‘Bibliofilia’

Locos por los libros (XIX): Lenkiewicz, el bibliómano ocultista

Cuando murió, en el año 2002, la casa de subastas Sotheby puso a la venta toda su biblioteca, calculada en unos 25000 volúmenes. Lo más jugoso de su catálogo lo constituían las más de 3000 obras raras dedicadas a la magia y la nigromancia, al ocultismo y la brujería, además de otras materias relacionadas como la demonología y la hechicería, volúmenes originales de los siglos, sobre todo, XV-XVII. Robert Lenkiewicz no se tenía así mismo, tan sólo, por el pintor internacionalmente conocido que donaría parte de su herencia, la derivada de la venta de su biblioteca, a la fundación que hoy da cabida a jóvenes artistas. Más que como pintor Lenkiewicz se percibía así mismo como un investigador del alma humana y de sus recovecos más indecibles y ocultos, como un estudioso de las esencias más arcanas y confidenciales de la naturaleza del ser humano, lo que le llevó a atesorar una biblioteca en la que brillaba la estrella negra de las ciencias ocultas.


(más…)

Etiquetas:

Locos por los libros (XVIII): Gómez de la Cortina o distraer las horas leyendo

El blasón o el emblema del Duque de Morante, también conocido como Joaquín Gómez de la Cortina, fue el de Fallitur hora legendo, y aunque nunca conseguí cuadrar las traducciones de latín en mi época de bachillerato, debe querer decir algo así como distraer las horas leyendo, quizás engañarlas o entramparlas para que no pasaran o para que lo hicieran demoradamente. Joaquín Gómez llegó desde México a España y gastó dos tercios de su fortuna en darle solaz a su alma de bibliófilo empedernido, hasta que un escalón le jugara una mala pasada y sus huesos fueran a dar contra el mármol sobre el que se fundamentaba su biblioteca.

(más…)

Etiquetas:

Ramón y los libros

Hoy hubiera cumplido años, muchos años, más de 120, Ramón Gómez de la Serna, edad improbable e inalcanzable para la mayoría. Sin embargo, algunas de sus greguerías siguen siendo flechas que atraviesan el tiempo y llegan hasta nosotros hasta dar en el blanco, certeras e infalibles. Para definir la creación de Ramón muchos han dicho que es la suma de una metáfora y un ingeniosidad humorística, y aunque así sea yo me permitiría añadir que las más egregias de entre ellas dejan el pensamiento tiritando, vibrando en la longitud de onda que la greguería desencadena. Condensar en unas pocas palabras ideas que se expanden durante un siglo, es privilegio tan sólo de unos pocos genios.


(más…)

Etiquetas:

De la erótica de los libros antiguos

Francisco Peña, uno de los impulsores de las celebraciones del Sinodal de Aquilafuente, de ese primer libro impreso que disputa su precedencia a Les Trobes en Lahors de la Verge Maria, me manda el texto de la representación con que los vecinos del pueblo segoviano iniciaron las jornadas Del Sinodal al digital en la última Feria del Libro de Madrid. El texto resulta extraordinarimante verosímil -y puede asistirse a su representación, todos los años, en los primeros días de agosto- porque reproduce de manera plausible lo que pudo haber acontecido en aquel remoto momento del siglo XV, cuando una nueva tecnología estaba a punto de dar un vuelco extraordinario a las maneras en que se creaban, circulaban y utilizaban los textos manuscritos. La iglesia, de hecho, nunca rechazó el invento -y eso se comprueba claramente en la implantación de las primeras imprentas y editoriales en las Universidades dominadas por la jerarquía eclesiástica-, porque como el Obispo Don Juan dice cuando tiene entre sus manos el artefacto creado por Maese Juan: “Fray Antón, este es un momento histórico. No podéis imaginar lo que supondrá para nuestra sociedad el que una máquina pueda sacar copias y copias de un manuscrito. La cultura, la palabra sagrada, los escritos de los grandes maestros de la Antigüedad, al alcance de todos. Es milagroso, increíble. Había oído hablar de ello pero no había tenido ocasión de ver ninguno”.


