El principio de Arquímedes del sector editorial

Dicen Manuel Gil y Jorge Portland en “Antinomias y disquisiciones sobre el mercado digital”, un artículo publicado en el último número de Texturas que debería ser de obligada lectura para cualquiera que quisiera comprender lo que está sucediendo en el sector editorial y para cualquiera que quisiera plantear una estrategia de supervivencia coherente:

El mercado parece avanzar hacia un estrechamiento descomunal: en la medida en que se cumpla lo que denominamos “principio de Arquímides del sector editorial”, es decir, en la medida en que el conteido digital sustituya al papel, el etrechamiento del volumen del mercado será un hecho que cuestinoará la viabilidad del conjunto de la edición. En 20 años la sustitución del soporte será casi completa. Esta decisión la tomarán los lectores, no la industria: el libro en papel será un artículo de lujo, y las tres cuartas partes de las editoriales que hoy conocemos desaparecerán, probablemente sustituidas por nanoindustrias culturales de tipo low cost. El libro”, continuan, “avanzará hacia una sustitución paulatina en sus formatos, y esto parece hoy inevitable. Se vislumbra ya un mercado oligopólico muy peligroso; la lucha por la cuota de mercado es feroz y la tendencia que se vislumbra es la de una brutal concentración, peligrosa se mire como se mire

No desvelaré toda la trama del argumento ni quién o quiénes son los asesinos, pero dejénme darles algunas pistas: una tendencia cada vez más acusada a la concentración de la venta en unas pocas plataformas digitales, grandes operadores multinacionales que acabarán potencialmente con otros canales alternativos de ventas; editores que prefieren utilizar esos canales ofreciendo descuentos ventajosos antes que plantear alianzas intersectoriales; plataformas de distribución digital, formadas inicialmente por grandes grupos editoriales nacionales, cuya gestión parece ahuyentar más que atraer a los pequeños y medianos editores, a aquellos que deberían aportar suficiente masa crítica a una plataforma única, capaz de convertirse en alternativa real; desunión de los gremios, desafección de las profesiones que antes conformaban una cadena de valor integrada, desbandada generalizada para recluirse en las pocas certezas que van quedando; falta y falseamiento de datos esenciales, que solamente se proporcionan a posteriori, cuando el análisis ya no tiene casi valor, o que se proporcionan en tiempo, pero sin desagregación alguna, sin análisis ni matizaciones; ocultamiento de la información más esencial para los editores en la era digital por parte de las plataformas en las que comercializan sus contenidos (datos del tráfico, de las compras y los perfiles, de las preferencias y los gustos, de las afinidades y las correspondencias); ausencia completa, en fin, de una cultura colaborativa y abierta capaz de comprender que este cambio no se vive ni se resuelve a solas.

Hoy que ha terminado el Liber, nuestra Feria profesional, no imagino mejor ejercicio para la vuelta que leer este texto, discutirlo, para intentar asumir y desarrollar alguna de las soluciones que apunta. De otra forma, el principio de Arquímides funcionará, como en la física, inexorablemente.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Un tanto apocalíptico todo, ¿no?
Por supuesto, los cambios que vienen en el mundo editorial son radicales: cambia por completo el paradigma y se redefinirá de arriba el sector. Imprescindibles solo son el lector y el autor. Todo lo demás, habrá que ver qué puede aportar. Yo soy autor y veo con optimismo el futuro: es improbable que al escritor le vaya peor que con el sistema a punto de morir, donde era el último mono (salvo los cuatro nombres propios que podían imponer sus condiciones). Por tanto, comprendo que lloren editores, empleados de editores, distribuidores y libreros. Qué se le va a hacer. Mi padrino era herrero y lo suyo, mecachis, también se extinguió.

[...] post al que respondo, podéis leerlo aquí: http://www.madrimasd.org/blogs/futurosdellibro/2012/10/05/135066#comment-6039 Share this:TwitterMe gusta:Me gustaSe el primero en decir que te [...]

[...] El grupo editor de ‘Financial Times’ cambia de dirección | Sociedad | EL PAÍS »    El principio de Arquímedes del sector editorial by Vázquez, 10.07.12, tweetmeme_style = 'compact';tweetmeme_url='http://valordecambio.com/2012/10/07/el-principio-de-arquimedes-del-sector-editorial/';El principio de Arquímedes del sector editorial. Publicado por Joaquín Rodríguez el 5 octubre, 2012 Dicen Manuel Gil y Jorge Portland en “Antinomias y disquisiciones sobre el mercado digital”, un artículo publicado en el último número de Texturas que debería ser de obligada lectura para cualquiera que quisiera comprender lo que está sucediendo en el sector editorial y para cualquiera que quisiera plantear una estrategia de supervivencia coherente [...]

Qué va… La realidad es mucho peor, créeme

Pido disculpas a quien pueda sorprender calificar de ‘colisiones’ lo que suele llamarse ‘coincidencias’. Sea como fuere, éstas se han producido en ‘El futuro de la lectura’ de mi sitio web con su ‘Principio de Arquímedes’, espléndida reflexión…

Como saben todos ustedes, en el sector editorial y de publicaciones las tecnologías digitales llevan influyendo directamente en casi todas las operaciones del negocio.
Me sorprende el tono de descubrimiento, denuncia, alarma, o ejercicio para debate.
Si no están en este debate desde hace al menos 8-10 años, es que se han perdido los últimos 25, creyendo que su producto era imbatible, o desoyendo y desestimando la ingente cantidad de avances que han surgido al respecto, y cómo parte de la competencia ya estaba en marcha.
Creo que todos estamos de acuerdo en que el VALOR es el CONTENIDO, no el contenedor ni el medio.
Pero los nuevos contenedores y medios nos permiten crear soluciones nuevas donde el usuario, lector, jugador, comprador, receptor en definitiva, obtenga dicho contenido de forma mucho mas atractiva, experimentando una relación con el contenido mas enriquecedora y multidireccional que con medios y soportes menos versátiles.
Mi opinión es que nuestro objetivo como editores, autores, comunicadores, debe ser asimilar estas tecnologías para que nuestro cliente reciba lo que espera.

Dos cosas me han llamado la atención del artículo:

1.Parece que la advertencia de que las ventas de e-book se van a concentrar totalmente en muy pocas plataformas es entendida por todos pero se hace poco por evitar esto. Como se dice en el texto si no se hace nada por puro desarrollo lógico del mercado esto sucedera y las editoriales tendrán las de perder. En mi blog he analizado el caso paradigmático en un artículo llamado “El efecto Amazon”(http://wp.me/p2AQzT-NR). lo más preocupante es que al final el retailer determinará incluso el contenido de lo que publico
2.Como también señala Joaquín en el post las plataformas se nutren de la producción de autores y editores pero comparten los datos clave del conocimiento del cliente. Esto no es admisible, almenos debería saber que pasa con mi producto. Por eso Javier Celaya invitó a los editores en LIBER a plantarse, a exigir que que comparta esta información vital

Saludos a todo
Antonio Adsuar
@EcosdeSumer

(requerido)

(requerido)


*