Posts etiquetados con ‘Revistas culturales’

El largo declive de las revistas culturales

Existen muchas razones, a mi juicio, por las que las revistas culturales -antaño un bastión de la vanguardia en todos los ámbitos de la cultura, fuera el cine,  la arquitectura, el teatro, la pintura, la crítica cultural o la ecología- están en franco declive hace ya una década:el desplome de los suscriptores que conformaban e

  • el desplome de los suscriptores, de aquellos incluso que, al menos teóricamente, deberían formar parte del target o grupo de interés de esta clase de revistas. En la competencia por el tiempo, el bien más escaso que poseemos, otras fuentes, formatos y soportes han ganado la partida;
  • el desinterés progresivo de los que deberían ser nuevos lectores por ese tipo de formato, de fuente y de lectura. No basta con constatar cuál es la naturaleza y el perfil de los lectores actuales (mayores de 45 años, con estudios superiores, varones y con ingresos por encima de determinada cantidad), sino que sería necesario entender la de los potenciales y esquivos lectores del futuro;
  • la desaparición casi total de los canales y puntos de venta tradicionales, antes en librerías con expositores específicos y en kioskos que reservaban un pequeño espacio para aquellas más renombradas y vendidas. El declive progresivo de la venta, como en cualquier círculo vicioso, llevó a que muchos puntos de venta decidieran dedicar esos espacios a algo más rentable y hoy en día parecen irrecuperables;
  • la huida de la publicidad a otros soportes más rentables, a espacios digitales con más tránsito y retorno, partida que parece, una vez más, pérdida irremisiblemente;
  • el auge incontenible de la edición digital, de la proliferación de nuevos espacios en la web, de la autoedición y de los canales personales en redes sociales que, sin reclamar formalmente el espacio propio de las revistas, las han sustituido de hecho;
  • la fallida metamorfosis digital de las revistas, no siempre por falta de voluntad, sino por incapacidad de concebir su arquitectura digitalmente y por pura incapacidad para financiar una operación cuyo retorno sigue siendo, a día de hoy, incierto.

Podemos poner encima de la mesa algunos argumentos más, algunas causas adicionales, pero hay uno sencillamente subsanable y de pura equidad pública que, sin embargo, está a punto de dar la puntilla a las pocas y valerosas supervivientes: la compra pública para Bibliotecas Públicas, bien de titularidad estatal, bien de titularidad autonómica. Para quien no lo sepa, el soporte adicional con que las revistas han contado siempre para financiarse y continuar y para cumplir con su vocación fundacional de difusión pública, ha sido la compra pública de ejemplares para las bibliotecas de las respectivas redes. A día de hoy, amparándose en los recortes aplicados a los presupuestos de cultura, las bibliotecas han despoblado los revisteros y todo ese patrimonio y capital cultural está a punto de perderse definitivamente, pervirtiendo el sentido mismo del cometido y fin de una biblioteca pública, que es el de poner a disposición de los ciudadanos las mejores obras de la producción editorial de un país.

La labor asociativa de las revistas en los últimos años ha intentado entender su realidad circundante para poner en marcha estrategias colectivas; ha generado espacios de colaboración, visibilidad y comercialización para facilitar el acceso a los usuarios generando una masa crítica de contenidos atractivas a precios razonables; y ha intentando ofrecer a sus socios contenidos y experiencias formativas para apuntalar y desarrollar su negocio. Todo eso, sin embargo, resultará incluso insuficiente ante la falta de apoyos públicos.

Puede que existan razones incontrolables para entender el largo declive de las revistas culturales pero resulta incompresible que la última estocada pueda asestársela la administración pública. ¿Alguien hará algo por detener esta larga hemorragia de la cultura?

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

10 años de Texturas

Para convertirse en editor hace falta desconocer el miedo, ignorar que editar libros es un negocio impracticable y casi siempre ruinoso, anteponer en la mayoría de las ocasiones los intereses estéticos e intelectuales a los financieros y contar, si resulta posible y familiarmente viable, con una herencia que dilapidar. Si uno pretende convertirse, aún más, en editor de revistas culturales, en editor de revistas culturales sobre edición y libros, es necesaria una temeridad rayana en el desvarío, una osadía que solamente cabe explicar por una profunda convicción estética e intelectual, por un inconmovible amor a los libros y a sus oficios.

