Posts etiquetados con ‘Potlatch digital’

Libre Graphics and the digital Potlatch

The Libre Graphics Research Unit is a traveling lab where new ideas for creative tools are developed. The Research Unit is an initiative of four European media-labs actively engaged in Free/Libre and Open Source Software and Free Culture. This cross-disciplinary project involves artists, designers and programmers and is developed in dialogue with the Libre Graphics community.

The Libre Graphics Research Unit works around four interconnected threads:

Around each thread we organise Research meetings and commissions. Next week, in Medialab Prado Madrid, it will take place the next international meeting. Medialab-Prado will hosts the international Libre Graphics Meeting in Madrid (April 10-13, 2013). The event will bring together developers and designers from all over the world to work on the many different tools in the Free, Libre and Open Source toolbox. This 8th edition focuses on (re)inventing a libre graphics workflow that supports collaboration and exchange.

On Wednesday, April 10, I will have the pleasure to give a lecture about The digital Potlatch and the collective forms of governance in the digital realm. The organisation ask me to reflect about what Karl Fogel alredy wrote in his book Producing open source software:

Why do volunteers work on free software projects?

When asked, many claim they do it because they want to produce good software, or want to be personally involved in fixing the bugs that matter to them. But these reasons are usually not the whole story. After all, could you imagine a volunteer staying with a project even if no one ever said a word in appreciation of his work, or listened to him in discussions? Of course not. Clearly, people spend time on free software for reasons beyond just an abstract desire to produce good code. Understanding volunteers’ true motivations will help you arrange things so as to attract and keep them. The desire to produce good software may be among those motivations, along with the challenge and educational value of working on hard problems. But humans also have a built-in desire to work with other humans, and to give and earn respect through cooperative activities. Groups engaged in cooperative activities must evolve norms of behavior such that status is acquired and kept through actions that help the group’s goals.

As Felipe Ortega wrote in his own blog after publishing our common book, The digital Potlatch. The triumph of the commons and shared knowledge, we are persuaded we found a kind of solution to this enigma. I use the text written by Felipe: The Wikipedia Editor Survey 2011, published last April, emphasized the importance of explicit acknowledgement and recognition of effort among Wikipedia editors as an instrumental factor to sustaing and grow its community over the next years (page 4):

Positive Reinforcement: Acknowledging the effort of editors is important to reverse the editor decline. It is a commonly held view that editors just want to see their articles improve and read by lots of people and they don’t care about the opinion of their peers. This is false. The survey finds that acknowledgement of peers via a nice note or a barnstar (or kitten) is valued even more highly than achieving featured article status. To sustain and grow our community, we need to provide each other with positive feedback, and we should create tools to make it easy to do so.

In fact, this is the central argument of “El Potlatch Digital: Wikipedia y el Triunfo del Procomún y el Conocimiento Compartido” ["The Digital Potlatch: Wikipedia and the Triumph of Commons and Shared Knowledge"], a new book that I have written along with Joaquín Rodríguez, vice-dean of EOI. The book has been published in Spanish by Ediciones Cátedra, and now it should be available in your favourite book shop.

Participation in Internet communities has been a fascinating topic for researchers, practitioners and members of these communities. A previous study by Michlmayr, Robles and González-Barahona showed evidence of lasting volunteer participation in Debian. In this work, they defined the half-life of contributors as the “the time required for a certain population of maintainers to fall to half of its initial size”. Their estimation for the half-life in Debian was 7.5 years. In other words, after 7.5 years of project evolution we can still find 50% of the initial Debian maintainers participating in the project. Enough said about commitment of Debian developers.

In the case of larger online communities like Wikipedia we need to account for the effects of casual contributors versus more active and experienced editors. In any case, our study on the inequality of contributions to Wikipedia, published in 2008, shows that the balance between casual and very active contributors has remained stable since many years ago (2004). Even more interesting is the fact that this balance did not experimented any variation from 2007 onwards, despite the well-known “plateau effect” in the monthly number of edits to the largest Wikipedias starting that year.

Unfortunately, it is not possible to infer possible causes behind this behavioral patterns from observational studies like these ones. What does it make participants to stay in online communities? What factors motivate them to contribute? Why do they stop participating? This book is an attempt to shed some light on this, mixing empirical results with qualitative investigation (interviews to editors in the Spanish Wikipedia).

Our conclusion is clear: meritocracy and effort recognition has a central role in the motivation of contributors in collaborative habitats like Wikipedia. This resembles the Potlatch, an example that let us understand how in certain contexts we need to give away our capital (material or intangible) so that the community can give it back to us as acknowledgment, recognition and renown. As a result, in these collaborative habitats the working capital does not have a monteray but a symbolic nature, under the form of reputation and popularity, and the logic of its accumulation demands unselfishness to create antoher form of social value. We don’t claim that this example is valid for all kind of Internet communities, but some of the best-known cases (such as Wikipedia) exemplify the triumph of shared knowledge and Commons over other individualistic strategies.

