web analytics

Posts etiquetados con ‘ciencia-ficción’

La historia de tu vida

Hablaremos hoy en Matemáticas y sus fronteras de un libro extraordinadio, La historia de tu vida, del genio estadounidense de origen chino Ted Chiang.

 

La pregunta sobre que tiene que ver este libro con las matemáticas la vamos a responder rápidamente. Diré en primer lugar que había leído Exhalación, su segundo libro de relatos publicado en Sexto Piso y había visto la película La llegada, inspirada en el relato que da título a su primer libro, La historia de tú vida. Recientemente pude comprar y leer inmediatamente esa primera obra, publicada en Alamut y que yo calificaría de excepcional.

La historia de tu vida consta de 8 relatos, y ya el primero, La torre de Babilonia, concluye con un uso de la topología. Yahvé no destruye esta gigantesca torre porque al llegar a la bóveda celeste, el protagonista descubre como al identificar los lados de un rectángulo, el cielo se junta otra vez con el suelo de donde procede: “no había castigado a los hombres por desear llegar más allá de los límites que tenían impuestos: pues el viaje más largo sólo les volvería a llevar al lugar del que habían partido.”

El tercer relato, Dividido entre cero, es pura matemática inspirado en Gödel. Renee Norwood, una brillante catedrática de matemáticas, descubre una nueva inconsistencia en sus fundamentos. Desarrolla un nuevo formalismo que prueba que un número es igual a cualquier otro. Como esas demostraciones fraudulentas para probar que 1 = 2 dividiendo por 0. Pero ahora si es posible. La consecuencia es que las matemáticas abstractas no tendrían sentido por sí mismas y solo como descripción de los fenómenos naturales, y así ya dejarían de ser interesantes.

Pero la verdadera joya matemática es precisamente el relato La historia de tu vida. La respetada experta en lingüística Louise Banks es solicitada por el gobierno nortemaericano, junto con otros muchos expertos, para tratar de establecer una comunicación con los extraterrestes que han aterrizado en diversos lugares de nuestro planeta. Los llamado “heptápodos”, por su anatomía, no manejan un lenguaje como los terrestes. Es un lenguaje en el que todo está presente a la vez. Louise comienza aentenderlo cuando su colega, el físico Gary Donelly, le explica el principio de Fermat.

Este principio nos dice como se propaga un rayo de luz al cambiar de medio, y es una consecuencia del cálculo de variaciones en el que la cantidad a minimizar es el tiempo, no la distancia. Comienzana  entender que mientras las matemáticas en nuetsro planeta se han desarrollado basads en el álgebra y la geometría, en el planeta de origen de los heptápodos, es el cálculo de variaciones lo que primero han desarrollado. Consecuencia: son capaces de ver el tiempo en todos sus instantes, no hay pasado ni futuro, todo lo ven de una vez. Describimos ambos el mismo universo pero de una manera muy diferente. En el caso del principio de Fermat, el rayo de luz “sabe” donde debe legar y que por el camino se encontrará dos medios diferentes. Louise es capaz de aprender este lenguaje y ello le permite ver pasado y futuro de una sola vez, como los heptápodos. Y este es otro mensaje que Ted Chiang repite en otro de sus relatos, Setenta y dos letras, como el lenguaje configura la realidad.

Este es el trailer de la película

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Sobre el autor

Ted Chiang nació en 1967 en Port Jefferson en ek estado de Nueva York. Sus padres eran emigrantes procedentes de China, primero a Taiwan, durante la Revilución comunista, y posteriormente marcharon a Estados Unidos. De hecho, su nombre chino es Chiang Feng-nan. Chiang estudió en la universidad Brown, donde se graduó en ciencias de la computación. Actualmente reside en Bellevue, cerca de Seattle, Washington, donde compagina su faceta de escritor de ficción con la de autor de manuales técnicos de software.

Chiang confiesa que empezó a escribir a los 11 años, después de leer a Isaac Asimov. Escribe poco, solo son dos los libros de realtos que ha publicado, La historia de tu vida y Exhalación, pero le han valido cuatro premios Hugo, cuatro Nebula, seis Locus y el British Science Fiction Association Award. Algo insólito en el mundo de la ciencia-ficción.

___________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias).

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

Aniara

“Y mientras allí estaba conmovido, yerto de miedo y lleno de inquietud por su estado, el fonóglobo de la mima empezó de pronto a hablarme en el dialecto de la teoría tensorial superior avanzada que usamos la mima y yo en lo cotidiano.”

Aniara, Harry Martinson

Reseñamos hoy un libro muy especial “Aniara”, de Harry Martinson, un poema épico sobre el destino de la humanidad, una obra que a veces se califica de ciencia-ficción, aunque es un poema conmovedor, una de las obras más singulares y emocionantes del siglo XX.

