‘Science Commons’

Los 10 primeros años de la Ciencia 2.0.

Ayer 4 de abril celebró el OCW del MIT (Open Courseware) su primer décimo aniversario, que es casi tanto como decir la primera década de una nueva forma de hacer ciencia. En un famoso artículo titulado Open Content and the emerging global meta-university escrito en el año 2006 por el Presidente dle MIT, Charles M. Vest, se relatan los inicios de esa poderosa y visionaria iniciativa que cifraba el futuro de la Universidad no en la tradicional cerrazón y autosuficiencia de las añejas instituciones universitarias, sino, al contrario, en la creación de una gran plataforma abierta de contenidos gratuitos sobre la que comenzar a construir una red de excelencia universitaria global basada en la colaboración y la apertura.

Su aspiración, tal como consta en el texto de celebración de este primer aniversario, es alcanzar los mil millones de mentes colaboradoras para el 2021, una nueva forma de inteligencia colectiva agregada basada en la fortaleza de la red, en el principio fundamental de la ciencia, en todo caso: el conocimiento crece sobre los hombros de nuestros predecesores y lo hace tanto más deprisa y con mayor calidad cuanto más lo compartimos. Ser desinteresado es, paradójicamente, interesante; ser desprendido es  una forma, paradójicamente, de ver exponencialmente acrecentada nuestra consideración y reconocimiento.

La ciencia del siglo XXI ya no podrá ser igual: la web puso en manos de los científicos la posibilidad de apoderarse de sus medios de producción, o lo que es lo mismo, de prescindir de incómodas intermediaciones. La gestión consciente de su propiedad intelectual mediante la gradación controlada que las licencias Creative Commons ofrece, fue la segunda poderosa palanca sobre la que basaron su imparable progresión actual. La prueba fehaciente es PLOS, claro, y DOAJ, por extensión. Por eso mismo, también, puede uno encontrarse en la web lugares como OpenWetWare, pura ciencia abierta y colaborativa difundida en directo a través de un Wiki, o como BioBricks, banco de colaboración internacional en la investigación genética.

Pero no solamente los científicos profesionales tienen algo que decir en esta nueva fase de la ciencia 2.0: la ciencia ciudadana es ya una realidad en proyectos como GalaxyZoo, donde miles de ciudadanos se convierten en atentos observadores astronómicos capaces de describir nuevas galaxias. Los dispositivos digitales nos convierten a todos, potencialmente, en sensores capaces de aportar un flujo constante de datos a poderosas redes de investigación: EarthSystemGrid apuesta porque sean los usuarios quienes se conviertan en estaciones metereológicas de observación a partir de las que construir los mapas del tiempo, nunca tan precisos como ahora. La manera, incluso, en que se plantea la resolución de los problemas no es ya la de un cenáculo cerrado donde algunas cabezas privilegiadas diluciden su respuesta: Innocentive o NanoHub, son lugares donde se plantean abiertamente problemas globales a una mente global, la de los miles o decenas de miles de personas que deciden cooperar. En este tránsito, desaparecen los límites físicos de las universidades tradicionales y se genera, progresivamente, una gran red colaborativa, una metauniversidad global, tal como describiera en el artículo inicialmente mencionado Charles M. Vest. Ni la ciencia ni las universidades  serán lo mismo en el siglo XXI (afortunadamente).

Felicidades pues para el OCW y para todas las iniciativas que buscan en la colaboración y el open access una vía por medio de la cual hacer florecer el conocimiento. De esta y otras cosas, a propósito, hablaremos en Ciencia 2.0. Generación y creación de conocimiento en un mundo en red. UPC. Iniciativa Digital. En Barcelona, el próximo 11 de abril

Etiquetas: , , , ,

La parábola de Pocoyo y la propiedad intelectual

Quien haya seguido en los últimos días la polémica escrita entre Rodríguez Ibarra, Víctor Manuel y Muñoz Molina a propósito de la propiedad intelectual, entenderá que la discusión se encuentra atorada en un punto que requiere un poco de ecuanimidad y distancia. Imparcialidad y desapego que proporcionan, por una parte, la lectura de la Ley de Propiedad Intelectual, y la comprensión de la economía de la red, por otra. Me propongo, ni más ni menos, que terciar sin que me llamen en una polémica espuria y artera, sin satisfacer a unos y a otros, me temo.