Wellcome and I hope you enjoy the lecture.

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

El potlatch digital

El pasado 24 de enero Medialab Prado -el espacio más innovador de todo Madrid- nos acogió para presentar el libro El Potlatch digital. Wikipedia y el triunfo del procomún y el conocimiento compartido. En estos tiempo de obcecación financiera y monetarización extrema de la vida, donde parece que no queda espacio alguno para lo que no sea dinero contante y sonante, que no queda espacio para otras formas de interés y de intercambio, Wikipedia y otras iniciativas del mismo talante surge, cómo no, como una aberración o un milagro múltiple: como una aberración porque en ese espacio de generación y producción compartida y extendida de conocimiento, el interés que prevalece no es el del dinero, por cuanto ni existe ni es previsible que lo haga, sino que es la consecución de un cierto renombre y reconocimiento, dispensado por los miembros de la misma comunidad, el tipo de capital simbólico que sustenta y dinamiza esa manera particular de dar y recibir. Eso ya lo habían tenido oportunidad de comprobarlo los funcionarios del imperio británico cuando llegaron a la Columbia canadiense: quien pretendía convertirse en jefe y obtener el respaldo de los demás, debía prescindir de su patrimonio material transformándolo, al darlo, al entregarlo, en prestigio y reconocimiento. Y es una aberración, también, para algunos científicos, que después de dedicar toda a una vida a delimitar claramente qué es o no es ciencia, quién puede y quién no reclamar precedencia sobre el conocimiento producido, llegan unos cuantos miles de indocumentados, desconocidos, a poner en pie un proyecto de dimensiones universales que reta en su pertinencia y exactitud a las más versadas y reconocidas de las enciclopedias tradicionales.

/p>

Y es un milagro porque quienes dedican su esfuerzo y su tiempo a construir la Wikipedia están generando y gestionando uno de los procomunes (digital, en este caso), más extraordinarios que la historia de la economía pueda conocer. Que venga Elinor Ostrom y lo vea.

Etiquetas: , ,
Categorias: General

El Potlatch digital y la gestión del digital commons

 

En el último informe de tendencias publicado por la Fundación Wikimedia en el mes de abril de este año, relacionado con la dinámica de funcionamiento de la Wikipedia y su imparable crecimiento, puede leerse en la cuarta página en relación al compartamiento de sus editores y bibliotecarios:

Refuerzo positivo: el reconocimiento de los esfuerzos de los editores es importante para revertir su declive y desercion. Es una opinión generalizada que los editores solo quieren ver a sus artículos mejorados y leídos por mucha gente, sin que les importe la opinión de sus compañeros. Pero esto es rigurosamente falso. El estudio revela que el reconocimiento de sus pares a través de una nota agradable o un barnstar (o una insignia) se valora aún más alto que el alcanzar la condición de artículo destacado. Para sostener y hacer crecer nuestra comunidad, tenemos que ofrecer unos a otros comentarios positivos, y debemos crear las herramientas para que sea más fácil hacerlo.

Esa esa precisamente la tesis central de El Potlatch digital. Wikipedia y el triunfo de los comunes y el conocimiento compartido, un esfuerzo compartido de varios años, junto a Felipe Ortega, en el que el caso del «potlatch» canadiense nos sirve para comprender cómo en determinados contextos y circunstancias es nece­sario desprenderse del capital que se posee para que la comunidad lo devuelva y lo reintegre en forma de reconocimiento y renombre; cómo en determinados contextos culturales, la especie de capital que circula no es monetaria, sino simbólica, en forma de repu­tación y popularidad, y la lógica de su acumulación exige ser desinteresado para generar otra forma de interés. Así funcionan algunos de los casos más co­nocidos de Internet y así se ha convertido la Wikipe­dia en un caso del triunfo de la gestión del procomún y el conocimiento compartido.

Wikipedia ofrece un ejem­plo prototípico y floreciente de la construcción de una comunidad que consensúa sus políticas, esta­blece sus mecanismos internos de reconocimiento y orga­niza sus dispositivos de control y vigilancia, todo sin que circule efectivo de ninguna clase. Es decir, Wikipedia es un caso prototípico de lo que bien podría denominarse procomún digital, «digital commons», y este libro demuestra de manera empírica y cualitativa que esa apreciación que los editores de Wikimedia sitúan en el centro de la perpetuación del proyecto es, precisamente, la que hemos argumentado y demostrado.

A partir de hoy puede encontrarse en todas las librerías. Pelotazo editorial mundial, seguro….

Etiquetas: ,
Categorias: General, Wikies

Polifonías textuales

En El Potlatch digital. Wikipedia y el triunfo del procomún y el conocimiento compartido (Cátedra, septiembre de 2011), Felipe Ortega y servidor aseguramos lo siguiente: “La correlación estadística subraya un fuerte nivel de correspondencia entre la media de la reputación de los autores y el número de artículos destacados en cada una de las versiones (r=0.8848), y señala, también, una diferencia cuantitativa notable entre aquellos que intervienen en la recreación de las entradas destacadas (media de 32 usuarios registrados) y los que participan en la redacción de nuevas entradas (media de de 4 usuarios registrados), un patrón que puede constatarse de manera fehaciente entre las diez primeras de las wikipedias. En casos puntuales, como el de la Wikipedia inglesa, en el que la cantidad de concurrentes es superior a cualquier otra, las diferencias estadísticas se exacerban (113 autores registrados que intervienen en entradas destacadas y 6 en voces de nuevo cuño), poniendo de manifiesto de forma más irrebatible que nunca las estrategias de posicionamiento y visibilidad que guían el comportamiento de los wikipedistas. La calidad de una entrada, en consecuencia, depende más de la cantidad de veces que es revisada y corregida, pulida y perfilada, por un número también alto de usuarios registrados de primer nivel. Es decir, la excelencia de una voz es el resultado de la cristalización de una mente colectiva puesta al servicio del conocimiento, empujada por el prurito del prestigio y el reconocimiento colectivo, única forma de crédito circulante en el contexto de ese proyecto confederado”.

Eso quiere decir, ni más ni menos, que la calidad de los textos de la Wikipedia es tanto mayor cuanto más polifónica es su composición, cuantos más autores versados intervienen, cuanto menos se respeta la idea de una obra acabada cerrada sobre sí misma. Las tecnologías digitales hacen por tanto posible que convirtamos en realidad la premonición a las que tantas veces he aludido de los semiólogos franceses de los años sesenta, de Roland Barthes en especial, de la obra como un mero cruce de caminos cuya pretensión de suficiencia o conclusión provenía, en buena medida, del objeto que la acogía o representaba, del soporte libro, objeto físico con un principio y un final necesarios. Cuando esa finitud física intrínseca se acaba, porque el espacio digital es inabarcable e inagotable y pone en evidencia todas las posibles influencias de una obra, asistimos al alumbramiento, seguramente, de una nueva narrativa polifónica de la que tendremos que aprender a sacar partido. Eso es lo que me parece que quiere decir hace ya tiempo Alejando Piscitelli cuando se empeña en hablar de “Del fin del artefacto libro y la emergencia del libro post artefactual colaborativo“, idea a la que da una vuelta de tuerca en una reciente tribuna en Interlink Headlines News 2.0. Piscitelli dice, tomando la Wikipedia precisamente como ejemplo de lo que entrevé que está por llegar: “que no se trata de una fantasía está demostrado por la existencia (con 10 años de vida) de la Wikipedia cuyo ADN está constituido por la escritura iterativa permanente, lo que conlleva el correlato de qu nada es precioso ni único en sus confines”.

De acuerdo. Pero de acuerdo no hasta el punto de desechar la excelencia, pertinencia y más que segura pervivencia del solo virtuoso, del texto unipersonal, de la obra de ficción acabada con una intención expresa fruto de la elaboración de una sola persona, desde un poema de Angel González, un texto de Chejov o una afirmación de Coetzee. En esa extraordinaria novela biográfica o biografía novelada o ficción biográfica que es Verano, dice el trasunto del Premio Nobel en conversación con su amante Julia:

- ¿Quieres que la gente te lea después de muerto?

- Aferrarme a esa perspectiva me procura cierto consuelo.

- ¿Aun cuando no estés aquí para verlo?

- Aun cuando no esté aquí para verlo.

- Pero ¿por qué la gente del futuro se molestaría en leer el libr que escribes si no les habla personalmente, si no les ayuda a encontrar significado a su vida?

- Tal vez seguirá gustándole leer libros que estén bien escritos.

- Eso es absurdo. Es cmo decir que si construyo una buena radio en miniatura la gente seguirá usándola en el siglo veinticinco. Pero no lo harán. Porque las radios en miniatura, por bien hechas que estén, para entonces serán obsoletas. No le dirán nada a la gente del siglo veinticinco.

- Tal vez en el siglo veinticinco aún habrá una minoría que sentirá curiosidad por escuchar cómo sonaba una radio en miniatura de fines del siglo veinte.

Quizás sea solamente eso. Que muchos seguiremos queriendo escuchar la música de esas antiguas radios y querremos leer textos bien escritos. Y que la polifonía conviva con el virtuosismo individual.

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General, Wikies