(más…)

Etiquetas:

Locos por los libros (XVII): la biblioteca de Robert Darnton

El pasado 10 de mayo Robert Darnton cumplió 70 prolíficos años. De su trabajo resalta Edición y subversión. Literatura clandestina en el Antiguo Régimen, un libro en el que puso de manifiesto como las modalidades de la circulación de los contenidos en determinadas épocas puede contribuir a su configuración política. De hecho, el trabajo de los impresores y editores clandestinos sería determinante para el advenimiento de la Revolución francesa.


(más…)

Etiquetas:

Locos por los libros (XVI): Warburg o el hipertexto imposible

Aby Warburg fue un millonario algo excéntrico que prefirió ceder su primogenitura y su fortuna a cambio de contar con el dinero necesario para construir su biblioteca y adquirir los libros que la compondrían. Tuvo una intuición fulgurante, adelantada a su tiempo, irrespetuosa con los cánones jerárquicos o alfabéticos de ordenación de las bibliotecas: sus libros debían ordenarse por afinidad, haciendo preponderar sus correlaciones ocultas, propiciando su encadenamiento continuamente cambiante. ¿A qué nos suena eso hoy?


(más…)

Etiquetas:

Locos por los libros (XV): Richard Heber, el hombre que dejó ocho casas

Este retrato de Richard Heber se realizó en el año 1782, cuando contaba con tan solo nuevo años y nada hacía presagiar, todavía, que sería uno de los más fieros y tenaces bibliómanos de la historia. Su  juventud, sin embargo, no fue obstáculo para que en las cartas que remitiera a su padre desde el internado de Greenford, aludiera a su impetuosa pasión como coleccionista, que llevó al Reverendo Reginald Heber, su padre, a preocuparse por la “rápida y creciente tendencia” que notaba en su hijo y que auguraba “consecuencias perniciosas”. De hecho, un año después de que se realizara este retrato, Richard pidió a su padre que atendiera una subasta en Londres donde se iban a subastar “las mejores ediciones de los clásicos de todos los tamaños”, y poco tiempo después le rogó que le ayudara a adquirir los 109 volúmenes de poesía que se remataban. Una precocidad que le convertiría en uno de los bibliómanos más conspicuos de la historia.


(más…)

Etiquetas:

Locos por los libros (XIV): Antoine-Marie-Henrie Boulard, el depredador

Los libros nos ensanchan y nos alargan la vida, qué duda cabe. Cuando uno adquiere y reúne compulsivamente decenas, centenares o miles de libros, en la certeza íntima de que hay mucho más de apremio atesorador que de posibilidad cierta de lectura, queda sin embargo una rendija de esperanza abierta a la posibilidad de que el tiempo se agrande y dilate en la misma medida que los libros que acopiamos, hasta que hayamos leído la última de sus páginas. Eso es, quizás, lo que debía pensar el notario parisino de nombre largo y compuesto Antoine-Marie-Henrie, que llegó a acumular más de medio millón de libros a lo largo de su vida. Murió a la edad de 71 años, a todas luces insuficientes para devorar la magnífica cantidad de volúmenes acaudalados. Quizás su espíritu pene todavía en su biblioteca, hojeando eternamente sus innumerables páginas.


(más…)

Etiquetas:

We love (dirty) books

La editorial Bookkake es un pequeño sello británico dedicado exclusivamente a la literatura erótica, a los libros “sucios” que dicen amar, que muchos amamos, y en su modesta estrategia de comunicación recurren en su página web al recurso de desvelar, progresivamente, las palabras que se ocultan tras el mensaje que pretenden transmitir, como si tuviéramos que descorrer gasas y tules antes de alcanzar el tesoro prometido.

(más…)

Etiquetas:

Locos por los libros (XIII): Norman H. Strouse o el amor a Stevenson

Hay un bellísimo e irremplazable libro de Fernando Savater que se titula Amor a R. L. Stevenson, una pequeña joya literaria que relata la adhesión inquebrantable que la lectura de las aventuras de Stevenson procura, la devoción infantil y sin recovecos que la lectura de sus páginas propicia. Es posible que fuera precisamente la lectura de sus libros, como describe Savater, lo que provocara en Norman H. Strouse tal afición sin desmayo, tal atracción inmoderada, hasta el punto de construir un museo exclusivamente dedicado al escritor escoces en el que pueden verse desde objetos personales hasta los manuscritos de sus primeros libros.


(más…)

Etiquetas: