web analytics

Archivo de julio, 2020

Las reglas del contagio

Capitán Swing acaba de publicar el último libro de Adam Kucharski, “Las reglas del contagio. Cómo surgen, se propagan y desaparecen las epidemias”.  Aquí van algunos comentarios tras su lectura, que recomiendo a todos los seguidores de Matemáticas y sus fronteras.

 

Aunque la edición de este libro podría parecer oportunista en la actual pandemia de la Covid-19, nada más lejos de la realidad. La edición británica estaba ya lista en febrero, cuando la pendemia estaba lejos de ser la pesadilla que ahora padecemos. Y este libro no está dedicado especialmente a ella, sino que va mucho más allá.

Es cierto que el autor recuerda como la ciencia ha ido poco  apoco tomando más conocimiento de la propagación de las enfermedades. En particular, los trabajos fundacionales de Ronald Ross sobre la malaria, y el papel de los mosquitos en la misma, que le valieron el segundo premio Nobel de Medicina o Fisiología de la historia; o la creación del modelo SIR por Anderson Gray McKendrick y William Ogilvy Kermack; o la recreación de la labor detectivesca de John Snow para demostrar que el cólera era causado por el consumo de aguas contaminadas con materias fecales en Londres en el año 1854.

Pero si las matemáticas nos enseñan como se comporta una epidemia y además como podemos controlarla, esos modelos, ¿no podrían servir para otros fines? Y así, Kucharski nos muestra como podemos usarlos para investigar como se pueden transmitir las ideas, o como se puede influir en el sentido de voto en unas elecciones, o como una noticia falsa se puede propagar a través de las redes sociales. A menudo nos referimos a algunos sucesos con el calificativo de virales: este libro justifica el nombre. Y puestos a hablar de fenómenos virales, Kucharski hace un repaso inquietante a los virus informáticos, y nos enseña el peligro en el que vivimos porque los programas informáticos (como los virus biológicos) contienen cadenas de otros programas, y es más, los propios virus informáticos pueden mutar (tal y como lo hacen los biológicos) y pasar a ser incontrolables.

Pero también se pueden usar estas enseñanazas en el buen camino. ¿Cómo evitar que se propaguen estallidos de violencia? ¿Cómo conseguir que los ciudadanos sigan buenas prácticas? ¿Cómo evitar delitos y asesinatos? ¿Cómo usar los datos que compartimos sobre nosotros mismos para que puedan servir para mejorar nuestra salud y nuestro bienestar general? Porque continuamente estamos compartiendo datos, sin saberlo muchas veces, y no siempre estos son usados en nuestro beneficio.

Recomiendo entusiásticamente la lectura de este libro. La lectura es muy ágil y realmente apasionante. Cuando lo vaya leyendo y entre en internet, en sus cuentas de correo, en su redes sociales, bien con su móvil, bien con su ordenador, no dejará de sentir algo de desazón.

 

Adam Kucharski

 

Sobre el autor

Reproducimos la ficha biográfica que aporta la editorial.

Adam Kucharski es profesor asociado y miembro del Departamento de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Su investigación utiliza modelos matemáticos y estadísticos para comprender los brotes de enfermedades y los efectos del comportamiento social y la inmunidad en la transmisión y el control. De 2013 a 2017 obtuvo un Premio de Desarrollo Profesional del Consejo de Investigación Médica en Bioestadística. Gran parte de su trabajo consiste en desarrollar nuevos enfoques matemáticos y estadísticos para comprender la dinámica de los brotes de enfermedades infecciosas, y está particularmente interesado en cómo combinar diferentes fuentes de datos para descubrir la dinámica de transmisión y el impacto de las intervenciones. Esta investigación cubre infecciones de transmisión directa como la gripe y el ébola, así como los arbovirus como el dengue y el virus del Zika. La participación pública también es una parte importante de su trabajo: además de organizar eventos en escuelas, museos y festivales, ha trabajado en varios proyectos que vinculan la ciencia ciudadana con la recopilación de datos a gran escala. Es miembro de TED y ganador en 2016 del Premio Rosalind Franklin a la Mejor Conferencia y del Premio Wellcome Trust Science Writing 2012. Ha escrito para medios como The Observer, Financial Times, Scientific American y New Statesman.