Durante los últimos diez años se viene publicando la única y principal (no por única) revista sobre edición, libros, sus hechos y algunas ideas que lleva como título Texturas, un atrevimiento empresarial e intelectual ideado y desarrollado por Manuel Ortuño y Txetxu Barandiarán, acompañados poco después en la dirección por Manuel Gil, y ante todo pronóstico ha perdurado, ha crecido y ha sido reconocida, al menos por un puñado de profesionales de la edición iberoamericana, como la cabecera de referencia a uno y otro lado del Atlántico. En sus páginas pueden encontrarse toda clase de contenidos, debates e inquisiciones: artículos sobre la historia del libro, sobre sus vicisitudes comerciales, sobre librerías y bibliotecas, sobre las estrategias de comercialización y distribución, sobre la ineludible transción a lo digital. Un espacio de reflexión acogedor, como una conversación entre amigos, en el que cualquier interesado por la historia del libro y su improbable futuro debería recalar. Y su diseño y su estructura formal son un ejemplo renovado en cada número de excelencia gráfica.

Es cierto que su destino ha sido, sin embargo, paradójico, como el de tantas revistas culturales: en un país que se tiene por supuesta potencia editorial mundial, al menos desde el punto de vista de la producción, sólamente unos centenares de interesados y profesionales la siguen y la sostienen, destinteresados la mayoría por completo de la cavilación sobre su propio destino y su propio sector. Y así nos van las cosas…

Después de este cumpleaños que deberemos celebrar, es posible que Texturas deba reflexionar sobre esas cosas a las que se exponen los directores editoriales cada cierto tiempo: los formatos, los canales de distribucion, los contenidos, los públicos a los que va dirigido, porque solamente en la mutación y la innovación cabe imaginar el futuro de la revista, antes de dejarse vencer por la tentación de convertirse en una reliquia de anticuario.

“Es posible”, escribió Josep Janés i Olivé, en un magnífico discurso que recoge Texturas en su número 28, Aventuras y desventuras de un editor, “que yo sea un iluso, que detrás del programa de esta colección no se encierre ninguna obra de interés para mi país, que sea tan sólo la expresión de un delirio de grandezas, de una ansia desmesurada e inhumana de coleccionista que quiere reunir en sus arcas todos los tesoros del mundo. Es posible que así sea. Pero en todo caso nunca tesoro tan noble fue objeto de la codicia de un avaro, ni nunca arcas tan generosamente abiertas aspiraron a guardar para tantos tan precioso tesoro. Pero si mi idea no es solamente una expresión de megalomanía, si su realización encierra una contribución decisiva al movimiento editorial de nuestra época en nuestro país, permítanme que con toda la amargura de que soy capaz les confiese que, hoy por hoy, su realización, aunque lenta, es posible gracias únicamente, además del esfuerzo personal que supone, al interés que ha suscitado en todos los países del área idiomática hispánica”.

No me parece muy distante de la convicción y el impulso que sostiene a Texturas.

Felicidades y muchos decenios más.

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: General

La edición cultural: sentido y oportunidades

ARCE celebra hoy y mañana en El Escorial su seminario anual, dedicado este año a reflexionar sobre algo tan acuciante y, a veces, tan desvaído, como la posibilidad de seguir editando contenidos culturalmente exigentes, políticamente comprometedores, intelectualmente desafiantes. A lo largo de todo el día de hoy, jueves 1 de julio, intervendrán Fabricio Caivano (Periodista. Fundador de Cuadernos de Pedagogía. Editor de la revista CLIJ), Antón Castro (Periodista cultural. Coordinador del suplemento Artes y Letras del Heraldo de Aragón, director del programa Borradores de la Televisión de Aragón), Diego Moreno (Editorial Nórdica) y Manuel Rodríguez Rivero (Periodista cultural. Editor). La segunda Mesa, visibilidad de la edición cultural, reúne a Manuel Gil y Francisco Javier Jiménez (Consultores editoriales. Paradigma Libro), Carola Moreno (Ediciones Barataria), Juan Miguel Salvador (Librería Diógenes), Luis Suñén (Editor y director de la revista Scherzo).

Live Video streaming by Ustream

Canal UStream Futurosdellibro en Directo

Todos ellos, en directo, en el canal TV futurosdellibro.

