Posts etiquetados con ‘medalla Fields’

Y Maryam rompió las reglas

El pasado 15 de julio, Maryam Mirzakhani perdía su larga batalla contra el cáncer y nos dejaba conmovidos. He intentado a través de las redes sociales compartir las noticias que han ido apareciendo en los medios de comunicación de todo el mundo, con el objetivo de que todos fuésemos conscientes de cómo una menuda mujer de 40 años, llena del genio de las matemáticas, nos había impactado de una manera tan intensa.

La muerte de Maryam Mirzakhani tiene muchas componentes de tragedia. Porque como su amigo Firouz M. Naderi apuntó en Twitter: “A genius?  Yes. But also a daughter, a mother and a wife.” Y yo añadiría, un símbolo.

Maryam ha conseguido romper las reglas. El mismo Presidente Hassan Rouhani subió una foto Mirzakhani en Instagram sin el pañuelo, el hijab, lamentando la enorme pérdida. En The Guardian hemos visto esta foto que reproducimos encima de estas líneas, con las portadas de periódicos iraníes con fotos similares. Así que Maryam ha roto dos reglas: las de género consiguiendo una medalla Fields por primera vez para una mujer desde su creación en 1936; y las de la religión.

Ella era consciente de estas implicaciones, pero lamentablemente, ese enemigo secular de la humanidad llamado cáncer la ha privado a ella de disfrutar su merecido premio y a nosotros de disfrutar de sus matemáticas y su carácter tan especial.

Equipo olímpico de Arabia Saudí

Hoy hemos visto en las redes un video con dos participantes del equipo olímpico de Arabia Saudí en las Olimpiadas Matemáticas Internacionales que se celebran en Río de Janeiro del 12 al 23 de este mes. Shaden y Joud cuentan su experiencia en pasadas olimpiadas, cubiertas de cabeza a pies con el niqab. Quedan muchas reglas por romper para que las mujeres de los países musulmanes disfruten de un trato igualitario. Ojalá esta fuera la última vez que asistiéramos a un video como este. Todos confiamos en que el ejemplo de Maryam pueda también conmover a algunos de estos hombres que marcan reglas impropias para conseguir una sociedad justa.

———

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU)

Etiquetas: , , ,
Categorias: General

La muchacha persa

Comparto este texto que guardaba para otros propósitos, todavía impactado por el fallecimiento de Maryam Mirzakhani. Descanse en paz la muchacha persa.

 

Agosto de 2014, una joven mujer pasea por el centro de convenciones COEX en Seúl; enormes ojos azules y grises, y a su lado, su hija, una niña de tres años, Anahita. Es Maryam Mirzakhani, la muchacha persa que viajó con 23 años a Harvard para hacer su tesis doctoral y es ahora profesora en Stanford. Maryam ha ganado la medalla Fields, y se ha convertido ya en leyenda viva al ser la primera mujer en conseguirlo.

Imagen de previsualización de YouTube

Cuando iba al colegio pasaba por una calle llena de librerías en las que no podía hojear los libros maravillosos que llenaban los escaparates. Pero la niña que soñaba con ser escritora se convirtió en matemática. Aunque sus ambiciones no cambiaron, solo los protagonistas, las superficies en su nueva vida. Maryam dice que la investigación matemática es como una novela, con personajes diferentes que vas conociendo cada día mejor, pero a veces vuelves a leerla y es completamente diferente a la primera impresión.

Maryam ha descubierto fascinantes estructuras de las superficies hiperbólicas, que una por una son elusivas, pero todas a la vez (el moduli) proporcionan las respuestas deseadas. Las superficies hiperbólicas son las generalizaciones de la geometría no euclidiana descubierta por Bolyai, Gauss, y Lobatchevski. Así, rellena inacabables papeles con dibujos de toros, y de esferas en las que borra o añade asas. Maryam también ha desentrañado algunas de sus conexiones con la física teórica y otras ramas de las matemáticas. Ha viajado muchas veces por caminos sin señalizar y sin metas a la vista, y a pesar de ello ha alcanzado las cimas de algunas colinas a lomos de su extraordinaria intuición geométrica.

