Las otras mujeres de la ciencia

Este 8 de marzo de 2018 ha sido sin duda alguna histórico para la sociedad española, y no podemos más que alegrarnos porque todos esperamos acciones que ayuden a conseguir esa ansiada igualdad entre hombres y mujeres. Como científicos que somos, nos hemos volcado más en lo que supone esta lucha para nuestro entorno, y así estos días hemos recordado el extraordinario trabajo que realizan nuestras colegas ahora y que, en épocas pasadas y mucho más difíciles, llevaron adelante pioneras que hoy son ya iconos.

 

Sede central del CSIC

 

Pero nos olvidamos frecuentemente de aquellas mujeres que no son científicas, pero sin las que nuestro trabajo (de científicos y científicas) sería imposible o lo haríamos con muchas dificultades. Me refiero a todas esas mujeres que gestionan nuestros proyectos en las unidades administrativas de los institutos del CSIC o en las facultades y rectorados de las universidades. De esas gestoras que nos ayudan a preparar un proyecto europeo, siempre tarea compleja. De las que nos ayudan a tramitar una factura o los detalles de un viaje. O de las bibliotecarias que buscan la bibliografía que necesitamos y solicitan los libros que necesitamos. Por supuesto, muchos de los técnicos de los laboratorios de los centros de investigación son mujeres. Y qué decir de la gran cantidad de mujeres que trabajan en la comunicación de los resultados de nuestras investigaciones al gran público.

Y no se acaba aquí la lista. ¡Cuántas mujeres trabajan en las conserjerías de los centros de investigación! Y agradecemos que al entrar cada mañana en nuestros despachos estos estén limpios y ordenados: no olvidemos que la mayoría de los trabajadores del sector de limpieza son mujeres, en trabajos que no son los más apetecibles y que a menudo (o siempre) son pagados con salarios mínimos. Y cuando nos vamos a comer, generalmente (al menos los que trabajamos en grandes ciudades) en las cafeterías de los campus, somos atendidos por camareras.

Todas estas mujeres, de manera más directa o indirecta, hacen que nuestro trabajo salga adelante. Son las mujeres olvidadas en muchas ocasiones, pero imprescindibles para nuestro trabajo. Cuando se leen los informes sobre género en instituciones tan sensibilizadas en el tema como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se encuentran muchos datos sobre los científicos y científicas, y sobre la ocupación de los puestos directivos. Convendría ya llamar la atención sobre el resto de trabajadoras; es más, no se debería concebir una Comisión de Mujeres y Ciencia que no las incluyera en su composición. Y no solo esto, debemos exigir también a los hombres una mayor corresponsabilidad en el cuidado y apoyo técnico que posibilitan el funcionamiento del sistema científico.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Estoy muy agradecida por sus palabras. Es muy loable que un investigador de su prestigio se acuerde de las diferentes tareas de apoyo que tantas mujeres (y por supuesto, de tantos hombres) llevamos a cabo para facilitar el trabajo científico a “nuestros” investigadores.
Procuro leer las entradas de su blog, que tiene el enorme mérito de que profanos en la materia como yo consigamos, si no entender, al menos acercarnos al apasionante mundo de las matemáticas. Gracias también por ello.

Muchas gracias, Olvido!

(requerido)

(requerido)


*