El inevitable camino eléctrico de la edición cultural

Hoy, si no estoy mal informado, se ha celebrado la Asamblea anual de un pequeño grupo de editores culturales, los que están asociados en ARCE, los que todavía siguen apostando -en general- por un tipo de edición que propicia la media distancia, aquella que se sitúa entre la inmediatez de la noticia periodística, a menudo desinformada y presa del mito del valor de la inmediatez, y el largo recorrido que los libros favorecen, ese que genera a su alrededor un espacio de reflexión y silencio que otros artefactos no son capaces de crear. Ese valor de la reflexión cualificada y del disfrute literario en la media distancia es, seguramente, una de sus características principales. También lo es que atesoran entre sus páginas -si uno tiene la paciencia de leer la relación de cabeceras que la componen y que, históricamente, la constituyeron- un patrimonio cultural, artístico e intelectual incomparable, una nómina de autores que representan la vanguardia del pensamiento y la creación nacional e internacional.

De esos rescoldos, viven, sin embargo, muchas de ellas, pero las mutaciones actuales del ecosistema informativo han arrumbado a muchas de esas célebres cabeceras a un exilio interno del que seguramente no salgan bien paradas -y lo digo con cierto conocimiento de lo que aseguro-. La asignatura largamente pendiente -no exclusivamente de los editores culturales, pero hoy me centraré en ellos-, es la de la digitalización, no la de la mera conversión facsimilar de sus originales en papel en documentos digitalizados, sino la de comprenderse como generadores y comunicadores de contenidos que deben gestionar digitalmente una nueva cadena de valor. Su supervivencia pasa, en buena medida, por generar comunidades de interés afines que se sientan verdaderamente ligadas a un proyecto, una idea, una afición, y la capacidad de adhesión que la red pueda tener para eso, no es desdeñable, por mucho que los lazos que muchas veces se tiendan sean flácidos y laxos. La National Book Foundation de los Estados Unidos ha concedido hoy -casi al mismo tiempo que se celebraba la asamblea de nuestros editores- su premio anual “Innovations in Reading“, entre otros, a una revista literaria electrónica, Electric Literature, que mantiene como convicción principal “to use new media and innovative distribution to return the short story to a place of prominence in popular culture”.

Haciendo del desparpajo en su diseño y en su publicidad un guiño irónico a sus posibles lectores, valiéndose de todos los formatos y canales asequibles a cualquier editor contemporáneo para llegar a ese lector de nouvelle o relato corto que es el de la media distancia (lo que incluye el papel, sin duda alguna, además de tabletas digitales, teléfonos o cuaquier otro soporte), construyendo Apps específicas en las que consiguen aglutinar ofertas y servicios fácilmente, a través de dispositivos digitales móviles, que congregan a una gran comunidad de posibles interesados -más de 150000 en Twitter, qué envidia-, y utilizando las competencias tradicionales del editor como selector y garante de la calidad de lo que se ofrece -según han atestiguado y rubricado los medios de comunicación norteamericanos más importantes-, han llegado donde están.

El camino de la edición cultural será inevitablemente eléctrico o no será…

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Hoy, si no estoy mal informado, se ha celebrado la Asamblea anual de un pequeño grupo de editores culturales, los que están asociados en ARCE, los que todavía siguen apostando -en general- por un tipo de edición que propicia la media distancia, aquella que se sitúa entre la inmediatez de la noticia periodística, a menudo desinformada y presa del mito del valor de la inmediatez, y el largo recorrido que los libros favorecen, ese que genera a su alrededor un espacio de reflexión y silencio que otros artefactos no son capaces de crear. Ese valor de la reflexión cualificada y del disfrute literario en la media distancia es, seguramente, una de sus características principales. También lo es que atesoran entre sus páginas -si uno tiene la paciencia de leer la relación de cabeceras que la componen y que, históricamente, la constituyeron- un patrimonio cultural, artístico e intelectual incomparable, una nómina … [Seguir leyendo...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

Totalmente de acuerdo Joaquín… pero no sé si lo ve tan claro las personas que lo tienen que ver…
Nos vemos.

(requerido)

(requerido)


*