Cometas que cambian la historia

Dedicado a mi amigo Ogul Esen, que me comentó esta historia

Taqi al-Din fue un sabio musulmán nacido en 1526 en Damasco y fallecido en 1585 en Estambul, dos de las ciudades imporatntes durante el Imperio Turco u Otomano. Escribió más de 90 libros sobre temas muy diversos, como astronomía, óptica, matemáticas, mecánica, ingeniería, relojes y filosofía.

El observatorio de Taqi ad-Din

Taqi al-Din había realizado estudios en El Cairo (Egipto), siendo sus primeras obras sobre Teología. Pero atendió también a cuestiones muy prácticas, como la descripción de una turbina de vapor, en 1551, en su libro con el maravilloso título de Al-Turuq al-samiyya fi al-alat al-ruhaniyya (“El Sublime Método de las Máquinas”). Su invento era análogo al posterior de John Wilkins en 1648.

Hay una fecha importante en la biografía de Taqi al-Din, 1574, cuando el sultán Murad III lo invita a construir el observatorio astronómico de Constantinopla, la actual Estambul. Según parece, Taqî al-Dîn quería construir ese observatorio y el Gran Visir Soqullu Muhammad Pasha lo apoyó entusiásticamente. Taqi al-Din preparó un informe para presentárselo al sultán, explicando la necesidad de ese observatorio porque las tablas astronómicas de las que disponían se habían quedado anticuadas y se necesitaba elaborar unas nuevas basadas en nuevas observaciones.

Un sextante

Las investigaciones más recientes confirman que ese observatorio fue uno de los más importantes construidos en el siglo XVI, comparable al que poseía Tycho Brahe en Uroniborg, o a los de Ulug Bey en Samarcanda en el siglo XV.

Plano de Uraniborg

En el artículo The Instruments of Istanbul Observatory, de Sevim Tekeli, se hace una comparativa de los observatorios de Brahe y Taqî al-Dîn, en cuanto a los instrumentos que ambos usaban, de los cuáles algunos existían ya y ambos los mejoraron, y otros fueron diseñados directamente por ellos. Para poner en valor el observatorio de Estambul, recordemos que Tycho Brahe poseía el más avanazado de Europa que le permitió obtener observaciones muy precisas, datos que fueron después utilizados por Johannes Kepler para elaborar sus leyes.

Por ejemplo, había una esfera armilar en ambos, sextantes, cuadrantes y muy importante, relojes muy avanzados, fundamentales para medir con precisión la longitud del meridiano.

Unos meses después de la inauguración del observatorio, en el primer día del Ramadán en 1577, apareció un cometa en el cielo nocturno. Justo en el momento en el que el sultán iba a iniciar una campaña militar contra Persia. El cometa iba aumentando su brillo, y el sultán inquirió a Taqi sobre el significado del cometa y si anunciaba buenas nuevas con respecto a la próxima guerra. Taqi observó que el cometa apuntaba en dirección a Persia, y que había aparecido en la constelación de Sagitario, que representaba al arquero turco, y terminaría e  la de Acuario, que representaba la paz. Por lo tanto, aconsejó la campaña militar. Esta fue un fracaso, y el sultán enfurecido ordenó la destrucción del observatorio en 1580.

El sultán Murad III

Mientras en Occidente la ciencia se consolidaba con figuras como Brahe y Kepler, en Oriente la superstición acabó con un proyecto que, sin duda, hubiera significado un avance de la ciencia otomana. Ambos observatorios coexistieron en el tiempo, ambos observaron el mismo cometa, el llamado el Gran Cometa. Brahe obtuvo de esas observaciones importantes descubrimientos, como por ejemplo, que el coma (o cabellera)  del cometa apunta siempre lejos del Sol. Un curiosa historia paralela con finales bien distintos.

Notas de Tycho Brahe sobre el Gran Cometa

______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU)

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*