Y para que ustedes lo conozcan mejor, les dejo con esta conferencia

Imagen de previsualización de YouTube

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

 

Etiquetas: , , ,
Categorias: Covid-19

Abracadabra, el poder curativo del triángulo

Según la RAE, abracadabra se define como “palabra cabalística a la que se atribuyen efectos mágicos.” Es una palabra que vemos mucho en los espectáculos de magia tanto en directo como en televisión o internet, y el mago la pronuncia antes de ejecutar su número. Pero más que efectos mágicos, la palabra tenía supuestos efectos curativos.

 

 

La primera vez que aparece esta palabra es en la obra Liber Medicinalis (De Medicina Praecepta Saluberrima), del médico romano Quinto Sereno Sammonico (en latín, Quintus Sammonicus Serenus). En esa época, los remedios médicos solían venir escritos en versos, por dos motivos: uno porque así podían incluir metáforas y acertijos que el lector debía interpretar, y otro, porque en verso es más fácil recordar la receta.

Quinto fue un médico famoso en su época, sin embargo no se conocen muchos detalles de su vida. Nació en Pérgamo y murió en el 212 a.C. Parece ser que fue tutor de dos emperadores romanos, Geta y Caracalla (Geta era el hermano menor, y ambos gobernaron a a la vez por decisión de su padre Septimio Severo), aunque fue asesinado por el segundo; Caracalla estaba celoso de la popularidad de su hermano y decidió asesinarlo junto a muchos de sus amigos y partidarios. Pero existe una cierta confusión entre las dos personas que llevaban el nombre de Sereno Samónico, padre e hijo, y según algunas fuentes el asesinado fue el padre.

En el libro de Samónico, que fue muy popular durante la Edad Media y del que se apreciaba la calidad de sus versos, se recogen muchas recetas de siglos anteriores no solo romanas sino egipcias y griegas sobre todo tipo de enfermedades. La que nos ocupa ahora es la malaria, que fue un auténtico azote en la Antigua Roma. De hecho, la propia palabra malaria viene del latín, mal’aria, que es la contracción de mala aria, o sea, mal aire. La fiebre tenía su propia diosa, con tres templos en la ciudad de Roma. Los romanos nunca asociaron la malaria con los mosquitos.

Esta era la receta que recomendaba Quinto Sereno:

Inscribis chartae, quod dicitur Abracadabra:

Saepius et subter repetas, sed detrahe summae,

Et magis atque magis desint elementa figuris:

Singula quae semper rapies et coetera figes,

Donec in angustam redigatur litera conum.

His lino nexis collum redimire memento.

Es decir, había que escribir la palabra ABRACADABRA en un trozo de papiro y repetirla en las líneas de abajo, eliminado la última letra en cada paso, hasta que solo quedara una letra. El resultado era algo así:

 

Y lo que quedaba, enrollado como un cono, como dice Quinto en los último versos, se colgaba del cuello con un hilo de lino. A los nueve días, se arrojaba el talismán por encima del hombro a un río cuyo curso de agua apuntara al este. La idea del remedio se basaba en que a la vez que desaparecían las letras, también lo hacía la enfermedad.

Volvemos a encontrarnos con esta palabra en el Diario de la peste, de Daniel Defoe, que narra como un testigo de primera mano la peste que asoló Londres en 1665, aunque entonces Defoe tenía 5 años y probablemente usara las notas de uno de sus tíos. Defoe escribe lo siguiente:

Pero más allá de todo esto había aún otra locura,  que  puede  servir  para  dar  una  idea del humor perturbado de la clase baja de la época; sucedió que seguían a una especie de mistificadores aún peor que los mencionados. Porque  aquellos  ladrones  despreciables  sólo les mentían para hurgarles los bolsillos y sacarles  dinero,  y  en  esos  casos  la  maldad  -cualquiera que fuese- se radicaba en el engañador, no en el engañado. Pero en los casos que voy a citar, la impiedad correspondía a la víctima, o a ambas partes por igual. El asunto consistía en usar talismanes, filtros, exorcismos,  amuletos  y  yo  no  sé  qué  preparados, para  fortificar  con  ellos  el  cuerpo  contra  la peste. Como si la plaga no viniera de la mano de Dios sino que fuese una especie de posesión  por  un  espíritu  maligno,  que  debía  ser aventado con cruces, signos del zodíaco, papeles  atados  con  cierto  número  de  nudos, sobre los cuales se escribían ciertas palabras o se dibujaban ciertos signos, particularmente la palabra Abracadabra, dispuesta en forma de triángulo o pirámide.

 

Daniel Defoe

Afortunadamente, ya no estamos en esos tiempos, y sabemos que no hay amuletos mágicos que nos protejan de una epidemia, salvo aquellos que nos va proporcionando la ciencia.

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Covid-19, General

El matemático que predijo su propia muerte

No hay muchos hombres capaces de predecir el momento exacto de su muerte, pero uno de ellos es el matemático Abraham de Moivre, famoso por su fórmula que relaciona los números complejos y las razones trigonométricas, y sus aportaciones fundacionales a la estadística y la teoría de probabilidades.

 

Abraham de Moivre

Nació en Vitry-le-François, en la Champagne francesa, el 26 de mayo de 1667, en una familia protestanet. Su padre, cirujano, lo envió a estudiar primero a una escuela católica y a los once años a un colegio protestante en Sedan, donde estudió por cuatro años. Al cerrarse el colegio en 1682, se fue a estudiar lógica a Saumur. Las matemáticas no eran parte de los cursos, pero de Moivre estudió por su cuenta algunos libros imporatntes de la época. Finalmente, se trasladó a Paris para estudiar física y matemáticas con Jacques Ozanam.

Un cambio dramático en su vida lo causó el Edicto de Fontainebleau promulgado en 1685 por Luis XIV, el Rey Sol, que revocaba el Edicto de Nantes y obligaba a los protestantes a la conversión al catolicismo o al destierro. Así, de Moivre aparece en Londres en 1687 presentándose como un hugonote.

Durante varios años, de Moivre subsistió dando clases particulares. En 1692 se hizo amigo del astrónomo Edmond Halley y de Isaac Newton. De Moivre había estudiado entusiasmado los Principa Mathematica de Newton, y había conseguido mejorar algunos de sus resultados. Su brillantez llevó a que fuera elegido miembro de la Royal Society en 1697, un gran honor para cualquier estudioso. Aunque Halley le animó a investigar en astronomía, campo en el que hizo descubrimientos relevantes sobre la fórmula para las órbitas elípticas de los planetas, su única fuente de ingresos eran las clases particulares.

 

Doctrine of chances

De Moivre consiguió resultados pioneros en la teoría de probabilidades, recogidas en su libro “The Doctrine of Chances: a method of calculating the probabilities of events in play”.  Otra de sus contribuciones se recogen en su artículo ” Annuities upon Lives “, donde prueba que la tasa de mortalidad sigue una distribución normal, lo que todavía usan las compañías de seguros.

La fórmula de de Moivre es conocida por todos los estudiantes y se escribe como

(cos x + i sen x) n = cos (nx) + i sen (nx)

y es una precursora de la famosa fórmula de Euler.

La anécdota sobre su muerte estaba motivada en que de Moivre se dio cuenta de que, al envejecer, cada díadormía más tiempo, 15 minutos más cada noche, según sus cálculos. Así que según sus cuentas “dormiría para siempre” el 27 de noviembre de 1754. Y ese día se murió. He tratado de investigar fuentes donde se corrobore esta historia, y aunque es cierto que la salud de de Moivre era cada vez más frágil y necesitaba a veces dormir 20 horas al día, no parece existir documentación que la sustente, aunque se haya ya convertido en una leyenda urbana.

