El libro, un pasado magnífico, un oscuro futuro

En la cadena de valor tradicional del libro, todo estaba más o menos claro, cada agente ocupaga su lugar, los márgenes se repartían según un acuerdo no escrito y el dinero necesario para financiar las nuevas tiradas que abastecían las librerías que vendían los libros, fluía con relativa abundancia y naturalidad. España nunca fue un país donde se leyera o comprara mucho, pero esa escases estructural de lectores se combatía con la compra de bibliotecas públicas, la venta en América y alguna acción editorial complementaria cuando el grupo poseía sellos de distinta naturaleza. Ese fue, quizás, el pasado magnífico que nunca volverá.

A día de hoy, las cosas han cambiado, profundamente: la cadena de valor tradicional carece por completo de sentido en el ecosistema digital. No todos los agentes aportan el supuesto valor que agregaban antes al producto que elaborábamos y vendíamos. Distribuidores y libreros son, sin duda, los más afectados, aunque no lo estén menos los editores, que han perdido el añorado monopolio de la intermediación hacia el conocimiento y buscan cuáles son las causas de su supuesta crisis cuando, en realidad, deberían mirar mejor en casa. Los pocos e improbables lectores de antaño leen todavía menos, compran la mitad de lo que compraban; las bibliotecas carecen de presupuestos y recortan el dinero destinado a la adquisición de novedades; los libreros solamente admiten depósitos y cortan con ello el flujo de financiación que antes servía para sostener el sistema, cavando, de paso, su propia tumba; los editores se echan en brazos de las grandes plataformas de comercialización digital, aunque sea a cambio de perder márgenes, aunque sea al precio de perder el control sobre lo que editan y aunque sea a costa de perder la alianza tradicional con quienes siguen siendo su canal de comercialización principal, las librerías.

Poco más arriba, poco más abajo, los datos que se barajan sobre la venta de libros electrónicos a través de los canales establecidos, dejan poco lugar a dudas sobre quién imperará en ese mercado: Amazon, la empresa dominante,  38%; Apple, 20%; FNAC, 11%; Casa del Libro, 10%;  El Corte Inglés, 6%. Es decir: el 85% del mercado digital está en manos de grandes operadores cuyo objetivo, obviamente, no será compartir esa cuota. Google, a todo esto, no ha hecho todavía acto de presencia, o si lo ha hecho, no ha arañado ni un punto del mercado.

En este desolador y oscuro panorama, tan alejado de esplendores y magnificiencias, los gremios profesionales se encierran en burbujas herméticas, creyendo que allá estarán protegidos, u ocultan los temas de discusión principales bajo el manto de la trilogía del miedo: piratería, regulación normativa y propiedad intelectual. La arquitectura del gobierno de esas empresas de la nueva cadena de valor, siguie siendo románica, cuando la realidad exige formas de cooperación transversales basadas en la lógica del beneficio mutuo.

Daniel Innerarity lo decía hace pocos días en un artículo titulado “La exposición universal“: ” hay que aprender toda una nueva gramática del poder para la que sirve de poco la obstinada defensa de lo propio o la despreocupación por lo ajeno. Todo lo que podía valer para el antiguo juego del poder, ahora ya no es más que pura gesticulación. El instrumento fundamental para sobrevivir en la superexposición es la cooperación, la atención a lo común. La intemperie, en el mundo actual, es la soledad, por muy soberana que se imagine”.

Esta afirmación es hoy perfectamente trasladable a nuestro ámbito profesional. Como augura Manuel Gil, en la estela de Inneratity, “el libro esta inmerso en una crisis estructural de grandes proporciones y con sus imperativos sistémicos haciendo agua. Quizá debamos avanzar hacia un decrecimiento controlado y una puesta en valor de un procomún del sector. No valen soluciones individuales, de esta salimos juntos o no salimos. Lo fundamental ahora mismo es diseñar escenarios, buscar consensos, abrirse a ideas nuevas y buscar liderazgos”.

El cambio en ese sentido es inevitable. Habrá, como en todo momento de cambio, quien se ría de ello; habrá quien, tras reírse, intente combatirlo; habrá quien, cuando resulte obvio que no cabe refutarlo, lo acepte como indiscutible.

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Saludos a todos,

Celebro que se retome la actividad en este blog…la vuelta a Septiembre se hace interesante. Sobre el contenido: es cierto que el pasado equilibrio entre los agentes se romperá con la consolidación de paradigma digital pero no olvidemos que todo equilibrio es dinámico. A este estado de cosas seguro que se llego tras mucha negociación y cambio. Lo que si es evidente es que las mutaciones traerán una situación nueva que puede romper muchos consensos y dejar muchos damnificados.

A mi modo de ver, lo mas preocupante es la relación desigual de los editores con las plataformas de comercialización. Por muy malvados que hayan sido los editores aprovechándose del pobrecito autor(aunque eso cambio para algunos cuando irrumpió Carmen Balcells)prefiero que los contenidos sean seleccionados por Anagrama que por Amazon o Google.

El mercado americano se encuentra en peligro, el español es un idioma demasiado importante para que evitemos las ambiciones de las grandes corporaciones. Para mi estas no son malas en si mismas pero veo que acumulan demasiado poder y ansían el monopolio del acceso.

Como dice al articulo al recoger las opiniones de Innerarity y M. Gil, la solución pasa por asumir que se necesita crear una red que nos permitan cambiar de paradigma sin destruir todo nuestro acervo editorial y cultural. Algo similar apunta Martín Gomez hoy mismo en su blog. Pero claro, hemos de poner en marcha complejos procesos de concertacion y creación de voluntad general en el sector para impulsar los acuerdos necesarios. He aquí el reto, ¿estamos preparados?

PD: sobre la desorientación de Google he recogido muy recientemente en mi blog las ideas de Luis Collado(director de Google books España): http://ecosdesumer.wordpress.com/2012/08/30/google-libros-dudas-luis-collado/

Comparto la idea expuesta en el post: en Google hay dudas…

*escasez

[...] La digitalización de las librerías | Gestión Cultural Formación y Comunicación Dosdoce »    El libro, un pasado magnífico, un oscuro futuro / futuros del libro by Vázquez, 09.05.12, tweetmeme_style = 'compact';tweetmeme_url='http://valordecambio.com/2012/09/05/el-libro-un-pasado-magnifico-un-oscuro-futuro-futuros-del-libro/';El libro, un pasado magnífico, un oscuro futuro. [...]

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*