El fin de la era de la imprenta

Titulo superlativamente esta entrada para llamar la atención, sí. Pero no lo hago sin fundamento: en los últimos seis años el sector de las artes gráficas ha reducido en España su tamaño en un 45%, y el declive estructural de ese modo de producción no ha concluido todavía. De acuerdo con el informe publicado estos días por la consultora DBK, “los datos provisionales apuntan a que el valor de la producción de artes gráficas retrocedió hasta 3.050 millones de euros en 2013, un 7,5% menos que en el año anterior, en un contexto que siguió marcado por la caída de la inversión publicitaria y la actividad editorial. De este modo, la producción ha disminuido un 45% desde el máximo alcanzado en 2007, acumulando seis años seguidos de caídas, lo que ha motivado que se inicie un profundo proceso de reestructuración de la oferta”. Ese brutal descenso, anticipado ya hace años por unos pocos, no tiene solamente que ver con un sobredimensionamiento del sector, atomizado en centenares de pequeñas empresas que se las ven y se las desean para amortizar la millonaria inversión en máquinas. Se trata, sobre todo, de una crisis estructural irreversible, desde un modo de producción analógico, basado en la producción de bienes tangibles que se acarreaban físicamente de un lugar a otro, a un modo de producción digital, que además de hacer superflua e ineficaz la producción material, desbarata la cadena de valor tradicional y los oficios asociados a ella.

En La imprenta como agente de cambio, el archifamoso libro de Elizabeth Eisenstein, pudimos comprender la amplitud y profundidad de los cambios asociados al surgimiento de una tecnología de reproducción y difusión que sustituía a otra. Es bien sabido que la imprenta fue una palanca sobre la que se impulsaron los logros científicos y humanísticos del Renacimiento, sobre la que se basó la Reforma protestante y sobre la que se fraguó un acceso más universal a los contenidos de la cultura escrita. El surgimiento de una industria asociada a ese inventó no tardó en desplegarse por Europa más de 50 años y llega hasta nuestros días. 650 años de perfeccionamiento de una industria que se encuentra en trance de desaparición, algo que no puede resultar sencillo de asumir y, mucho menos, de cambiar.

En el año 2010 tuve la oportunidad de intervenir en el Congreso Nacional de Artes Gráficas, en la conferencia inaugural,  y no estoy muy seguro de que mis afirmaciones gustaran demasiado a un conjunto de profesionales ansiosos por encontrar soluciones a los problemas que presentían. En una de las diapositivas yo imaginaba un ecosistema de impresión digital o bajo demanda en el que cualquier lector apegado al papel pudiera obtener una copia de cualquier libro que, previamente, formara parte de un repositorio digital centralizado. Para la industria gráfica vinculada al sector editorial (excluyo otra clase de encargos y trabajos), yo sólo entreveía un futuro en el que las máquinas digitales pretaran un servicio de cercanía a lectores que quisieran consumir contenidos en papel. Según la nota de prensa de aquel congreso, “FEIGRAF y AEAGG buscaban “una remodelación del modelo de negocio” del sector de las artes gráficas en un congreso para la reflexión”. Y en esa búsqueda hemos llegado a donde nos encontramos, a una reducción drástica e irreversible de un modo de producción y un modelo de negocio que no ha encontrado sustituto.

Mientras tanto, sin embargo, como ha podido leerse estos días en la prensa, filiales de Random House, como ARVATO, planean un modelo de negocio en torno, precisamente, a la tecnología de impresión bajo demanda; Canon, por su parte, que adquirió el negocio de impresión de OCÉ, basa gran parte de su estrategia futura de negocio en la creación de un parque de máquinas de impresión digital que proporcionen esa clase de servicio. Plataformas como Bubok declaran, de manera harto sintomática, que en sus cifras de facturación del año 2013 los libros impresos digitalmente superan en cinco veces a las descargas de archivos electrónicos. Las empresas de impresión tradicional tratan de tomar posiciones en ese estrecho margen que la desaparición del negocio tradicional de la producción deja vacante.

Para que ese nuevo ecosisteme funcione, sin embargo, faltan dos piezas fundamentales: los editores y los libreros, aquellos que deben generar los archivos digitales y aquellos otros que deben ponerlos a disposición de sus clientes, instalando máquinas en el propio punto de venta y/o llegando a acuerdos con proveedores POD de cercanía. En Estados Unidos la implantación de la muy conocida Expresso Book Machine sigue extendiéndose.

El fin de la era de la imprenta tradicional ha llegado. ¿Seremos capaces, entre todos, de sacar partido a la impresión digital?

Etiquetas: , , , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Como escritor, y puesto que hace tiempo que me asalta una especie de intuición (seguramente innecesaria), se me va la vista googlera a este tipo de artículos (gracias por él). En distintos foros y otros portales he tratado de poner sobre la mesa una reflexión que para mí sería fundamental en este debate, ya no en lo que respecta al libro impreso en sí, sino a lo que venimos llamando “libro”, un objeto de consumo que, como bien se dice aquí, puede trascender el común formato para ofrecerse de forma más bien desesperanzadora para los habituales intermediarios (editor, impresor, distribuidor y punto de venta). El caso es que no nos salimos de la definición de libro (léase “literatura” ó mera “información”) en cuanto a objeto de consumo (sea de compra material u objeto de descarga). La aportación de “la red” sin embargo, abre (en esta reflexión mía) las puertas a algo más drástico: la supresión de todo intermediario. Los escritores podemos proporcionar “literatura” o “información” directamente volcada en nuestros blogs y portales, desvaneciendo el habitual circuito de producción hacia el consumo. En la medida en que ya no aspiremos a cierto lucro (el panorama vigente así lo aconseja) retornaremos a nuestra verdadera función: gente que cuenta cosas y las cuenta bien, o que dice cosas y las dice bien, a quien quiera escucharlas. Esencialmente no estamos tan distantes a la originaria tradición oral (ahora “la red” posibilita un mecanismo apenas distinto), ni a cierta disidencia respecto al mercado.
Un saludo.

Una buena opción es visitar http://www.imprentabarata.info, te ofrece ayuda y atención telefónica personalizada, ofrece amplia gama en pequeño y gran formato, especializada en vinilo, PVC, metacrilato, cartón, aluminio dibón …

[...] Rodríguez (2014). “El fin de la era de la imprenta”. Apunt al blog Los futuros del [...]

[...] Rodríguez (2014). “El fin de la era de la imprenta”. Apunt al blog Los futuros del [...]

Sin duda estoy en parte de acuerdo, pero me da pena por unos compañeros que son dueños de la imprenta http://imprentafid.com y les va bien…están contentos desde luego

[...] impresión individual tendría un precio de 300€, de este modo, como comentábamos anteriormente, el pequeño impresor no ha podido competir y o bien acabó cerrando, reconvirtiéndose o bien acaba siendo un cliente más de la imprenta [...]

[...] impresión individual tendría un precio de 300€, de este modo, como comentábamos anteriormente, el pequeño impresor no ha podido competir y o bien acabó cerrando, reconvirtiéndose o bien acaba siendo un cliente más de la imprenta [...]

[...] individual tindria un preu de 300€, d’aquesta manera, com comentàvem anteriorment, el petit impressor no ha pogut competir  i o bé va acabar tancant, reconvertint-o bé acaba sent un client més de la impremta en línia [...]

(requerido)

(requerido)


*