El derecho a saber

Un poco de combustible para la autoestima, que anda en horas bajas: en la entrega de los Premios de Comunicación Científica Madri+d, las personas que fueron galardonadas, Antonio Figueras. Vicepresidente de Investigación Científica y Técnica del CSIC, José Antonio López. Profesor de Microbiología de la UAM y director de Cultura Científica del CBMSO, UAM-CSIC, y yo mismo, encontramos un claro punto en común, una convicción compartida que impulsa nuestro trabajo y la orientación de nuestras intervenciones:  el derecho a saber.

Si la ciencia tiene algún valor, si el conocimiento tiene algún sentido, es el de propiciar una mejor convivencia y una mayor calidad de vida, y si los científicos tienen alguna obligación, es la de ofrecer a la ciudadanía la posibilidad de saber, conocer y cogestionar el conocimiento que de una u otra manera le implicará y le afectará. Cuando Ulrich Beck, en su famoso La sociedad del riesgo, puso en evidencia hasta qué punto los ciudadanos en el siglo XX forman parte de un inmenso laboratorio cuyos experimentos afectan nintegralmente a sus vidas y cómo ese riesgo inherente a la gestión del conocimiento requiere de la intervención de los afectados, abrió una puerta por la que la ciencia debe avanzar en el siglo XXI.

Antonio Figueras dice, en la entrevista que el Boletín especial de Madri+d ha preparado con ocasión de la entrega de los premios, que “Crear cultura científica en nuestra sociedad es imprescindible”. José Antonio López agoba por que “La comunicación de la ciencia es un derecho de los ciudadanos y parte de la actividad científica de cada investigador”. Y yo me atrevo a pedir, en la última de las preguntas que me plantean,”¿tiene alguna sugerencia o recomendación para mejorar la comunicacion y cercanía de la ciencia a los ciudadanos?”, lo siguiente:

Promover si cabe, aún en mayor medida, los instrumentos, aplicaciones y herramientas que permitan una verdadera implicación de los ciudadanos en la cogestión de los objetivos de la ciencia. madri+d debería apostar por la promoción de una verdadera ciencia ciudadana, una ciencia 2.0., aquella que procura dotarse de una verdadera fundamentación social implicando activamente en todas las fases del proceso científico (desde la definición del objeto hasta la discusión sobre las aplicaciones de sus resultados) a la sociedad civil. Hoy estamos ya legitimados para ensayar nuevas fórmulas y modalidades de colaboración y de agregación de inteligencia. Entornos web como el de SciStarter [1] (inicialmente denominado Science for Citizens) hacen realidad, seguramente, lo que Sheila Jasanoff denomina tecnologías de la humildad (Jasanoff, 2007), que no tiene que ver con sumisión u obediencia sino, más bien, con anulación de la soberbia y la arrogancia: el hecho de que mediante el uso de las tecnologías digitales comunidades antes excluidas puedan jugar un papel determinante en la compilación y producción de la información, en su interpretación y en la posterior deliberación sobre la pertinencia de su aplicación y su uso. Eso, claro, obliga a los científicos a adoptar disposiciones y actitudes más dúctiles, más flexibles e integradoras. Cualquiera puede proponer un proyecto de ciencia colaborativa; cualquiera puede sumarse a un proyecto que requiere colaboración. Ese debería ser, a mi juicio, el horizonte del desarrollo futuro de nuestro entorno web.

Promover, en fin, el derecho a saber.

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

“Si la ciencia tiene algún valor, si el conocimiento tiene algún sentido, es el de propiciar una mejor convivencia y una mayor calidad de vida, y si los científicos tienen alguna obligación, es la de ofrecer a la ciudadanía la posibilidad de saber, conocer y cogestionar el conocimiento que de una u otra manera le implicará y le afectará.”…

en mi ignorancia, una frase como esa se me hace tan pero tan ingenua, tan inocente… me sorprendió leerla ¿como pretenden cambiar un sitema global que solo permite el progreso de la ciencia y el conocimiento en la medida que le sirve/alimenta a sistemas/organizaciones como las empresas o los estados (y solo asi a los seres humanos)?. perdonen mi ingenuidad y mi inocencia frente a estos temas. supongo que la frase la dirán por que saben que representa algo viable mas alla de blogs y discusiones desde comodos sillones o pantallas..

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*