A.M. Clerke, en su Dictionary of National Biography, escribe sobre de Moivre:

“Era soltero, y pasó sus últimos años estudiando pacíficamente. La literatura, antigua y moderna, alimentaba su ocio; una vez dijo que él hubiera preferido haber sido Molière que Newton; y conocía sus obras y las de Rabelais casi de memoria. Continuó toda su vida como un firme creyente. A pesar de que fue perdiendo la vista y el oído, todavía era capaz de deleitarse con su elección como miembro asociado extranjero de la Academia de Ciencias de París el 27 de junio de 1754.”

Para terminar, digamos que esta entrada se podría haber titulado también “El hombre que sabía más que Newton”. En efecto, se cuenta que el propio Isaac Newton decía de de Moivre: “Preguntadle a él; sabe todas estas cosas mejor que yo.” Newton le tenía en mucha estima (lo invitaba frecuentemente a su casa por la stardes para discutir de filosofía y matemáticas), pero tampoco olvidemos que fue uno de los miembros del comité que intervino en el escandaloso episodio de la disputa del genio inglés con Leibniz por el invento del cálculo infinitesimal.

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

 

 

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

Investigación matemática para el siglo XXI

La Fundación Nacional de la Ciencia de los Estados Unidos (NSF en sus siglas inglesas) posee un programa de financiación de institutos de investigación que define así: “Los Institutos de Investigación en Ciencias Matemáticas son recursos nacionales que tienen como objetivo avanzar en la investigación en las ciencias matemáticas a través de programas que apoyan el descubrimiento y la difusión de conocimientos en matemáticas y estadística y mejorar las conexiones con campos relacionados en los que las ciencias matemáticas pueden desempeñar papeles importantes”.

 

La NSF continúa: “Las actividades del Instituto ayudan a centrar la atención de algunas de las mejores mentes matemáticas en problemas de particular importancia y actualidad. Los institutos también son recursos comunitarios que involucran a un amplio segmento de investigadores de ciencias matemáticas con sede en Estados Unidos en sus actividades. Los objetivos del programa de Institutos de Investigación en Ciencias Matemáticas incluyen avanzar en la investigación en las ciencias matemáticas, aumentar el impacto de las ciencias matemáticas en otras disciplinas, y ampliar la base de talento dedicado a la investigación matemática en los Estados Unidos”.

Hay ocho institutos muy establecidos en el país: American Institute of Mathematics (AIM) en San Jose, California; Institute for Advanced Study (IAS), en Princeton, New Jersey; Institute for Computational and Experimental Research in Mathematics (ICERM), en Providence, Rhode Island; Institute for Mathematics and its Applications (IMA), en Minneapolis, Minnesota; Institute for Pure and Applied Mathematics (IPAM), en Los Angeles, California; Mathematical Biosciences Institute (MBI), en Columbus, Ohio; Mathematical Sciences Research Institute (MSRI), en Berkeley, California; y el Statistical and Applied Mathematical Sciences Institute (SAMSI), en el Research Triangle Park, North Carolina.

Todos ellos organizan programas de workshops, seminarios, periodos temáticos, visitantes, con una fuerte financiación del gobierno. Por supuesto, tras una evaluación extremamente competitiva.

 

Se anuncia ahora el lanzamiento de un nuevo instituto, el Institute for Mathematical and Statistical Innovation de la Universidad de Chicago, promovido por un grupo de matemáticos y estadísticos de las siguientes universidades: Chicago, Northwestern University, la Universidad de Illinois en Chicago y la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. El objetivo es desarrollar nuevas ideas matemáticas para poder afrontar los desafíos científicos y tecnológicos contemporáneos fundamentales. Para comenzar su trabajo, le NSF le ha otorgado una subvención de 15,5 millones de dólares.

Entre estos problemas están el cambio climático, la atención de la salud, la teoría de la información cuántica, la inteligencia artificial, la ciencia de datos, la economía y la ciencia de materiales. Esta mezcla de investigación básica en combinación con los problemas citados es la dirección por donde irá (de hecho ya va) la investigación matemática del siglo XXI.

