Mapa de las competencias digitales

Hace una semana más o menos, en el Congreso sobre Bibliotecas escolares en tránsito, al final de la intervención de Daniel Cassany y de mi propia participación, una bibliotecaria intervino en el turno de preguntas con una cuestión previsible: es posible -parafraseo- que la introducción de las tecnologías en la biblioteca sea necesaria, pero para los bibliotecarios formados en las antiguas alfabetizaciones es casi imposible no sentir un repunte tecnoludita.

12_Mesa de debate_Lectura despues de internet from bet2011 on Vimeo.

Independientemente de los sentimientos que la tecnología nos provoque (tecnología porque, en todo caso, nació después de que nosotros lo hiciéramos y constituya, por eso, una mediación postiza más que una natural- , lo cierto es que los jóvenes seguirán utilizando de manera masiva los dispositivos y aplicaciones digitales como medio natural con el que comunicarse y construir relaciones y conocimiento. Apenas resulta defendible ni justificable la idea de que puedan existir dos mundos apartados, incomunicados. Es más: resulta una irresponsabilidad ética y profesional conformarse con proporcionar un sólo tipo de alfabetización. La sociedad del conocimiento exige ciudadanos capaces de participar con criterios, de cogestionar procesos complejos, de formarse una opinión crítica constrastando fuentes diversas y utilizarla en consecuencia, de cooperar y convergir con otras personas y colectivos en defensa de ideas, creencias o valores, de defender que el saber es una cosa de todos y no de unos pocos, en definitiva.

Henry Jenkins, que lleva algún tiempo pensando sobre las nuevas competencias digitales, las tres “Xs” (eXploration, eXpression, eXchange) que deben complementar a las tres “Rs” tradicionales (wRiting, Reading, aRithmetics), escribió para la Fundación McArthur un texto imprescindible: Confronting the challenges of participatory culture: media education for the 21st century, un documento de trabajo en el que Jenkins y otros discurren sobre el aspecto de la alfabetización del siglo XXI. En el fondo, cabría hablar de cuatro grandes grupos de competencias interrelacionadas:

  1. La adquisición y apropiación de contenidos digitales mediante la navegación transmedia y mediante su manipulación, reconstrucción y reutilización consciente y responsable;
  2. La evaluación de las fuentes de las que se extraen esos mismos contenidos. El desarrollo y maduración de un juicio crítico fundamentado que sepa valorar la calidad y tendenciosidad de las fuentes consultadas;
  3. La adquisición de competencias de carácter cooperativo, de participación responsable en las redes colaborativas, de construcción conjunta de saber y conocimiento, de cognición e inteligencia distribuidas;
  4. La reintroducción de los valores del juego en el aprendizaje: el planteamiento de objetivos y metas, la concepción de estrategias, la prueba y el error, la recompensa y su contrario, la cooperación y la concurrencia.

No es excesivamente complicado convertir estos cuatro grandes imperativos en formas específicas de trabajo, en dinámicas de grupo, en componentes de un nuevo currículum. De hecho, ya hay quien se ha tomado el trabajo de proponer unos estándares de educación digital que pueden adoptarse con cierta facilidad: la International Society for Technology Education propone un conjunto de NETS for students, NETS for teachers y NETS for administrators, que podrían convertirse sencillamente en el mapa o la cartografía de las competencias digitales -tal como el de la miniatura que he pintado más abajo- para el inicio del siglo XXI.

Eso exigirá, claro, que los profesores abandonen las pulsiones tecnoluditas, que se conviertan en agentes más competentes que sus propios alumnos con el fin de guiarles en ese aprendizaje como un intermediario versado en la materia, que los currícula atiendan a las nuevas alfabetizaciones en cooperación con las preliminares y que los espacios donde todo esto sucedan se rediseñen para acoger esa nueva modalidad de trabajo digital y cooperativo.

El juicio es, sin embargo, inapelable, tal como advierte la UNESCO en un reciente estudio internacional realizado entre 6000 estudiantes y 100 profesores,  “la evaluación indica que los resultados de los estudiantes mejoran mediante la adopción de las tecnologías en el aula, lo que incluye contenidos digitales combinados con actividades de aprendizaje profesional para los profesores y la comunidad implicada”.

El próximo día 15 de diciembre, en el Instituto Cervantes, en el ciclo “Bibliotecas para el lector digital: relación, espacio y tecnología“, discutiremos de estos y otros temas.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Mapa de las competencias digitales – Hace una semana más o menos, en el Congreso sobre Bibliotecas escolares en tránsito, al final de la intervención de Daniel Cassany y de mi propia participación, una bibliotecaria intervino en el turno de preguntas con una cuestión previsible: es posible -parafraseo- que la introducción de las tecnologías en la biblioteca sea necesaria, pero para los bibliotecarios formados en las antiguas alfabetizaciones es casi imposible no sentir un repunte tecnoludita. [...]

Contamos con muchas herramientas hoy día para implementar e investigar como lo es la geografía, el mapeo en 3D y GPS para el uso de las tecnologías correctamente y que sean herramientas útiles para facilitar e innovar ideas

[...] Mapa de las competencias digitales [...]

(requerido)

(requerido)


*