(más…)

Etiquetas:

Inscribir, comunicar, borrar: cultura escrita y ciencia en el siglo XXI

Tomo parcialmente prestado el título de la entrada de hoy del imprescindible libro de Roger Chartier Inscribir y borrar. Cultura escrita y literatura, de la no menos imprescindible Katz Editores. En su introducción, cito con holgura, dice Chartier: “el escrito tuvo la misión de conjurar la ansiedad de la pérdida. En un mundo donde las escrituras podían ser borradas, donde los libros estaban siempre amenazados por la destrucción, la tarea no era fácil”. La escritura y el libro inicialmente, por tanto, como registro estable de la memoria frente a las amenazas de disolución. Pero Chartier resalta la paradoja sucesiva: “su éxito no dejaba de crear otro peligro, el de un proliferación textual incontrolable, el de un discurso sin orden ni límites”. Hoy, gracias o por mediación de las tecnologías de anotación y comentario colectivo, regresamos a ese momento histórico en el que la estabilidad de lo escrito es desplazada por el dinamismo de la obra en curso.


(más…)

Etiquetas:

Un mandato valeroso (y necesario)

“Los investigadores cuya actividad investigadora esté financiada con fondos de los Presupuestos Generales del Estado harán pública una versión digital de la versión final de los contenidos que hayan sido aceptados para publicación en publicaciones de investigación seriadas o periódicas, tan pronto como resulte posible, pero no más tarde de seis meses después de la fecha oficial de publicación”. Así dice el Artículo 2, del Capítulo III del borrador de la futura Ley de la Ciencia y la Tecnología. En ese texto se exige a los investigadores cuyos trabajos hayan sido financiados con fondos públicos, que distribuyan los resultados de sus investigaciones sin restricciones, en abierto, sin necesidad, por tanto, de volver a pagar cuota alguna o suscripción adicional por consultar los contenidos que ellos mismos crearon. El imperativo legal, sin embargo, es necesario pero no suficiente, porque cada Universidad y cada centro de investigación debe, posteriormente, instigar a su propio personal investigador para que acepte las nuevas reglas del juego de la diseminación de la ciencia, y eso no es siempre fácil cuando hablamos de prácticas académicas instaladas, en muchos casos, en la más rancia regla del impacto y de la publicación en un puñado de revistas cerradas que no cumplen con los requisitos exigidos. La UPC de Cataluña acaba de publicar, sin embargo, un valoroso y necesario documento de Política institucional de acceso abierto, que continúa con los publicados con cierta antelación por las Universidades Rey Juan Carlos, Carlos III, UCM y UNED.


(más…)

Etiquetas:

Free Culture y las nuevas economías de la generación del conocimiento

Lawrence Lessig escribió hace tiempo un libro, bajo licencia Creative Commons, titulado así, Free Culture, cultura libre, cuya “meta no es combatir a los defensores de «todos los derechos reservados ». La meta es complementarlos. Los problemas que la ley nos crea como cultura son producidos por las consecuencias irracionales e involuntarias de leyes escritas hace siglos, aplicadas a una tecnología que solamente Jefferson podría haber imaginado. Puede que las reglas tuvieran sentido en un marco tecnológico de hace siglos, pero no tienen sentido en el marco de las tecnologías digitales. Lo que hoy necesitamos son nuevas reglas —con libertades diferentes, expresadas de forma que puedan usarlas seres humanos sin abogados. Creative Commons le da a la gente una forma efectiva de empezar a construir esas reglas”. Ayer comenzó en Barcelona el Free Culture Forum, un espacio para reflexionar sobre las profundas e inexorables implicaciones políticas, sociales y económicas, amén de obviamente editoriales, que la expansión del movimiento por el libre acceso y la cultura libre tienen en todo el mundo.