 

 

Las influencias científicas en el poema de Martinson impregnan toda la obra. Por ejemplo, el espacio curvado por la materia de la teoría general de la relatividad de Albert Einstein inspira su imagen como “un tazón de cristal”,  y el mismo autor confesó la influencia de otro físico notable como Paul Dirac.

Estamos hablando de probablemente la obra cumbre de un poeta que no es un cualquiera. Puede que no sea tan conocido en España, pero Martinson recibió el Premio Nobel de Literatura en 1974. Un Nobel controvertido, porque él era miembro de la Academia Sueca, el primer académico procedente del mundo del proletariado, tal y como le solían calificar.

 

Harry Martinson

Martinson tenía otra influencia además de la ciencia, el mar. Durante su atribulada vida: huérfano de padre a los seis años, en una familia de siete hermanos, abandonados por su padre, pasó a ser adptado por varias familias campesinas que lo obligaron a trabajar duramente aparte de maltratarlo. No es de extrañar que a los dieciséis años se enrolara como navegante durante seis años sucesivamente en diecinueve barcos. De la ciencia y su experiencia marinera, surge Aniara, una navegación por el espacio exterior durante quince mil años.

Con su familia

Al leer Aniara he vislumbrado muchos contenidos matemáticos y reproduciré algunos de ellos. El principal problema para reconocerlos es que Martinson ha creado una rima interna que no puede traducirse a otros oidiomas, a la vez que ha inventado un gran cantidad de neologismos. Así que la traducción del original sueco, versificado en pentámetros yámbicos, a los que se añaden pentasílabos, endecasílabos, alejandrinos, siempre en forma consonante. La traductora ha optado finalmente por una versión en prosa, que así y todo, conserva un ritmo espectacular.

El argumento es conocido en las novelas de ciencia-ficción: Aniara es el nombre de la nave espacial (la golgondra) cuya misión es transportar a Marte a los últimos supervivientes de una Tierra devastada por una explosión nuclear. Después de una colisión con un asteroide, la nave se sale del sistema solar y queda eternamente perdida en el espacio sin fin. La nave está regida por la Mima (¿una inteligencia artificial?) que muere durante el viaje. El narrador, el Homero espacial, va contando todo lo que va sucediendo hasta el verso final.

 

Dibujo de Harry Martinson

 

Creo que Aniara merece que algunos matemáticos suecos lo leyeran y buscaran las matemáticas que contienen, que en la traducción apenas se intuyen. Aquí van unos fragmentos:

Se agazapaban allí técnicos de todos los ramos que representaban la cuarta teoría tensorial, en tanto que los que mancillan el pensamiento puro se cubrían de gloria.

Sin embargo, como también para nosotros eran ajenos los tonos de aquella lengua tan alejada del país de las fórmulas, muy poco comprendíamos de las lecciones con las que quisimos tenderles una mano.”

Poema 31

 

“Pero aquí, fatalmente sujetos como estábamos al curso impuesto por la ley de la hipérbola, no podía desembocar su descubrimiento en nada fructífero, solo en un teorema que Isagel formuló con brillantez, pero que estaba condenado a venir con nosotros lejos, cada vez más lejos, hacia Lira, hasta desaparecer.”

Poema 39

 

“Un filósofo de la teoría numérica de conjuntos, y místico de la escuela alefnumérica, suele presentarse en la central Gopta con un cuestionario cumplimentado, se inclina discretamente ante Isagel, la lúcida, y se adentra luego en silencio en Aniara.

Isagel, que ve apropiada las cuestiones, coge el puñado de fórmulas y las codifica para la tercera posición racional de la mesa goptiana.

Y, transformado ya el grupo de fórmulas y una vez gopteada cuidadosamente la clase tensorial, las trasvasa al carro goptiano, antes de enjaezar a Robert, el ayudante espacial, el fiel rocín de nuestra liga de cerebros, para el arrastre de la carga de conjuntos numéricos.

Cuando el filósofo de conjuntos numéricos vuelve, Isagel le dice la verdad: que, a pesar de los muchos afanes de Robert, no hay gopta capaz de dar respuestas.

Y el señor Conjunto Numérico (así lo llamamos) , se inclina triste, humilde y silencioso y se aleja discretamente por las galerías de Aniara.”

Poema 47

 

En 2018 Aniara fue llevada al cine, con división de opiniones. Aquí pueden ver el trailer

 

Imagen de previsualización de YouTube

También se transformó en una ópera estrenada el 31 de mayo de 1959 en Estocolmo.

El libro está publicado en 2015 por Gallonero en una cuidada edición que inclye un mapa indicando el trayecto de la nave.

___________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias).

Etiquetas: ,
Categorias: General