Los problemas a tratar son de una enorme complejidad, y requerirán de muchas perspectivas y también del trabajo de varias instituciones. Este es el objetivo de este instituto, que será dirigido en sus etapas iniciales por el profesor Kevin Corlette, con una amplia experiencia como director del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Chicago. Su investigación se centra en la geometría diferencial y en la geometría algebraica, ha conseguido un prestigioso Young Investigator Award y ha sido conferenciante invitado en el International Congress of Mathematicians (ICM) de 1994 en Zürich.

Kevin Corlette

 

Deseamos a Kevin Corlette el mayor de los éxitos en esta nueva tarea, en un instituto que marcará las tendencias de la investigación matemática del siglo XXI y al que desde España deberíamos estar muy atentos.

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

Etiquetas: ,
Categorias: General

¿Buscando el orden?

La expresión abstracta final de todo arte es el número.

V. Kandinski

 

Una de las preguntas habituales a un matemático es sobre las razones que le llevaron a estudiar matemáticas. La respuesta, en muchos casos, es que se le daban bien en el colegio, pero esto no es más que un síntoma de algo más profundo. En la entrevista a Ernesto Sabato que incluimos en esta entrada del blog, su contestación consigue que lo profundo emerja a la superficie.

 

Sabato, pintando

Joaquín Soler Serrano, el entrevistador del programa A fondo, le comenta a Sabato por qué su interés por las matemáticas y la física, para las que estaba tan bien dotado pero abandonó. Sabato comienza diciendo que las matemáticas son la ciencia más simple de todas. Sabato dice que era un joven muy tímido, que llegó desorientado a la universidad, solo, y encontró en las matemáticas, en ese mundo platónico, el orden que necesitaba para el caos en el que vivía. Recordemos que el escritor provenía de una ciudad rural, Rojas, en la Pampa húmeda argentina. Esa paz que encontró en los teoremas, “lo precipitó” como el dice en el mundo de las matemáticas.

Vasili Kandinski

Recuerda Sabato a continuación como ejemplo paradigmático a Vasili Kandinski, uno de los creadores (o el creador) del arte abstracto. Como sus primeras obras expresionistas eran tumultuosas, hasta que llega a la abstracción, donde encuentra la paz de la geometría, en su teoría del punto y la línea. Como dice Sabato, “todos buscamos lo que no tenemos”. Por cierto, la pintura fue una de sus pasiones.

Es curioso que Sabato ponga el ejemplo de Kandinski, porque Kandinski confesó en su libro Concerning the Spiritual in Art, que siempre tuvo grandes dificultades con las matemáticas. Pero eso no le arredró para usar las matemáticas no sólo en sus cuadros, sino además para crear toda una teoría artística de la pintura. Si Galileo decía que “el mundo está escrito en el lenguaje de las matemáticas, y sus caracteres son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, sin las cuales es imposible entender ni una palabra; sin ellos es como girar vanamente en un oscuro laberinto”, Kandinski llevó estas palabras a la pintura, y usando estos simples elementos geométricos, creó hermosos cuadros que uno podría pensar fueron sus teoremas.

“Punto”, cuadro de V. Kandinski

Pero volvamos a los matemáticos y a lo que les inspiró. He vuelto a leer un libro poco conocido de entrevistas a famosos científicos, titulado One hundred reasons to be a scientist, publicado por el ICTP de Trieste con ocasión de su 40 anivrsario para encontrar algunas respuestas. Lennart Carleson, premio Abel en 2006, dice que era bueno en matemáticas, pero fue un curso de análisis complejo el que lo impactó de manera definitiva, especialmente esas sumas imposibles de series que de una manera milagrosa acaban dando como resultado el número π. Por cierto, cuenta que de los libros que estudió en esa época solo sobrevivió una edición polaca de un libro de Zygmund; los demás se los comieron sus perros a los que no pareció gustarle el pegamento polaco.

