Calmar la educación: 95 propuestas para el cambio educativo

En pocos momentos de la historia se tiene la oportunidad de percibir con tanta claridad que ha llegado un momento de transformación necesario, y ese momento ha llegado para la educación. Convendría, a quien no haya tenido la oportunidad de leerlo, recomendar la lectura de La sociedad desescolarizada, del gran Ivan Illich, porque aunque no se estuviera de acuerdo con la receta o el arreglo propuesto, no cabe más que estar enteramente de acuerdo con su diagnóstico. Aquello que escribiera en el año 1971 es hoy, si cabe, más vigente que entonces: “Nos enfrentamos”, escribía, “a una especie de directiva secreta que quiere que los estudiantes aprendan antes que nada que la educación sólo tiene valor una vez que se adquirió en el seno de la universidad mediante un método gra­duado de consumo, y se le promete que el éxito social dependerá de la can­ tidad de saber consumido, Están convencidos de que vale mucho más ins­ truirse a distancia de lo que es el mundo. El hecho de que la escolaridad imponga esta regla secreta en un programa educativo la distingue inmedia­ tamente de otras formas de educación planificada. Todos los sistemas es­ colares del planeta tienen características comunes en relación con su ren­ dimiento institucional y la razón de ello es ese “programa oculto” común a todas las escuelas”.

Ese programa o currículum oculto es el que convierte a la escuela en una mera dispensadora de títulos intercambiables, que trata el saber como una simple mercancía, que no prepara para enfrentarse a la realidad y que promueve un conjunto de disposiciones exclusivamente receptivas que engendran un individuo pasivo y adocenado.”Las escuelas”, decía, “están proyectadas a partir del supuesto de que cada cosa en la vida tiene un secreto; de que la calidad de la vida depende de conocer ese secreto; de que los secretos pueden conocerse en ordenadas sucesiones, y de que sólo los profesores pueden revelar adecuadamente esos secretos. Una persona de mente escolarizada concibe el mundo como una pirámide de paquetes clasificados accesible sólo a aquellos que llevan los rótulos apropiados. Las nuevas instituciones educativas destrozarían esta pirámi­ de. Su propósito debe ser facilitar el acceso al aprendiz, permitirle mirar al interior de la sala de control o del parlamento, si no puede entrar por la puerta”. Su postulado se parece a aquel que esgrimía Paulo Freire cuando hablaba de la educación bancaria, de esa concepción de la educación en que un potentado en saberes, el profesor, deposita progresivamente en una cuenta vacía, la de cada alumno, los valores -los conocimientos-, que son apreciados y valorados en su sociedad. No podrá extrañarnos saber -nota bibliográfica erudita- que su Pedagogía del oprimido fuera publicado un año antes que el de Illich, en 1970.

¿Cómo concebir una nueva educación no bancaria, no centrada en la mera transferencia de secretos a las supuestas cuentas en blanco de los alumnos? ¿Cómo pensar una educación que rehuya la condición de mero receptor pasivo del alumno, que le dé un papel verdaderamente protagonista, que se asegure de activar sus talentos y dotarle de plena autonomía? ¿Cómo idear una educación que evalúe lo que de verdad debe valorarse y no que estime solamente lo que evalúa? ¿Cómo figurarse una escuela que haga del fallo una fuente de conocimiento y productividad? ¿Cómo concebir una escuela que no sea un patio de la Bolsa en el que los alumnos sean meros acumuladores de capital? ¿Cómo imaginar a un profesor que no sea un empleado bancario encargado de realizar transferencias puntuales o un agente de un servicio secreto estatal que administra con celo la cesión de la información? ¿Y como idear un sistema escolar lo suficientemente flexible para empoderar a sus alumnos, sin las cortapisas del conocimiento enlatado, acompañándolos por personas que ejerzan de guías de lo ignoto más que de asesores de inversiones?

Todo este preámbulo pretende dar a conocer la iniciativa de la Asociación Educación Abierta, “Calmar la educación” #CalmarEdu, 95 puntos para promover el cambio educativo de una manera sosegada y dialogante, capaz de recoger y aglutinar la opinión de las muchas personas que han participado en su proceso de concepción y redacción, y abierta a la participación de todas aquellas personas que sientan que la educación es tan importante que no debe dejarse solamente en mano de profesores. Si la Asociación se llama así es porque creemos que “el aprendizaje es más que nunca algo que sucede en cualquier lugar, en cualquier momento”, algo en lo que seguramente se hubiera reconocido Ivan Illich, uno de los primeros que adujo que la educación era mucho más que una vana forma de erudición administrada en píldoras sucesivas según la posología recomendada en el prospecto curricular, que los saberes eran múltiples y que podían y debían adquirirse en entornos informales, de la mano de otras personas dispuestas a compartir sus saberes en igualdad de condiciones.

La transformación de la sociedad vendrá de la mano de una transformación de la educación y el aprendizaje y es importante que en esa probable transformación participemos todos y todas, quizás contribuyendo con vuestros comentarios al debate abierto por #CalmarEdu.

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Me gusta el comentario. Quiero saber si el texto anterior es un libro. siendo así quiero adquirirlo recibir los artículos futuros en mi lector de feeds.

Que es URL?

(requerido)

(requerido)


*