Manifiesto para el fin de un mundo

Parece evidente que el fin del mundo no ha llegado hoy. De hecho, yo he estado esta misma mañana en Hacienda, y todo seguía igual. Lo cierto, sin embargo, es que aprovechando el esoterismo pueril de los que pretendían extraerle jugo al calendario maya, sí que es verdad que se vislumbran en el horizonte transformaciones, cambios y mutaciones en el mundo del libro irreversibles, equiparables al fin de una era, al fin de un mundo.

Habiendo consultado multitud de fuentes, habiendo conversado y departido con casi todos los sabios, habiendo auscultado la salud del sector y sus diferentes miembros, y hechas las preceptivas consultas a los hados del destino editorial, me permito enumerar los diez puntos del tránsito hacia un nuevo mundo, el manifiesto del fin de un mundo (que sí llegará, antes o después):

  1. la cadena de valor tradicional, nacida en el medievo y consolidada en el XVIII, desaparecerá: ninguno de los agentes que definieron su identidad por la posición que ocupaban (autores, editores, productores, distribuidores, críticos y libreros) permanecerán en la misma posición; de hecho, alguno de ellos perderá tanto sentido y relevancia, que desaparecerá u ocupará un lugar marginal. Solamente aquel que reflexione sobre la naturaleza del valor que pudiera aportar a la nueva cadena de valor, tendrá alguna oportunidad de pervivir;
  2. los editores serán desplazados, progresivamente, por la posibilidades que la autoedición y la microedición ofrecen y por actores que provienen de ámbitos profesionales aparentemente ajenos, relacionados con la tecnología: nuevas herramientas y aplicaciones surgirán para fomentar el contacto directo entre los autores y los lectores. De hecho, es posible que surjan nuevos negocios que tengan que ver con la explotación de esta relación;
  3. los libreros generalistas a penas encontrarán un lugar que ocupar; solamente aquellos que se especialicen y reinventen, que sepan ofrecer una experiencia que rode a la adquisición de ese objeto solemne que es el libro, pervivirán;
  4. los distribuidores, desagrupados y divididos, extraordinariamente fragmentados, a penas tendrán nada que decir en el nuevo ecosistema digital;
  5. solamente la suma de todas esas fuerzas disgregadas en proyectos de naturaleza común, con ambición global, podrán hacer frente a las inciativas heterónomas promovidas por los grandes buscadores, los grandes fabricantes de hardware o los grandes bazares multiproducto; en Internet la colaboración, la agregación y la transparencia son de suma importancia;
  6. si bien la posibilidad de que los pequeños sellos editoriales encuentren acomodo en la larga cola pueda ser una realidad, lo cierto es que, cada vez más, se demuestra que es necesario poseer una masa crítica suficiente de contenidos para que los usuarios reparen en la relevancia de lo que se ofrece;
  7. produciremos solamente contenidos inmateriales, digitales, que se encarnarán a voluntad del usuario en diferentes soportes y formatos; los editores deberán aprender a desmaterializar su proceso de producción, su flujo de trabajo, incorporando herramientas de gestión digital de contenidos que produzcan XML.  Será sumamente importante que los editores se preocupen por generar, administrar, gestionar y distribuir metadatos sólidos y relevantes de sus propios libros. En la red no existen libros físicos: existen representaciones o instancias digitales de nuestros productos generadas a partir de los metadatos aportados;
  8. los libros en papel, claro, seguirán existiendo, pero serán un soporte entre otros, y su relevancia para las generaciones sucesivas perderá progresivamente interés y valor. En el nuevo ecosistema de la información ocuparán un lugar, aunque no necesariamente sea el más vistoso ni relevante;
  9. la promoción, comunicación y eventual venta de nuestros libros dependerá del proceso de descubrimiento, recomendación, comparación y decisión de los usuarios, fundamentado todo en el uso de las redes sociales y/o de las herramientas que facilitan la conversación y el intercambio de opiniones. Ya lo dijo antes alguien más listo que yo: los mercados son conversaciones. El precio de las cosas, a todo esto, no podrá ser el mismo.
  10. a medida que los autores cobren conciencia de los derechos que la ley de propiedad intelectual les otorga, utilizarán con más conocimiento y munificencia licencias abiertas que les aseguren mayor circulación, impacto y visibilidad, sin renunciar por eso a inventar modelos que les permitan ganarse la vida con su actividad.

Más que de una cadena de valor quizás quepa hablar de una red de valor, en la que cada punto, cada nodo, aporte un valor específico al nuevo tipo de relaciones que se urden.

Y si me equivoco, podré siempre achacarlo a los Mayas.

Feliz 2013, próspero y fructífero para todos.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Roca Editorial llança Rocautores, una plataforma digital d’autoedició – Observatori Beat »    Manifiesto para el fin de un mundo by Vázquez, 12.23.12, Manifiesto para el fin de un mundo. [...]

Definitivamente la cadena de valor no funciona. He intentado comprar “Los Futuros del Libro” en: La Casa del Libro, FNAC y el Corte Inglés….. en ninguno lo tenían, me ofrecían pedirlo y quizás en una semana o asi tenerlo. Que pena que no se ofrezca en digital.

José Luis: cuando se firma un contrato con un editor, se cede su explotación por un determinado número de años en los formatos pactados. Así pasó con “Los futuros del libro”, y así sigue pasando con la mayoría. Melusina no consideró en su momento que el mercado digital tuviera relevancia alguna, y hoy no está, seguramente, para plantearse reediciones digitales de títulos con escasa circulación. Eso sí: cuando pase el tiempo pactado por contrato, lo liberaré. Gracias por tu interés.

http://nelygarcia.wordpress.com . 1 Creo que nada permanece estático y los valores, aunque lentamente también se mueven.
2 Todo cambio conlleva pros y contras; la autoedición es una oportunidad, pero por el momento, de difícil difusión.
3 Los libreros necesitan otra mentalidad, siempre dan prioridad a los consagrados.
4 En el sistema digital es posible, pero mientras se consolida, los distribuidores, son el cauce principal.
5 La suma de fuerzas siempre es positiva, pero mientras los valores no alcancen un cambio radical, dando prioridad a otros factores y no, a recoger beneficios, las grandes empresas seguirán desarrollando mecanismos, para estar en la élite. Y los autores continuarán siendo los más perjudicados.
http://www.facebook.com/nely.garcia.3557

No entiendo por qué los ocho primeros párrafos terminan con punto y coma pero el noveno y el décimo no. Las mayúsculas, ya se sabe, son algo serio y por tanto están de capa caída en estos tiempos pero no tanto como para que no sigan estando autorizadas a encabezar los párrafos o los puntos de una argumentación. Estos son solo dos ejemplos de las libertades ortográficas que usted se toma al escribir en su blog. No creo que las aceptase si las viese en papel. En tanto en cuanto la seriedad de los libros no penetre también en el mundo electrónico, todo seguirá girando a su alrededor y esto permitirá a los chamanes que anuncian su final superar en años a cualquier marca de Karl Kraus.

Completamente de acuerdo, Joaquín.
Estamos ante un cambio fenomenal en el sector. No va a ser la distribución, sino la fase de descubrimiento la que realmente va a aportar valor añadido al lector y al autor. Quien sepa agregar contenidos y repartir juego en Internet y las redes sociales controlará el mundo del libro. Las grandes editoriales ni sospechan lo que les viene encima.
Si queréis leer más sobre esto: La sorprendente razón de por qué se venden menos libros cada día (http://noergia.com/blog/2012/10/razon-venden-menos-libros/)

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*