Entropía editorial

Necesitamos una revolución de la industria editorial, una nueva revolución industrial, una revolución industrial basada en las tecnologías digitales o, por decirlo de una sola vez, una revolución digital.

Si esta afirmación tajante está justificada es porque la entropía del sistema editorial, de los medios tradicionales de producción y de sus modos de producción asociados, ha llegado a un grado de desorden, disfuncionalidad y disparate irreversibles, en todo contrarios a aquello para lo que fueron concebidos. No se trata, solamente, de buscar soluciones paraciales y temporales a problemas de índole estructural; se traba de buscar e implantar soluciones definitivas a problemas de otra manera irresolubles si no se modifica el sistema en su conjunto.

Un medio de producción inventando en el siglo XV y extendido hasta el siglo XXI, determina un modo de producción y genera una cadena de valor que ha pervivido hasta el día de hoy, pero que manifiesta a todas luces signos de evidente agonía. El modo de producción medieval que todavía utilizamos y del que somos acríticos herederos nos obliga a aceptar con naturalidad que la producción precede a la venta y que debemos realizar tiradas numerosas para amortizar el arranque de las máquinas, algo que el editor aceptaba bajo el ardid de que el precio unitario industrial decrecía; nos obligó, también, a construir una hipertrofiada red de distribución para poner en los dispersos puntos de venta las mercancías producidas, algo que ha generado, naturalmente, su propia perversión, hasta el punto que son las redes de distribución quienes gestionan los espacios de las librerías y dictan a los editores qué deben o no publicar; nos ha acostumbrado, también, a aceptar como comúnes y ordinarias las devoluciones masivas, el almacenamiento, la destrucción y la amortización contable, porque en un mundo de mercancías discretas, no cabe hacer otra cosa que moverlas de un sitio a otro.

¿De qué otra manera cabría comprender, si no, las siguientes disfuncionalidades vinculadas a la lógica industrial y maquínica precedente?:

  • Disfuncionalidades económicas: sobrecostes industriales asumidos por el editor antes de que la venta se produzca; costes de almacenamiento apenas compensados por las amortizaciones contables; márgenes de contribución depredados por los costes anteriors; ventas decrecientes en escenarios de rotación acelarada.
    • Disfuncionalidades comerciales: imposibilidad de acceder a los puntos de venta, de ocupar el espacio necesario durante el tiempo mínimo imprescindible para que el encuentro con el lector courra; dictadura de las distribuidoras.
    • Disfuncionalidades industriales: imposibilidad de amortizar las inversiones en maquinaria tradicional; parque industrial excedente calculado en torno a un 40-50% el existente; reconversión improbable por no decir imposible.
  • Disfuncionalidades ecológicas: consumo masivo de agua y papel sin certificación alguna; consumo masivo de tintas y disolventes con componentes dañinos; huella de carbono ingente e incontrolada, fruto del modo de producción y del uso indiscriminado de las redes de distribución por medio de tráfico rodado.
  • Disfuncionalidades culturales: inaccesibilidad del patrimonio cultural publicado, agotado, descatalogado, devuelto y desaparecido en los almacenes de las editoriales, dispendio intelectual intolerable.

La configuración de mayor probabilidad en estas circunstancias, es la de una entropía irreversible. El desorden del sistema ha llegado a su punto álgido. Contamos con medios y tecnologías que nos permitirían pensar y hacer las cosas de otra manera, invirtiendo el ciclo de producción, fabricando tras la venta, basándonos en maquinaria digital (para el papel)  o en ficheros descargables para los distintos dispositivos digitales, y podemos hacerlo siendo estrictamente respetuosos con el medio natural y haciendo permanentemente accesible e inagotable nuestro patrimonio cultural.

De esto y muchas cosas hablamos ayer en La edición en tiempos de cambio, conducida por Chavi Azpeitia, y hablaremos la semana que viene en el curso Integrando la edición y la producción, en digital. Una revolución está pendiente.

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Muito bem.

[...] Un medio de producción inventando en el siglo XV y extendido hasta el siglo XXI, determina un modo de producción y genera una cadena de valor que ha pervivido hasta el día de hoy, pero que manifiesta a … [Seguir leyendo...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts [...]

Bueno, todo tiende a la entropía, así que el sector editorial no iba a ser una excepción ;) Si queréis ganar un ipad o varios e-books en base a vuestro acervo cultural, pasaros por http://apps.facebook.com/culturapremio/

[...] señalaba hace unos días Joaquín Rodríguez en su blog en una extraordinaria entrada titulada «Entropía editorial». Se impone un cambio de chip radical para entender que venta y preventa, con la tecnología digital [...]

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..