Las Hurdes (Luis Buñuel, 1932)

Reseña escrita por Chatzinikolaou Laborda, Katerina:

La II República llegaba a una España inestable y paupérrima, con unas condiciones de vida insalubres, tanto en las ciudades como en el campo. Pero, sin duda, el mundo rural era el más perjudicado y había quedado en el olvido tras la dictadura del general Primo de Rivera.

Así lo retrataron muchos autores de principios del s.XX en sus artículos. Algunos como Blanco Belmontes y “La España desconocida”, quisieron mostrar la auténtica situación del campo español. En cambio, Miguel de Unamuno escribió un ensayo (1913) en el que contrarrestaba este hecho argumentando el apego a la tierra que tenían los habitantes de la región de las Hurdes, aunque de ellas no obtuvieran lo necesario para vivir.

Pero el estudio del científico francés Maurice Legendre,”Étude de géographie humaine” sería el que inspiraría a Luis Buñuel para rodar un documental en las áridas tierras de Extremadura. Además, el Doctor Gregorio Marañón había escrito años atrás un reportaje sobre la insalubridad de la región de la Hurdes.

Buñuel acababa de regresar de Hollywood y dudaba de su futuro cinematográfico: “Estaba desorientado, no quería hacer más cine, me repelía ese ambiente, el público, la crítica, los productores, etcétera”[1]. Pero estaba interesado en las terribles condiciones y la pobreza de las Hurdes y decidió comentárselo a Ramón Acín, miembro del grupo surrealista junto con Buñuel, Pierre Unik, Julio Acín y Eli Lotar que participarían en la grabación del documental.

El objetivo de este grupo era escandalizar a los gobernantes para cambiar la situación de los campesinos: “La marcha hacia el pueblo” que tuvo gran importancia en la narrativa social[2] y en la literatura documental.

Aunque la crítica no fue justa. Gregorio Marañón se indignó por las desagradables imágenes que se mostraban en el documental y el Gobierno de la II República decidió prohibir la proyección porque daba una mala imagen del país. Hasta 1936 con el Frente Popular no se volvería a ver públicamente este documental. Un año más tarde sería sonorizado y proyectado en Francia, donde también se prohibiría.

La censura era muy rígida en España y así lo manifestaba el director en una entrevista: “no creo posible dentro del marco actual de nuestra sociedad la creación de un cine realmente popular. La existencia de la censura, entre otras cosas, se encarga de impedirlo en España.[3]

En definitiva lo que consiguió Buñuel fue sintetizar el surrealismo con la realidad social que afectaba a su país y el tradicionalismo español motivado por las ideas marxistas sobre  la función del arte, el socialismo crítico alejado del dogmatismo estalinista.

Además, este documental sirve de ejemplo para muchos cineastas como Rick Rowley [4]que, motivados por el movimiento de antiglobalización y la indiferencia generalizada de los gobiernos, quieren reivindicar los derechos de millones de personas que viven en circunstancias similares a las de los años 30 en España, la miseria del Tercer Mundo

 

HERRERA NAVARRO, Javier: Estudio sobre las Hurdes de Buñuel: evidencia fílmica estética y recepción.

EDWARDS,Gwyne: A companion to luis Buñuel. Gwyne Edwards. Tamesis, Woodbridge, 2005.

FUENTES, Victor: La mirada de Buñuel. Taba Rasa, 2005

IBARZ, Mercè. Buñuel documental. Tierra sin pan y su tiempo. Ariel. Barcelona, 1995

Chatzinikolaou Laborda, Katerina. Diciembre, 2011.


[1] FUENTES, Victor: La mirada de Buñuel. Taba Rasa, 2005 (pág.61)

[2] Los autores conscientes de la situación defendían los valores humanos comprometiéndose a través del arte. Publicaban revistas como Octubre, con el lema “Octubre esta contra la guerra imperialista, por la defensa de la Unión soviética, contra el fascismo, con el proletariado” .Además, muchos libros guardan cierto paralelismo con este documental como “Reparto de Tierras” de César Arconada, escrito un año antes de la película.

Cap. 3 en el verano el paludismo se une a la miseria (pag. 231)

“Una mañana os levantáis abatidos y débiles, estremeciéndose el cuerpo en un frio sudor. Tal vez un catarro, un resfriado ligero -pensamos- , y es terrible: vuestra sangre ya está infectada, y esta envenenada. Tenéis paludismo. Os ha picado, tal vez, anoche un anofeles .esta simple picada de un mosquito basta para derribaros en una debilidad creciente, consumido de fiebre, amarilla la cara, los ojos apagados, la carne enjuta. Poco a poco puede ser la muerte.”

[3] FUENTES, Victor: La mirada de Buñuel. Taba Rasa, 2005 (pág.65)

[4] Rick Rowley (director) y Jacqueline Soohen (producción). Documental independiente sobre los ciudadanos y el poder insituido “La cuarta guerra Mundial: El imperio contra el tercer Mundo”. (2003)

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Excelente crónica tanto por su contenido -sintético, sugeridor, directo- pero especialmente por su estilo, en el que se detecta una gran periodista y una cronista dotada de gran sensibilidad. Quisiéramos leer más de esta Chatzinikolaou Laborda, Katerina

(requerido)

(requerido)


*