Lennart Carleson

Otro de los entrevistados, David Mumford cuenta como una vez interrumpió a un pintor amigo de la familia que estaba pintando un cuadro para preguntarle, “¿para quién pintas?”; la respuesta, “para mí mismo” le impactó y le llevó a preguntarse, “¿qué trabajo podría hacer por el que me pagaran y que yo lo hiciera para mi mismo?”. Mumford tuvo un profesor de la talla de Oskar Zariski. Cuenta que Zariski iba al encerado, escribía “Sea V una variedad” y todos se sentían como si estuvieran viendo a la misma V en el aula. Mumford entrevió un jardín secreto en el que quiso entrar él también.

David Mumford

Algunos grandes matemáticos no fueron buenos en matemáticas en su juventud, como confiesan Serge Lang (interesado en las Humanidades) o Yakov G. Sinai (loco por los deportes).

¿Buscaban, buscamos, todos el orden en nuestros caos personales como dice Sabato? Vean la entrevista (magnífica) y busquen sus propias respuestas

Imagen de previsualización de YouTube

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

 

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

Matemáticas y cabellos

“Observa el movimiento de la superficie del agua que se asemeja a la del cabello, y tiene dos movimientos, uno de los cuales continúa con el flujo de la superficie, el otro forma las líneas de remolinos.”

Leonardo de Vinci: “Sobre las proporciones y sobre los movimientos de la figura humana”.

 

Hace unas semanas, de una manera muy casual, encontré en mi muro de Facebook una anécdota que contaba Peter Lax. Una vez, cuando Lev Landau estaba visitando el Instituto de Estudios Avanzados (IAS) de Princeton, Einstein se disculpó con Landau, porque tras su paseo con su correspondiente charla,  los periodistas los habían abordado en busca de un pronunciamiento de Einstein sobre algún evento mundial. “Lev, no puedo evitarlo, ya sabes cómo son”, se disculpó Einstein, y Landau respondió: “Albert, ¿alguna vez has considerado cambiar tu peinado?”. Claro que Landau no andaba tampoco libre de pecado. Esto me llevó a pensar sobre que piensan los matemáticos y los físicos de sus cabellos, y resulta que el tema es más profundo de lo que uno podría pensar en un principio.

Albert Einstein

Lo que mucha gente ignora es que las grandes compañías que se dedican a la fabricación de champús, acondicionadores, tintes, y todo tipo de productos relacionados con el cabello están interesadas en la investigación del pelo que cubre nueatras cabezas, y que tiene que ver no sólo con la química, sino, y mucho, con las matemáticas y la física.

Lev Landau

Uno de los primeros interesados en analizar la naturaleza de los cabellos fue Hooke, que en su obra Micrographia (1665) presentaba dibujos de cabellos gracias al uso del microscopio. Hooke vio como los pelos son cilindrícos, con una capa exterior llamada cutícula y una microestructura interna constituida por una proteína, la queratina. Tenemos entre 50.000 y 100.000 pelos en nuestra cabeza que crecen como 1cm cada mes. Además, un cabello es elástico, así que podemos aplicar a su estudio lo que conocemos de la mecánica de continuos.

Varios tipos de cabello en la obra Micrographia de Robert Hooke

Aunque un cabello es algo muy pequeño, si podemos medir como la gravedad le afecta, lo que hará en más medida en relación con la longitud (no olvidemos que un cabello tiene una masa que es mayor a mayor longitud).

Otro aspecto que es importante es la que podíamos llamar la curvatura intrínseca del cabello, su ondulación, que variará de un individuo a otro.

Usando ahora el cálculo de la energía por unidad de longitud para filamentos elásticos obtenida por Leonhard Euler y Jakob Bernoulli, R.E. Goldstein, P.B. Warren y R.C. Ball fueron capaces de obtener una fórmula para la energía de un haz de cabellos (en su artículo Shape of a Ponytail and the Statistical Physics of Hair Fiber Bundles, Phys. Rev. Lett. 108, 078101 (2012)). Analizaron así diferentes formas de colas de caballo, que, asombrosamente, muetsran como la presión es una función lineal actuando como una simple ley de Hooke.

