Sequía: Falta de previsión

Bueno, estamos acabando Enero y, al menos en este año la sequía no es un tema a tocar en medio del caliente agosto. Las sequías han sido endémicas en España, ya que la península está al sur de la trayectoria del chorro polar que corresponde a temperaturas razonablemente bajas del Polo Norte.

 Pero hoy la temperatura del Polo Norte es bastante más alta de lo que  ha sido desde al menos hace 2000 años, y con seguridad más alta de lo que ha sido hace 50 años. La causa de ésto es la retención de la radiación infrarroja que emite constantemente el planeta, radiación que queda en la atmósfera en vez de salir hacia el espacio. Puesto que la temperatura del polo es mayor hoy que hace 50 años la  trayectoria media del chorro polar se ha desplazado unos 500 km hacia el norte. Eso quiere decir que de las 20 borrascas que entraban de manera “normal” en la península, estos años solo entran 10,

y que si en los años secos entraban 10, ahora en los años secos entran 5.

 

De vez en cuando lloramos amargamente cuando por nuestra imprudencia ocurre alguna calamidad.

Pero llorar no arregla las cosas. 

 

Tenemos que dejar de emitir CO2, y dejar de hacerlo ya. ¿Cual es el problema para dejar de hacerlo? El problema es esencialmente psicológico. Es el agarrarse a la inercia y querer hacer lo que siempre se ha hecho.

 

Ante los problemas nuevos, la sociedad suele insistir en soluciones viejas. Estos días se ha dicho que la producción de coches ha caído en España en el 2005. Cuando oímos ésto podemos tener dos reacciones: La que escuché ayer en la radio era de preocupación: Hay gente que se puede quedar en el paro, es un problema.

 

Para mí era una noticia alegre: Hay menos coches que contaminan el ambiente, y en cuanto a los trabajadores, ¿cual es la dificultad de que aprendan otras técnicas y trabajen en otra cosa?

 

La sociedad se horroriza de que las minas de carbón ya no sean necesarias, de que no haya pedidos de barcos, de que las fábricas de coches tengan dificultades. Pero nunca ven la oportunidad en la dificultad.  Si ya no podemos seguir extrayendo carbón, podemos producir hornos solares. Si los mecánicos soldadores de los astilleros no pueden montar más barcos, pueden siempre montar gasoductos.  ¿Por qué debemos tener siempre las mismas industrias, las mismas fábricas, las mismas ocupaciones?  Es cómodo hacerlo, pero no es indispensable. Las economías dinámicas permiten a las personas cambiar de empleo, cambiar de vivienda, de lugar de residencia y de trabajo.

 

Solo una sociedad paralizada, que no puede mudarse de ciudad, que no concibe reciclar su formación,  que no puede cambiar de vivienda porque está entrampada durante 40 años, solo una sociedad artrítica se asusta de esas noticias.

 

Una sociedad joven, con ánimo, que sube las escaleras de dos en dos, que no se achanta ante nada es una sociedad que avanza, que encuentra empleo, que consigue soluciones nuevas ante los retos constantes.

 

Tenemos sequía. Podemos combatirla y prevenirla. O podemos echarnos a llorar. ¿Qué elegimos? 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Nuevamente comparto con usted el punto de vista de este artículo, pero a la vez entiendo que no es realista. Usted, igual que yo, vemos el mundo desde un punto de vista distinto, su formación y su cargo le han hecho viajar mucho, a muchos sitios. Probablemente haya trabajado en varios laboratorios alrededor del mundo, o haya hecho su tesis en el extranjero, haya asistido a cientos de conferencias y haya efectuado numerosas estancias en otros centros de investigación. No le asustan los cambios y sería perfectamente capaz de reciclarse y trabajar en otro ámbito de la ciencia. Pero la sociedad en general no es así, un minero asturiano, un trabajador de los astilleros de Vigo o de Gijón, un labrador de Castilla…..nunca en la vida han hecho otra cosa, nunca han salido de su pueblo, y creen que no es necesario hacerlo. La juventud cree que no tiene por qué irse de su tierra, y debido a eso vivimos como parásitos, de las subvenciones….la sociedad tiene que evolucionar en ese sentido, pero también creo que no está preparada para ello, y que no lo va a hacer. Veremos que pasa ahora que se acaban las subvenciones de la UE y no hemos hecho nada para reconvertir las industrias caducas (y hablo por Asturias, que es lo que me toca), que hemos invertido los fondos mineros de la UE en hacer una autovía…

Contestacion a AWIFREDO

Es evidente que los mineros no quieren mudarse, es evidente que la juventud quiere que le den la sopa boba. Pero mi interés es contar que no debe ser asi.

¿Que es el realismo? Si aceptamos que hay plagas y asumimos que no se pueden combatir, si vemos que hay cancer y no buscamos como curarlo, ¿que estamos haciendo?

Lo mas realista de l mundo es la utopia. Sin utopias seguiriamos siendo monos en las sabanas africanas.

Saludos

mal

(requerido)

(requerido)


*