(más…)

Etiquetas:

El imparable ascenso del Open Access

Hace unos pocos días la todopoderosa Deutsche Forschung Gemeinschaft (Unión de investigación alemana) anunció que ponía en marcha el plan de financiación para que todas las universidades alemanas pudieran acogerse sin coartada ni evasiva alguna al mandato general del acceso abierto a los contenidos y conocimientos generados en la red académica pública alemana, algo que viene a ratificar o completar el camino que en su momento trazó el Max Planck Institute, en su Declaración primigenia de Berlín y, algo más tarde, siguiendo sus pasos, abrazó el Fraunhofer Institut, la vanguardia de la investigación aplicada en Alemania. Mientras tanto, en Estados Unidos, las universidades de Harvard, Berkeley, Cornell y el MIT se ponen de acuerdo para lanzar la declaración del Compact for open-access publishing equity, el pacto para la equidad de la edición en abierto, un llamamiento a que los científicos se reapropien de sus contenidos y de la dinámica de su circulación sin desdeñar la labor de algunas editoriales. Soplan vientos imparables de cambio en la edición científica y, por ende, en la generación, distribución y uso del conocimiento.


(más…)

Etiquetas:

Fundamentos de economía del conocimiento en la red

Uno de los enigmas más intrincados, al menos para los economistas paleoliberales que siguen creyendo que “el trabajo debe encontrar su precio en el mercado” (según relatara hace mucho ya Karl Polanyi, al hablar de las características de La gran transformación), del funcionamiento de la red es el hecho de que, en buena medida, su crecimiento y funcionamiento se basa en la generación cooperativa y colectiva de contenidos por parte de los usuarios, sin un afán, al menos inmediato, por recibir una recompensa económica o material directa. Este hecho solamente es enigmático, sin embargo, si pretendemos comprender la lógica de la economía de la web desde la perspectiva simplificada y simplificadora de la economía liberarl. “La ciencia que llamamos economía se sustenta en una abstracción inicial que consiste en disociar una categoría particular de prácticas, o una dimensión particular de cualquier práctica, del orden social en el que toda práctica humana está inmersa”, decía Pierre Bourdieu en el inicio de ese libro insustituible que es Las estructuras sociales de la economía.


(más…)

Etiquetas:

Ramón y los libros

Hoy hubiera cumplido años, muchos años, más de 120, Ramón Gómez de la Serna, edad improbable e inalcanzable para la mayoría. Sin embargo, algunas de sus greguerías siguen siendo flechas que atraviesan el tiempo y llegan hasta nosotros hasta dar en el blanco, certeras e infalibles. Para definir la creación de Ramón muchos han dicho que es la suma de una metáfora y un ingeniosidad humorística, y aunque así sea yo me permitiría añadir que las más egregias de entre ellas dejan el pensamiento tiritando, vibrando en la longitud de onda que la greguería desencadena. Condensar en unas pocas palabras ideas que se expanden durante un siglo, es privilegio tan sólo de unos pocos genios.


(más…)

Etiquetas:

Manifiesto por unas humanidades digitales

El departamento de Digital Humanities & Media Studies de la Universidad de California (UCLA) ha lanzado a la red A Digital Humanities Manifesto, un manifiesto por unas nuevas humanidades cuya forma de concebir, generar, distribuir y utilizar el conocimiento no sea ya, únicamente, la de la cultura impresa, sino la de una hibridación de medios donde lo impreso quede absorbido en una amalgama digital de modos de comunicación, de nuevas modalidades de discurso académico y de circulación del saber que exceden los estrechos canales que el papel imponía.


(más…)

Etiquetas:

La libertad en internet como fundamento de las industrias culturales

Hace pocos días Freedomhouse.org, una organización dedicada a la vigilancia de la libertad en los medios de comunicación y, en particular, a la inspección de la libertad en la red, publicó su imprescindible Freedom on the net, un documento que no es de la incumbencia, solamente, de organizaciones no gubernamentales o de asociaciones pro derechos humanos sino, igualmente, de todas aquellas personas, instituciones y empresas que hayan comprendido que la web es el soporte fundamental de generación de ideas, diseminación de contenidos y cooperación entre colectivos en el siglo XXI. La preservación de la libertad de la web como sustentáculo de las ideas es absolutamente decisiva para el futuro de las industrias culturales, para el futuro de la edición y, por ende, para el nuestra autonomía como seres humanos. Esa es una de las batallas fundamentales que acontecerán en los próximos años.


(más…)

Etiquetas: