Obtener créditos y salir de la lista negra de ASNEF sí es posible

A veces, las cifras reflejadas en las facturas de servicios como teléfono, gas o electricidad pueden parecer injustas. Hay cobros que hacen que el ciudadano se niegue a pagar unos precios que llega a considerar desproporcionados. Esto ocurre también, y con mucha frecuencia, con tasas bancarias, compañías aseguradoras o cualquier otro tipo de deuda.

Pero esta acción genera consecuencias que en muchos casos son desconocidas por los clientes, y cuanto más tiempo transcurre, mayor será el problema y más difícil salir de la deuda.

Cuando suceden estos inconvenientes de falta de pago, las compañías recurren a las listas de morosos para garantizar que el dinero, tarde o temprano, llegue a sus manos. Pasar a formar parte de la lista de morosos de ASNEF puede convertirse en un dolor de cabeza si no se sabe sobrellevar la situación con inteligencia. ASNEF es la Asociación Nacional de Establecimientos de Créditos, el fichero de deudores más representativo de España y una carga pesada para muchos.

No pagar genera consecuencias

Solo bastan cuatro meses de impagos acumulados para pasar a formar parte de la lista, aunque hay compañías que ya con tres meses hacen la solicitud para que el nombre de su deudor aparezca en el portal web.

Las consecuencias de no pagar y empezar a formar parte de ASNEF se verán reflejadas a la hora de solicitar una financiación o al intentar contratar algún servicio. Lo que sucede es que la mayoría de las empresas estudian muy en detalle estas listas antes de iniciar una relación comercial.

Por ejemplo, estar en la lista de ASNEF puede ser un factor determinante para que una entidad financiera se niegue a otorgar una tarjeta de crédito, o que una compañía telefónica se abstenga de iniciar un contrato con un cliente. Compras tan sencillas como de equipos electrodomésticos o tecnológicos pagados a plazos también pueden significar un “no” rotundo.

Ya estoy en ASNEF pero necesito dinero

No todo es tan malo como parece. Quienes están en ASNEF y necesitan conseguir dinero urgente, aún tienen algunas alternativas de crédito. Las entidades financieras que otorgan créditos aún estando los clientes en los ficheros de morosos son pocas y, antes de dar el visto bueno, hacen estudios de riesgo.

Los préstamos con ASNEF  tienen sus consideraciones. Por lo general, están dados para situaciones urgentes y se trata de microcréditos. Algunos tienen características muy específicas, por ejemplo, que la cantidad adeudada no supere los mil euros, y que el cliente no esté registrado como moroso con más de una compañía.

Lo importante a la hora de solicitar uno de estos créditos es que hay que tener en cuenta que ya se posee una deuda y se sumará otra, por lo que es primordial estar muy atento con los plazos de pago. Una recomendación que hacen los analistas financieros es solicitar solamente la cifra que verdaderamente se necesita, para que resulte más sencillo cumplir con el compromiso.

Salir de ASNEF

Visto de esta manera, puede parecer que quienes están en la lista de ASNEF se consideran como “mal pagadores”, y están sometidos a que las empresas los califiquen como un riesgo potencial.  Sin embargo, como todo ciudadano, tienen sus derechos.

Que el deudor conozca sus derechos es el primer paso para salir de ASNEF. Quienes entran en la lista pueden solicitar cambiar algunos datos personales que piensen que violan las leyes, e incluso corregir cifras erróneas, todo esto tras realizar un estudio.

Una vez que la persona es consciente de sus derechos, entonces hay que seguir una serie de pasos para desaparecer de la lista. Estas gestiones sobre cómo salir de ASNEF están bien detalladas en sitios online como milcreditosrapidos.com. Allí se especifica el procedimiento correcto a seguir. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones, aunque se cumpla con la deuda, puede continuar apareciendo el nombre en la lista de ASNEF.

Lo que sucede es que las compañías no actualizan constantemente sus listas de pagos y, por lo tanto, la empresa de ficheros de morosos desconoce que se ha realizado la liquidación. La manera de solucionar este problema es que el mismo afectado solicite que se le dé de baja.

Para ello debe presentar una serie de documentos solicitados por ASNEF, que garantizarán que todo haya quedado en orden.

No se trata de un juego

Aunque siempre hay alternativas para salir del apuro cuando se entra en una lista de morosos, hay que tener en cuenta que estar en ASNEF no se trata de un juego, donde con solo pagar se consigue hacer borrón y cuenta nueva.

Se trata de un problema serio que en el futuro puede generar consecuencias que impidan el crecimiento económico, no solo de cualquier proyecto a emprender, sino también de la estabilidad financiera de la familia. La propia página web de ASNEF deja muy claro que se puede estar en esta lista incluso durante seis años.

Es importante que, aunque no se haya recibido una notificación por escrito sobre la inclusión en la lista de morosos, se haga una revisión para determinar si se está en ella, ya que suelen registrase casos de usurpación de identidad o de entrega de datos erróneos.

De ser así, se podrá abrir un procedimiento para la cancelación de datos, determinar quién le ha fichado e incluso averiguar si alguien más ha consultado sus datos personales.

En cualquier caso, lo más importante es mantenerse al día. Y si no se puede evitar entrar en ASNEF, solicitar ayuda para lograr liquidar la deuda y salir de la lista lo más pronto posible.

De ahora en adelante, no estará de más pensarlo muy bien a la hora de devolver una factura sin pagar, y estar pendiente de si se está, o no, en la lista negra de ASNEF.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*