Si están más interesados en este tema, pueden leer con atención la presentación Leonardo, Rapunzel, and the Mathematics of Hair, del propio  Raymond E. Goldstein,  donde además analiza el movimiento de una cola de caballo. Por ejemplo, si una corredora lleva un peinado de cola de caballo, aunque su cabeza sube y baja, la cola se mueve de un lado a otro. La explicación hay que buscarla en los resultados del matemático George William Hill en mecánica celeste (lo que ocurre cuando un parémtro se hace oscilar peridicamente).

Decir finalmente que esta investigación sobre las colas de caballo es una primera aproximación para entender como el cabello se enreda, cosa que más de una vez hemos experimentado al peinarnos.

Si usted cree que hemos acabado con las matemáticas y el cabello, vea este artículo Mathematical Patterns in African American Hairstyles, de Gloria Gilmer de. En él se analizan los diseños y los patrones en los peinados de mujeres (y hombres) de origen afroamericano. La autora se hace la siguiente pregunta: “¿Qué puede contribuir los distintos trenzados de pelo a la educación matemática y, a la inversa, en qué puede contribuir la educación matemática a la la innovación del trenzado de pelo?” Hay muchas matemáticas en esos peinados y les invito a leer el artículo para descubrirlas.

Y podríamos hablar también del uso de las matemáticas para colorear el cabello de un cliente. El estilista combina los colores primarios para resaltar o disminuir ciertos tonos para que el cliente obtenga lo que desea, y esto es un asunto de proporciones. Y también la geometría se usa en la elaboración de los cortes de cabello.

Les dejo con este video

Imagen de previsualización de YouTube

¡Y piensen en las matemáticas la próxima vez que vayan a la peluquería!

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

Etiquetas: , ,
Categorias: General

Sevilla, sede del Congreso Europeo de Matemáticas (9ECM)

La Sociedad Matemática Europea (EMS en sus siglas inglesas) anunció ayer 4 de julio la resolución de su Consejo de aceptar la candidatura de Sevilla para hospedar el 9th European Congress of Mathematics, a celebrar en 2024 del 15 al 19 de julio.

Esta es una excelente noticia no sólo para Sevilla, sino para toda los matemáticos de Andalucía y de España. Los Congresos Europeos de Matemáticas son el evento europeo de mayor relevancia. Este será el noveno, habiéndose celebrado ya el tercero (3ECM) en Barcelona en 2000, que fue también el Año Internacional de las Matemáticas.

La candidatura fue presentada para Sevilla, con el apoyo de todas las universidades andaluzas y de los institutos universitarios de investigación, el IMUS de Sevilla y el IEMATH-GR de Granada, que constituyen el corazón del Instituto Andaluz de Matemáticas (IAMAT). La candidatura contó con el apoyo de las sociedades matemáticas españolas.

 

Real Alcázar de Sevilla

No es la primera vez que Sevilla acoge un congreso relevante. En 1996 se celebró el International Congress of Mathematical Education ICME8, del 14 al 21 de julio, con 2300 participantes. Y en 2003 el First Joint Meeting RSME-AMS, del 18 al 21 de junio, con 1100 participants, siendo hasta hoy el mayor congreso que la American Mathematical Society ha coórganizado con sociedades matemáticas de países europeos.

La sede del 9ECM será la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Sevilla, que ya lo fue del Joint Meeting, y de la que recuerdo la extraordinaria organización para un congreso con tal cantidad de participantes. Recuerdo también la simpatía y eficacia de los voluntarios, que constituyó en cierta manera un entrenamiento y un ejemplo para los voluntarios del Congreso Internacional de Matemáticos de Madrid (ICM 2006).

El 9ECM de Sevilla pone también de manifiesto el gran desarrollo de las matemáticas en Andalucía en muchas áreas, desde las ecuaciones diferenciales, las ecuaciones en derivadas parciales, la investigación operativa, la geometría diferencial y la topología algebraica, al análisis matemático y el álgebra y la geometría algebraica; en cada uno de estos campos hay grupos punteros en las universidades andaluzas. Y a eso se debe añadir la educación matemática, en la que esa comunidad ha sido pionera y que este ECM no debe ignorar. Ni tampoco la apuesta de universidades como la de Cádiz por la ciencia de datos como nuevo paradigma.

Luis Narváez Macarro

Acompaña a esta designación de Sevilla como sede del 9ECM la elección de Luis Narváez Macarro como vocal del Comité Ejecutivo de la EMS, que si no me equivoco, es el primer matemático andaluz en ser elegido para este puesto.

Deseamos el mayor de los éxitos para este evento, aunque la experiencia previa, el buen hacer habitual de los organizadores y la magia de Sevilla lo garantizan. Una excelente noticia que gustará a béticos y sevillistas, sin duda alguna.

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

 

Etiquetas: ,
Categorias: General

CIENCIA, y el “Cosmos” del siglo XXI

En agosto de 2019, Quintín Garrido me contactó con la idea de escribir un libro que en 2020 conmemora los  40 años de “COSMOS”, de Carl Sagan, un libro (y una serie televisiva) que nos enamoró a los que nos dedicamos a la ciencia y a los que no, y que contribuyó al nacimiento de muchas vocaciones científicas. Mi respuesta de entonces a Quintin fue decirle que me patrecía una inciativa magnífica y que si, podía contar conmigo para un capítulo. Hoy, por fin, ese libro se ha lanzado para que cualquiera pueda leerlo.

 

 

Reproduzco a continuación la nota de prensa del lanzamiento, nada más se puede decir que no sea agradecer a los coordinadores y a todos los colegas que han escrito algún capítulo y felicitarse por una obra tan extraordinaria, y, como no, agradecer la oportunidad de ser parte de la misma.

Nota de prensa

Más de medio centenar de científicos recogen el guante lanzado por Alicia Parra y Quintín Garrido para homenajear y actualizar el COSMOS de Carl Sagan en el 40 aniversario del estreno de la serie en televisión y de la publicación del libro.

 

Este homenaje se plasma siguiendo la línea, estructura, utilizada en el libro original. Los autores participantes, tras la elección de un tema tratado en COSMOS, desarrollan su aportación con un lenguaje claro y riguroso, a modo de continuación del legado divulgativo iniciado por Carl Sagan.

Este libro se presenta bajo Licencia Creative Commons y en formato de archivo pdf para su descarga gratuita. Tanto la descarga como la lectura en línea se realiza a través del blog:

https://cienciayelcosmosdelsigloxxi.blogspot.com/

Es de destacar que todo el proyecto gira en torno a la premisa de “sin ánimo de lucro”, ni que decir tiene que ha sido posible gracias a que todos los participantes lo han hecho de manera altruista. Mención expresa a las introducciones de Inés Pellón González y Jesús Martínez Frías que junto con la contribución especial de Jon Lomberg y del resto de participantes hacen de este libro una auténtica gran obra en la divulgación de este siglo XXI.

 

No se puede hablar de la serie Cosmos y no mencionar la música que acompañaba las espectaculares imágenes (Vangelis entre otros), en esta ocasión hemos conseguido, para su escucha si se opta por la lectura en línea de nuestro CIENCIA, y el “Cosmos” del siglo XXI, la participación altruista de grandes músicos, todos participan bajo Licencia CC también, mencionar y agradecer a J.J. Machuca, J.A. Caballero, Bert Schellekens, Gabriel de Paco, entre otros muchos.

Y un agradecimiento especial a Carl Sagan por habernos hecho partícipes de la aventura de la Ciencia: “El cosmos es todo lo que es o todo lo que fue o todo lo que será”. Comienzo del capítulo 1 de COSMOS.

Solo queda disfrutar de la lectura de este libro y adentrarnos poco a poco en el vasto océano del conocimiento.

__________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias)

Etiquetas: ,
Categorias: General