‘Libertad de expresión’

Buzz, Google editions y el tribunal constitucional alemán

Francis Pisani contaba ayer en “La precipitación de Google Buzz” cómo la cuestión de fondo en el lanzamiento malogrado de la nueva herramienta de Google (que pone al descubierto, sin tapujos ni recortes, a todos nuestros contactos y a todos los mensajes que intercambiemos) es la privacidad o, más bien, la falta de privacidad, la exposición pública y sin cortapisas de nuestra intimidad. En el debate consiguiente el Consejero Delegado de la firma norteamericana, Eric Schmidt, parecía tenerlo claro:  “si hay algo que no desee que alguien conozca, para empezar, no debería hacerlo”.

No parece que la comprensión norteamericana del derecho inviolable a la intimidad sea compartida por la Unión Europea o, al menos, por uno de sus países principales: el Tribunal Constitucional Alemán viene de condenar el almacenamiento indiscriminado de datos personales de los usuarios de internet sin motivo justificado, ni siquiera los seis meses que antes se consideraban preceptivos, lo que ha dado la razón al Partido Pirata alemán, que venía reclamando hace tiempo lo que los circunspectos jueces del constitucional han reconocido: que el acopio indiferenciado de datos privados (no de las IPs, que son dinámicas, y que sí pueden recogerse porque no delatan tendencias ni propensiones) puede socavar gravemente la confianza de los ciudadanos en los medios de información digital al sentir un difuso sentimiento de amenaza o vigilancia permanente.

La reponsabilidad de que estas medidas se cumplan, según el Constitucional, recaen en las operadoras telefónicas -inspeccionadas por las autoridades públicas-, que si bien deben correr con los costes que de eso se deriven también se benefician con creces del tráfico digital. Al mismo tiempo, el Parlamento alemán publica una encuesta entre los miembros de sus diferentes partidos como fundamento común de una política consensuada sobre el papel del Estado en la sociedad digital: su función, se dice en el documento, debe ser la de “garantizar el funcionamiento y la integridad (de Internet) como bien común”, ni más ni menos. Cada partido insiste en un aspecto concreto de esa comunalidad (la CDU gobernante en que Internet es un espacio sujeto a derecho; la FDP en garantizar la privacidad; los Verdes en el uso de estándares abiertos y software libre), pero todos comprenden que Internet es el procomún moderno por antonomasia.

La computación en nube, herramientas como Buzz y otras muchas, se sitúan en un limbo legal que atenta contra garantías fundamentales del Estado de derecho. Proyectos como Google Editions, Apple Store, etc., etc., que conciben el futuro de la edición como una nube de libros ubicua pero intangible, caen de lleno en esta suposición. ¿Cómo preservarán la intimidad y privacidad del posible lector del futuro?

Etiquetas:

Bibliotecas necesarias

Tengo una amiga de cuyo nombre me acuerdo pero no revelaré que ocupa un cargo de responsabilidad en una extensa e importante red de bibliotecas públicas. Como a muchos otros profesionales del sector, lo que le preocupa no es tanto saber si los dispositivos digitales acabarán matando a la estrella del papel como si las bibliotecas como instituciones públicas que ponen al servicio de la ciudadanía un conocimiento vegetal, tendrán o no sentido en el siglo XXI. ¿Cómo seguir justificando las inversiones en infraestructuras, personal y dotaciones, cuando las salas tienden a estar vacías salvo en el momento en que se convierten en salas de fiestas para acoger el guateque de los exámenes o cuando la liviandad del acceso a los contenidos digitales parace haber sustituido de un plumazo a la pesadez de la memoria en papel?


(más…)

Etiquetas:

Edición (digital) y subversión

El título remeda el famoso libro de Robert Darnton, Edición y subversión, en el que estudió la manera en que se creaban, circulaban y se utilizaban los libros que los regímenes totalitarios del siglo XVIII no querían, que los mandatarios del Antiguo Régimen temían y que los censores perseguían. Oficio subversivo de unos pocos que fabricaban papel, imprimían libros, los distribuían y vendían, ocultándose, contribuyendo a formar una opinión pública crítica que acabaría, no mucho tiempo después, derrocando al régimen que intentaba amordazarlos. Me he acordado de Darnton leyendo el blog de Austin Heap y la entrada en la que enseña a los ciudadanos iraníes a instalar y administrar sus propios proxys contra la reprensión del Consejo de Guardianes.


