web analytics

Nacen los Seminarios Jóvenes en el ICMAT

Ayer, 23 de junio, empezaron en el ICMAT los “Seminarios Jóvenes”, una iniciativa creada por y para los estudiantes de último curso de grado de matemáticas. Durante una semana los alumnos tendrán la oportunidad de presentar trabajos de iniciación a la investigación que hayan realizado durante la carrera a sus compañeros en las aulas del ICMAT. José Ángel González, estudiante de la UAM y uno de los organizadores, y Marina Logares, investigadora postdoctoral del ICMAT, nos cuentan el proyecto.

“Los cursos son un impulso para su iniciación en la investigación, que aprendan además lo importante y difícil que es comunicar matemáticas”, explica Marina Logares, investigadora postdoctoral en el Instituto de Ciencias Matemáticas. Habla de los Seminarios Jóvenes, una actividad que nace este año en el ICMAT, en el que los estudiantes de último curso pueden presentar sus trabajos de Fin de Grado que han preparado durante todo un curso académico. Los propios alumnos, movidos por el entusiasmo de sus primeras investigaciones y por las ganas de contárselo a sus compañeros, han organizado cinco días de seminario, en los que hablarán de temas tan variados como la Teoría de Hodge, la ecuación de Schrödinger, o las Medidas de Hausdorff y Fractales. Hablamos sobre la iniciativa con Logares y con José Ángel González, uno de los organizadores, que acaba terminar el Doble Grado en Matemáticas e Informática en la Universidad Autónoma de Madrid, donde empezará el curso que viene el Máster en Matemáticas y Aplicaciones.

¿Cómo surgió la idea de hacer estos cursos?

José Ángel González (J.Á.G.): La idea de realizar los cursos surgió a raíz del limitado tiempo que la UAM proporcionaba para explicar los Trabajos de Fin de Grado. El Departamento de Matemáticas considera que los trabajos deben exponerse en un tiempo máximo de 15 minutos, un tiempo a todas luces insuficiente para transmitir la esencia de los trabajos de manera apropiada. Por ello, un grupo de alumnos, encabezados por Cristóbal Meroño, Diego Soler y yo, decidimos que, tras finalizar el periodo de exámenes y presentaciones, sería muy interesante poder explicarnos, con el tiempo que fuese necesario, nuestros trabajos. Como nos pareció una idea interesante, se lo comentamos a algunos compañeros que se mostraron entusiasmados en poder explicar su trabajo con más detalle. Así, poco a poco fuimos sumando ponentes a nuestra idea.

Marina Logares (M.L): Resultan ser trabajos muy interesantes y que en muchos casos dan pie a cursos de varias horas. Pero además de eso, una vez que los alumnos estuvieron motivados y empezaron a hablar de matemáticas entre ellos y a entusiasmarse con las diversas áreas que les gustaban a cada uno, surgieron también temas que se habían de preparar o temas que han expuesto o trabajado en clase por alguna razón, pero que en los que ellos han profundizado de una manera increíble y quieren compartir ese esfuerzo con sus compañeros.

¿Cómo se ha acabado convirtiendo en un congreso de una semana?

J.Á.G: Ilusionados por el éxito de esta iniciativa, se la comentamos a Marina Logares, que era nuestra profesora de Geometría y Topología, quién nos animó a darles una mayor oficialidad. Su propuesta consistía en que estos cursos pasasen de ser una reunión privada de compañeros a una serie de seminarios públicos organizados en el ICMAT. Ciertamente, el cambio de perspectiva nos pareció muy atractivo, por lo que, con su ayuda, empezamos a movilizarnos. Decidimos ampliar las miras de estos seminarios y no limitarlos únicamente a la presentación de los Trabajos de Fin de Grado, sino a cualquier tema que el ponente considerase oportuno. Gracias a este empuje, surgieron algunos cursos que, si bien no se corresponden a ningún Trabajo de Fin de Grado, considerábamos que podían ser interesantes dada la formación de los ponentes.

M.L: Mi papel ha sido meramente motivador y un poquito de “empujón” a atreverse a hacer las cosas “más serias” y que llegaran a más gente. Les animé en algún momento a organizar algo, a contar todo eso que se estaban preparando. Para que no fuera algo que quedara en el olvido, o sólo para ellos mismos.  Luego, cuando me contaron que se habían lanzado a organizar una serie de charlas entre ellos, pero que tenían dificultades para encontrar un “dónde”, se me ocurrió ponerles en contacto con Manuel de León y la organización de la Escuela JAE. Al fin y al cabo muchos de ellos han sido alumnos y becarios de la Escuela JAE. Me pareció que tenía sentido hacer de paraguas.

¿Cuál es el objetivo del seminario?

J.Á.G: Nos gustaría poder transmitir de forma adecuada el trabajo que, por uno u otro motivo, hayamos realizado en los años de estudiantes. Así, esperamos poder compartir estos conocimientos con otros compañeros y crear un clima de colaboración motivador entre nosotros. En una aspiración ulterior, nos gustaría que esta idea de presentar los Trabajos de Fin de Grado u otros temas al terminar la carrera se perpetuase, de manera que los estudiantes de cursos posteriores recogiesen el testigo e hiciesen lo propio años venideros.

M.L: La idea era que no perdieran la motivación en su trabajo de fin de grado, ni en los distintos trabajos individuales o de grupo que surgían en sus clases o en sus trabajos de verano o incluso entre lo que se iban estudiando por su cuenta (se trata de un grupo de alumnos muy inquieto). Que no dejaran de profundizar en las cosas que estudiaban y que tanto les gustaban, pero fundamentalmente que compartieran sus conocimientos porque las preguntas que les hicieran también les haría profundizar más y mejor.  También veo que para ellos su esfuerzo se traduce en una buena nota, pero en mi opinión, todo ese esfuerzo también sirve o ha de servir, para que otros alumnos también aprendan y se entusiasmen. Subir el nivel de todos los alumnos, no sólo de aquellos que hubieran hecho el trabajo en cuestión.   De hecho en la misma clase vi como entre ellos se contagiaban el entusiasmo por uno u otros temas. Como ya sabemos, el gusto por algo, está fuertemente determinado por el conocimiento que tengamos de ese algo en cuestión y fue bonito ver como al hablar matemáticas entre ellos se iban haciendo más conocedores y mucho más entusiastas y dedicados a aprender más.

 ¿Cuál ha sido vuestra relación con el ICMAT?

J.Á.G: En todo momento, el ICMAT nos ha prestado el apoyo logístico y administrativo que hemos necesitado para organizar estos cursos. Más aún, la idea de formalizarlos en unos cursos abiertos al público surgió de Marina Logares, investigadora del centro, que también ha colaborado con nosotros ayudándonos a adquirir los conocimientos necesarios para impartir estos seminarios.

Más información:

http://www.icmat.es/seminarios/Seminarios-Jovenes/programa.pdf

Ágata A. Timón es responsable de Comunicación y Divulgación del ICMAT.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*