Quería contarte como llegué a tu blog. Estoy cursando la materia tipografía II y en el último trabajo tuvimos que realizar una infografía de un blog. La cátedra elegía los blogs que le parecian interesantes y a mi me tocó tu blog.
Te felicito por tu trabajo, me resultó muy interesante leerte.
Me gustaría mostrarte el trabajo que realicé en base a tu blog.
Saludos

Pero esto es sólo un capítulo más de lo que lleva sucediendo desde hace al menos 20 años (ponle 15 si quieres ajustar fechas). Desde la autoedición, las revoluciones tecnológicas en el sector sólo han causado una consecuencia: como el panal produce más miel, atrae a las moscas (= nuevos agentes faltos de ética y desconocedores del frágil equilibrio que sostiene el campo de la cultura y el conocimiento). Eso ya lo sabes de sobras, Joaquín. LLevas años hablando de esos gigantes y monstruitos diversos. Como los de la cadena de producción fuimos los primeros grandes damnificados, yo ya llevo muchos años profundamente depre. Cada vez más depre viendo que todo va a peor. No le veo más remedio que este: que un grupo de editores/autores/lectores/libreros/críticos/traductores/profesionales de producción/distribuidores/divulgadores (etc.) se escinda del camino que otros marcan y empiece a contruir el suyo, mirando siempre de reojo lo que los otros hacen. Y si surgen grupos diversos de este tipo, que se federen.

En Libro de Notas te hacen un comentario que merece la pena considerar. Dice Marcos Taracido: “Dibuja Joaquín Rodríguez un futuro bastante negro para la edición profesional con la entrada de los proveedores de internet en el mundo ebook y la previsible mercantilización. No se fija el autor en los posibles efectos positivos para la edición no profesional, o para los creadores no profesionales”.
http://editorial.librodenotas.com/libros/185/la-mercantilizacion-de-la-cultura-y-la-devaluacion-de-la-propiedad-intelectual

La desprofesionalización del sector también es algo que va de la mano de la facilidad de manejo y acceso a nuevas tecnologías y a intermediarios de la edición, la publicación, la promoción, la distribución y la venta. No creo que Marcos lo vea como un peligro, pero, personalmente, hace tiempo que tengo comprobado que es fatal: equivale a borrar de un plumazo siglos de conocimiento y destrezas valiosísimos, es decir, a eliminar la identidad del editor. La reserva protegida que hay que crear ha de ser capaz de mantener lo que aún pueda preservarse de todo eso y levantar murallas de autoexigencia a su alrededor.

Silvia, Pablo, Manuel: creo que los psicoanalistas hacen rebaja si vas en grupo. ¿Os apuntáis?

Ve consultando precios de grupo y por forfait… :-)

Just imagine Someone said it twice. While I am not as proficient on this subject, I tally together with your closings because they option. Thanks and goodluck to you personally.

You must know, your post will go toward the center of the challenge. Your lucidity leaves me wanting to understand more. Just so understand, i will instantly seize your nourish to keep up as of yet along with your website. Sounding Out thank you merely my little way of claiming bravo for a wonderful resource. Accept my nicest needs for your inflowing article.

Make sure you actually get the very best rates of interest whenever you are opening up a new savings account

One can imagine I read it two times. Whilst I am not as versatile during this subject, I match together with determinations merely because they better option. Gives Thank you and goodluck to you.

I do know this isn’t precisely on topic, but i have a web page using the same program as well and i am getting troubles with my comments displaying. is there a setting i’m lacking? it’s doable you could assist me out? thanx.

Very efficiently written article. It will be supportive to anybody who employess it, including myself. Keep up the good work – for sure i will check out more posts.

(requerido)

(requerido)


*