Maryam es suave, rezuma empatía y humildad; cuando recibió un correo electrónico comunicándole que había ganado la medalla Fields creyó que era un hacker.

Maryam cuando era una niña

Aquella muchacha cuya única ambición era leer cada libro que cayera en sus manos ha derribado una muralla y se ha convertido en un símbolo, un símbolo para la liberación de la mujer en un mundo que la margina. Maryam, que ha tenido que combatir el cáncer, tan frágil pero tan fuerte.

———

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU)

Etiquetas: ,
Categorias: General

¿Excelencia individual o colectiva?

Esta entrada está motivada por una conversación de hace unos días con uno de mis colegas. Tanto él como alguno más, sostienen que basta la excelencia individual para triunfar, así que uno debe contratar investigadores postdoctorales de calidad y esperar que alguno de ellos pueda probar teoremas importantes que le deparen, por ejemplo, la consecución de una de las codiciadas becas del European Research Council (ERC) (alguno se atreve a sugerir la obtención de una medalla Fields con este procedimiento).

Es verdad que la calidad individual es importantísima y que puede ayudar a probar resultados relevantes, pero en un instituto del CSIC tenemos dos graves handicaps. El primero es que los mecanismos de contratación del CSIC son tan perversos y obsoletos que al final el proceso se eterniza; a la vez, los salarios no son competitivos. La conclusión es que el número de candidatos es moderado, y se trata sobre todo de postdocs jóvenes. Estamos compitiendo con los grandes centros internacionales, que ofrecen mejores salarios y un contrato directo (no hay bolsa de trabajo ni inventos similares pensados para que, en aras de la transparencia y la igualdad de oportunidades, se dificulte todo lo posible el proceso de selección).

El segundo handicap es el número de contratos que se pueden ofertar. Si cada cuatro años ofertamos diez, no creo que el resultado tenga altas probabilidades de éxito realmente, porque el teorema de los monos tecleando las obras de Shakespeare requiere millones de monos (el Teorema del Mono Infinito fue planteado por un matemático eminente, Émile Borel, en 1913, en su libro Mécanique Statistique et Irréversibilité).

Por lo tanto, a la excelencia individual hay que añadir la excelencia institucional, la colectiva. Estos jóvenes postdocs deben encontrar en el instituto en cuestión un ambiente acogedor, una infraestructura de excelencia, que les ayude a explotar su potencial, proporcionándoles recursos para que su investigación vaya mas lejos. Son jóvenes investigadores que precisan todavía de formación y asesoramiento: un ambiente con seminarios, trimestres temáticos, congresos, los ayudará y estimulará.

A la vez, se precisa de gestores que coordinados con la dirección y la gerencia, y asesorados por ellos, los ayuden en la elaboración de proyectos, y que contemplen en un modo global la parte científica acompañada en algunos casos de las propuestas de transferencia, y siempre de las de comunicación. Por ejemplo, en el ICMAT creamos las oficinas ICMAT EUROPA e ICMAT TRANSFER y un Gabinete de Comunicación (este último dentro de una Unidad de Cultura Científica).

En consecuencia, se necesita excelencia individual acompañada de excelencia colectiva o institucional (la institución de acogida es siempre un plus en cualquier proceso selectivo). El apoyo mutuo genera el círculo virtuoso.

Todo ello exige dedicación por parte de la dirección del instituto en cuestión y de los directores científicos de los proyectos institucionales, y así, el sacrificar una parte de la investigación propia en aras de los intereses colectivos. La pregunta es si, en nuestro caso, mis colegas están dispuestos a ese acto de generosidad.

____

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Etiquetas: , , ,
Categorias: General