Etiquetas: , ,
Categorias: General

Editores pequeños, editores culturales, editores de vanguardia

Hace pocas semanas un profesor especializado en comunicación me ensalzaba, en un encuentro sobre las nuevas formas de lectura y, por tanto, de creación, las cualidades de vanguardia, de invención de nuevos lenguajes y formas de expresión de los adheridos a la generación Nocilla. Ese énfasis se notaba -me dijo- en la manera en que su narrativa transgredía los límites de los libros tradicionales para trasladarse, en alguna medida, a las páginas de sus blogs o algunos otros soportes hoy ya preteridos (CDs, etc.). Sin demasiado énfasis ni ganas de polemizar, le hice notar que la gran mayoría de los escritores de vanguardia que mencionaba habían tardado más bien poco en utilizar los medios de comunicación como trampolín para acceder a los medios de consagración más tradicionales, firmando anticipos y contratos jugosos con grupos editoriales que nada tenían que ver con los pequeños sellos que una vez -cuando no eran nadie- apostaron por ellos.

Seguir discutiendo sobre estas cosas culturales entre hornazos y solomillos, es algo difícil, así que ahí se quedó la cosa. El viernes pasado, sin embargo, leí un excelente artículo de Ignacio Echavarría, “Por los cauces establecidos“, que llamaba la atención, precisamente, sobre la aparente paradoja que resulta de que escritores “transgresores” opten por sellos hegemónicos, que nuestro campo editorial esté tan desvirtuado que no quepa establecer ya complicidades estructurales básicas entre editores culturales que defienden los valores de las culturas de vanguardia y autores que inventan esos lenguajes: “resulta elocuente”, dice Echevarría, “que esa promoción de escritores, con una lúcida conciencia de los recursos que el sistema ofrece (me refiero al tontamente llamado “grupo Nocilla”) optara, enseguida que pudieron, por los sellos hegemónicos”. Como en tantas otras ocasiones, hay que volver a Pierre Bourdieu y a las inconmensurables Reglas del arte:

“¿Cómo no percibir?” -se preguntaba el gran sociólogo francés- “algo así como una política de la independencia en las acciones que Baudelaire llevó a cabo en materia de edición y crítica? Sabemos que, en una época en la que el auge de la literatura “comercial” hacía la fortuna de de unas pocas editoriales grandes, Hachette, Lévy o Larousse, Baudelaire prefirió asociarse, para Las flores del mal, con un editor pequeño, Poulet-Malassis, que frecuentaba los cafés de vanguardia: rechazando las condiciones económicas más beneficiosas y la difusión incomparablemente más amplia que le ofrecía Michel Lévy, precisamente porque temía para su libro una divulgación excesivamente amplia, se compromete con un editor menor, pero a su vez comprometido con la lucha en favor de la poesía joven [...] y plenamente identificado con los intereses de sus autores [...]“.

Y Bourdieu afirma, como colofón incontestable, trasladable a nuestro régimen contemporáneo:

“Baudelaire instituye por primera vez la ruptura entre edición comercial y edición de vanguardia, contribuyendo así a hacer que surja un campo de los editores homólogo al de los escritores y, al mismo tiempo, la relación estructural enre el editor y el escritor de combate [...]“.

Quizás el Nocilla team no sea, después de todo, Baudelaire ni Champfleury ni Barbey d’Aurevilly ni Leconte de Lisle. Quizás tampoco los grupos editores de mayor tamaño, con mayor músculo financiero y altavoces de mayores dimensiones, coincidan con Poulet-Malassis y se parezcan más a Michel Levy; quizás tampoco -quiero que se me entienda bien- todos los pequeños sellos editoriales independientes sean, en rigor, sellos de vanguardia, porque su estrategia se basa más en un rescate cómodo y contrastado que un riesgo o complicidad por lo desconocido; quizás algunos grandes sellos miman la transgresión y engatusan a los jóvenes nocilleros con medios y canales que  hubiera sido difícil soñar en otras circunstancias; quizás ninguno de nosotros tenga vocación real de editor o autor pequeños, cultural, de vanguardia e independiente y las antiguas complicidades estructurales, que una vez sirvieron para distinguir a los editores y autores de combate, hoy sean sólo un recuerdo arcaico museizable. Quién sabe…

Los próximos días 1 y 2 de julio,  la Asociación de  Revistas Culturales de España (ARCE), organiza el seminario “La edición cultural: sentido y oportunidades“, y se me ocurre que entre las ponencias y los ponentes se encuentren temas de extraordinario interés para intentar entender si esa dimensión de la edición -la de vanguardia, la que sostiene la pujanza de la cultura y el compromiso político- será un mero residuo histórico o un arma cargada de futuro.

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: General