(más…)

Etiquetas:

Karl Kraus, el irreprimible

Leo la entrevista que el periódico austriaco Der Standard hace a Robert Silvers, el editor en jefe de una de las referencias mundiales del mundo de la crítica, los libros y la edición, The New York Review of Books. A Silvers, veteranísimo profesional, no lo cabe la menor duda: estamos ante el final de una época, ante el colapso definitivo de la galaxia Gutenberg. Leeremos en pantallas y la web nos facilitará el acceso -como en el caso del propio archivo digitalizado del New York Review of Books- a centenares de miles de páginas. Quizás no leamos  propiamente hablando, sino que surfearemos o seguiremos grácilmente la fuerza de las olas que nos arrastren en la red. En todo caso, la web se erige en el canal por antonomasia para la creación, difusión y uso de los contenidos escritos, aun cuando la competencia de los discursos -entre los antiguos profesionales y la proliferación de nuevas voces amateurs-, sea un asunto irresoluble en el nuevo entorno.


(más…)

Etiquetas:

La exuberancia sin jerarquía

Durante la jornada del martes 19 celebrada en la Feria del Libro de Sevilla, Nieves González, bibliotecaria y ejemplar blogger de Bibliotecarios 2.0., adujo con razón que había que estar donde los usuarios estuvieran, y ciertamente no hay nada mejor que las tecnologías de las redes sociales para aunar voluntades y conjurar empeños. Joaquín Pinto, director del impar Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas -una extravagancia tan necesaria en nuestro país que parece francesa o alemana-, apostó por la alfabetización digital temprana y el trabajo de campo para detectar los usos y costumbres de los usuarios de la web. Sin duda alguna, ambas contribuciones desplegaron uno de los debates más valiosos por necesarios: ese uso masivo e indiscriminado de las nuevas tecnologías representa mucho más que un mero cambio de soportes o canales de información, representa una nueva forma de leer, una nueva forma de pensar y, quizás -como nos recordara hace ya tiempo Nicholas Carr-, una nueva forma de ser.


(más…)

Etiquetas:

Lessig y yo (modestamente)

Hoy día 29 de octubre, a las 18.30 hora local (California), Lawrence Lessig presentará en una fiesta a la que todos estamos invitados su nuevo libro, Remix: making art and commerce thrive in the hybrid economy, la última y contovertida obra del creador de las licencias Creative Commons, impulsor de la cultura libre y de la reconsideración del alcance excesivo y partidista del copyright. Yo, modestamente, sin fiesta en California (a no ser que mi editor quiera estirarse y nos vayamos todos a Venice Beach), para celebrar el cumpleaños de este blog, lanzo Edición 2.0. Sócrates en el hiperespacio, donde se recogen las últimas doscientas entradas publicadas en este espacio, corregidas y reagrupadas temáticamente, con una amplia introducción que trata de explicar el alcance del subtítulo y el hilo conductor de las entradas, con un prólogo de lujo a cargo de Manuel Rodríguez Rivero y un aparato de consulta revisado y aumentado al final del libro.


(más…)

Etiquetas:

Frankfurt y los libros del mundo

Hoy comienza Frankfurt, el gran encuentro anual de los editores del mundo, el grandioso zoco donde puede vislumbrarse la magnitud de esta industria cultural que produce, globalmente, más de un millón de títulos al año, desigualmente repartidos. Los negocios, hoy, la negociación de los derechos exclusivos, las traducciones, ya no esperan a la cita de octubre para cerrarse, porque las comunicaciones a través de la red han agilizado y facilitado los contactos y las transacciones, pero conocer personalmente a tu interlocutor electrónico, conocer personalmente al autor al que vas a publicar, sigue siendo algo humanamente indispensable.

(más…)

Etiquetas:

La quinta libertad o de la edición como baluarte

Según Janez Potocnik, Comisario Europeo de Ciencia e Investigación, «si aspiramos a alcanzar las ambiciones recogidas en la Agenda de Lisboa y a hacer del Espacio Europeo de Investigación una realidad, debemos liberar el potencial de nuestros excelentes investigadores. Las obsoletas legislaciones y prácticas nacionales obligan a muchos de ellos a esperar demasiado tiempo para convertirse en investigadores independientes por sus propios méritos. Nuestro proyecto consiste en crear una «quinta libertad», la libertad de conocimiento, merced a la cual los estudiantes, los científicos y los docentes universitarios podrán evolucionar en un dinámico mercado de trabajo europeo y hallar oportunidades en distintos centros de investigación, sectores y países a lo largo de todas las fases de sus carreras. Está en juego la posibilidad de que Europa mantenga y consolide a largo plazo su posición como polo de I+D de categoría mundial.


(más…)

Etiquetas: