Plazas de garaje vendo


Seguramente al ver un cartel como el que aparece más abajo ningún hablante de español experimentará sorpresa alguna. Sin embargo, imaginemos que en una conversación algún conocido nuestro nos dijera en algún momento lo que en él aparece: “Plazas de garaje vendo, edificio nuevo, Muñoz Grandes junto Hipercor.” Sin duda pensaríamos que algo extraño le está ocurriendo. ¿Qué sucede, entonces? ¿Es aceptable para un hablante de español la organización sintáctica del cartel que anuncia la venta de plazas de garaje?

Cartel en una calle del barrio de Carabanchel (Madrid)

Vamos a plantear la cuestión al revés. Imaginemos que en el cartel que vemos en la parada del autobús leyéramos: “Vendo plazas de garaje en un edificio nuevo, que está situado en el paseo de Muñoz Grandes junto al Hipercor.” Seguramente nos extrañaría mucho una redacción así para un cartel anunciador. ¿Qué es lo que pasa? ¿Hay ocasiones en que la sintaxis deja de valer?

Desde los análisis sintácticos que comenzamos a hacer en la educación primaria, estamos acostumbrados a pensar que la organización del discurso responde básicamente a razones de coherencia sintáctica. Sin embargo, en muchas ocasiones tienen primacía otros factores a la hora de organizar el discurso. En el caso que estamos viendo, lo primero que interesa resaltar es el tema del que trata el cartel: “plazas de garaje”. Eso puede hacer que sigamos leyendo o que, sencillamente, si lo que se anuncia no nos interesa, dejemos de leer. A continuación se nos especifica qué es lo que se hace con esas plazas de garaje: se venden (no se alquilan). Y luego ya se nos dan una serie de datos adicionales: el edificio es nuevo y está en la calle que se menciona. La eficacia comunicativa del mensaje es total.

Hasta hace relativamente pocos años la lingüística no ha incorporado como objeto de estudio todo un conjunto de factores que tienen una importancia enorme a la hora de entablar y mantener una comunicación. Se trata de una serie de elementos que están fuera de lo que tradicionalmente era considerada la “gramática” de una lengua, pero que tienen una importancia capital a la hora de determinar si un enunciado resulta o no aceptable para los hablantes de una lengua. Éste es el objeto de estudio, entre otros aspectos relacionados, de una de las disciplinas de la lingüística que más importancia ha adquirido en los últimos años: la pragmática. Se trata, por ejemplo, de cuestiones tales como la cortesía en una lengua (que puede hacer que de dos enunciados con el mismo contenido uno resulte aceptable y otro no) o la persuasión lingüística (y de esto saben mucho los publicitarios).

Muchos recordarán que hace ya algunos años se hizo muy popular un anuncio en el que un ama de casa decía: “Manchas, una solución quiero”. Desde un punto de vista sintáctico parecería que el enunciado carece casi de estructura, pero hay que reconocer que desde el punto de vista de su eficacia comunicativa el anuncio tenía un impacto mucho mayor que la expresión gramaticalmente correcta, pero banal: “Quiero una solución para las manchas.”

 

Para saber más:

 

Enlaces de Internet:

 

M.ª Victoria Escandell, “Aportaciones de la pragmática”

Xavier Frías, Introducción a la pragmática, 2001.

 

Libros:

 

M.ª Victoria Escandell, Introducción a la pragmática, Barcelona, Ariel, 2007 (2.ª edición actualizada).

M.ª Victoria Escandell (con la colaboración de Manuel Martín), La comunicación, Madrid, Gredos, 2005.

Salvador Gutiérrez Ordóñez, De pragmática y semántica, Madrid, Arco Libros, 2002.

Etiquetas:
Categorias: General

¿De qué se ocupa la podología?


La respuesta parecería obvia, pero no ha debido de serlo así para el encargado de redactar el rótulo de esta clínica de podología, que ha creído conveniente especificar que se trataba de una “podología del pie”. ¿Estaba pensando en la posible existencia de una “podología de la mano”? No parece probable. ¿A qué responde, entonces, la inclusión de la especificación “del pie” cuando sólo a esa parte del cuerpo parece dedicarse la podología?


Rótulo de una clínica de podología en el barrio de Carabanchel (Madrid)

Seguir leyendo »

Etiquetas:
Categorias: General

¿Se puede amar a la música?


Si hace unos años una campaña de publicidad se empeñaba en enseñarnos a amar la tónica, ahora nos hemos encontrado con que hay quienes están agradecidos a otra persona por haberles enseñado a “amar a la música”. ¿O esperaríamos que le estuvieran agradecidos por haberles enseñado a “amar la música”? ¿Qué habríamos dicho cada uno de nosotros en este caso?



Pegatina en un baño del edificio B de la Facultad de Filología de la Universidad Complutense

Seguir leyendo »

Etiquetas:
Categorias: General

¿Por qué faltan los plurales en las tiendas de chinos?


Habréis observado que con frecuencia en las tiendas regentadas por chinos faltan los plurales esperables en español. Se encuentran carteles en los que pone “Patata 1 €” o “Naranja 2 €” en vez de “patatas” o “narajas”. ¿A qué se debe esto?


Cartel de una tienda del barrio de Lavapiés (Madrid)

Seguir leyendo »

Etiquetas:
Categorias: General

Lingüística en la calle


Mediante este blog me gustaría contribuir a la difusión de algunos conocimientos lingüísticos. Creo que la Lingüística es una ciencia apasionante que tiene como objeto de estudio una de las características más propiamente humanas, el lenguaje.
Todos los comentarios que aquí se hagan partirán de una imagen real, habitualmente captada en alguna calle, ya se trate de anuncios, carteles, folletos o cualquier otro tipo de soporte. De ahí el nombre que he querido poner a este blog: Lingüística en la calle.

Cartel de la película Love&Honor

Quiero aclarar que el objetivo primario de este blog no es comentar errores ortográficos o gramaticales referidos a la norma de uso culta del español, aunque en algunos casos serán esas desviaciones de la norma las que nos servirán de punto de partida para comprender algunos fenómenos lingüísticos.
Estaré muy agradecido por cualquier imagen que los lectores de este blog me puedan enviar y que pueda servir como punto de partida para algún comentario. Os animo también a enviar junto con las imágenes vuestros propios comentarios para que pueda incluirlos en el blog, del que no pretendo ser autor único, sino simplemente el animador.

Etiquetas:
Categorias: General