La energía y los misterios de la administración

Ayer, día 23 de Noviembre de 2006, se celebró en el Jardín Botánico de Madrid una sesión del  Foro Permanente de la Sostenibilidad. Este Foro es un proyecto de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, del CSIC y tiene patrocinio del Observatorio de la Sostenibilidad en España. La sesión de ayer tenía por título “Energía de Fuentes Renovables. Condiciones para su generalización”

 

Es de todos conocido que la única forma de detener el cambio climático es eliminar del mix energético los combustibles basados en el carbono (carbón y petróleo). Es también conocido que el Gobierno del Estado ha comunicado a la sociedad que está decidido a avanzar por el camino de la reducción de hasta el 60% de combustibles fósiles para la reducción de energía.

 

En la sesión se indicó, por el Sr. Subdirector de Planificación Energética del Ministerio de Industria, D. Francisco J. Macía, la dificultad de acelerar la implantación de las energías renovables, mencionando que es difícil aumentar las subvenciones del Estado para las mismas.  El Sr. Secretario de Estado de Energía, D. Ignasi Nieto, afirmó hace unas semanas en un medio de comunicación que no es posible aceptar que una industria como la eólica alcance un 16% de beneficios gracias a las subvenciones.

 

Al escuchar afirmaciones como las de los Sres. Nieto y Macía se queda uno absolutamente de piedra. ¡Así que el gobierno del Estado no ve razonable que las empresas obtengan beneficios vía subvenciones o beneficios superiores al 16%!

 

¿Que piensa el gobierno del Estado de las farmacias de nuestro país? ¿De los notarios, registradores de la propiedad, o de ciertas empresas de abogados? Si no ve razonable los altos beneficios, que cierre ahora mismo las farmacias, que elimine las tasas de notaría y que asuma los costes de la litigación.

 

Y respecto a las subvenciones, en los presupuestos nacionales para 2007 que se aprobarán en Diciembre, el Estado subvenciona con 129 millones de euros, que pagamos todos, a las empresas de autopistas de peaje. Subvenciona con 400 millones de euros a la nueva  RTVE, subvenciona con 2400 millones de euros a las empresas de construcción de carreteras, y con 618 millones de euros a la minería del carbón.

 

Los argumentos para estas subvenciones son variopintos. No entro a valorar el cómo se puede subvencionar a las autopistas de peaje, para mí es un misterio. Una televisión estatal es algo que es muy dudoso que sea  indispensable para el país, sobre todo cuando tiene el mismo número y tiempo de anuncios que las privadas. La razón que se esgrime para subvencionar la minería del carbón es garantizar el suministro energético de España. Esto es ridículo. Si España se quedase sin uranio ni petróleo importados, el carbón español no daría ni para 4 gigawatios, un 10% de la potencia que se necesita hoy el país. ¿Donde está la garantía? Sin embargo la energía solar, propia nuestra, daría para bastante más de 100 gigawatios: Lo necesario para España y una enorme cantidad para exportar. 

 

Es evidente que los españoles podemos querer una televisión estatal: Estamos dispuestos a pagar por ella. Es claro también que podemos querer carreteras. Debemos pues pagar por ellas como pagamos por las escuelas y los hospitales.

 

Es razonable pensar que queremos evitar el cambio climático y dejar de pagar por el carbón que importamos de Wisconsin para la central de As Pontes, el carbón que importamos de Sudáfrica para la central de Carboneras, el petróleo que genera electricidad y mueve los vehículos, y el uranio que alimenta las centrales eléctricas.

 

Si queremos esto, si queremos frenar el cambio climático y llegar a exportar energía, ¿Por qué no pagar la energía solar, por qué no subvencionarla como se subvenciona la minería, las carreteras, las escuelas y los hospitales? Es un bien mucho más necesario para cada español que las carreteras, las escuelas y los hospitales: ¿Por qué no pagarlo?

 

Por cierto, necesitamos nuestra agricultura. Y como la necesitamos, la pagamos, vía Bruselas, pero la pagamos. Y mucho. La mitad del presupuesto comunitario es para pagar la agricultura.

 

Los argumentos de las personas (y de la administración) son, muchas veces, cómicos. Los argumentos de coste, de eficiencia, son un par de estos argumentos cómicos.

 

La energía solar “cuesta” mucho. ¿Cuanto cuestan las carreteras, la minería, la agricultura?

 

La energía solar es “poco eficiente”. ¿Cuan eficiente es el carbón?

 

Las palabras han servido desde la infancia de la humanidad para convencer a la gente de cualquier cosa. Pero debemos exigir que no nos convenzan para comulgar con ruedas de molino. Son indigestas.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Buscando en la red hay un informe económico sobre los presupuestos generales del 2006 que dice que se paga a las autopistas de peaje por usarlas como vías alternativas a la red nacional por obras o seguridad y se tasan 7,5 millones de euros. Obliga a ello una Ley de 2001. No sé si les dan más dinero por otros conceptos.

En anteriores ejercicios se pagó a las autopistas por unas pérdidas que tuvieron por el cambio de divisas ya que se tuvieron que endudar en el extranjero para construirlas, por ejemplo: "10564 LEY 8/2001, de 4 de junio, sobre concesión de un crédito extraordinario, por importe de 13.858.385.707 pesetas, para atender insuficiencias de crédito producidas en el ejercicio de 1999, por las subvenciones que se efectúan para la cobertura de las diferencias de cambio de las divisas obtenidas en préstamos concedidos a las sociedades concesionarias de autopistas de peaje."

Y si sólo fuera la televisión estatal…¿qué pasa con las autonómicas que emiten en castellano? ¿qué pasa con Com Radio (la radio de la Generalitat de Catalunya)? ¿qué pasa con todo ese alumbrado instalado en Madrid para estas navidades, que triplica el consumo del instalado el año anterior?.

Y nos queda el otro frente: frenar el despilfarro energético. ¿Por qué hay cadenas de tiendas como Zara que mantienen sus puertas abiertas y no tienen instalada cortina térmica en sus instalaciones de aire acondicionado? ¿por qué el Código Técnico de Edificación se acaba de aprobar ahora y no hace 15 años?. Se me ocurren estas preguntas ahora, a vuelapluma, pero seguro que vosotros tenéis otras similares. Cuando la política de un país es tercermundista (y ésta lo es), pasa lo que pasa: España es el país que más se aleja de los objetivos de Kioto.

LeoGim se defiende de los esclavos, es decir –los mamelucos-. Creo energía, por primera vez, al conseguir empujar toneladas –sin precisar variar el volumen de fluido-. En mi rotación, lleno de aceite mineral, alcanzo el punto de fuerza cuando mi plano de trabajo abre un ángulo determinado donde todos los vectores directores de fuerzas inciden en un 80 % sobre el seno del ángulo recto del plano de trabajo y del perpendicular, el seno del ángulo fijo de la camisa aporta su fuerza unidireccional al plano de trabajo –como gradiente-. El momento de fuerza se produce al inyectar un 0,5 % del volumen de la masa por cada 70 k/pcm2 que eleva la presión de empuje. El volumen de fluido de ambos ángulos obligan a la rotación del cilindro-rotor, y cuando los planos perpendiculares se separan con el giro, los surcos hacen posible mantenerlos comunicados durante el tramo que empuja SIN VARIAR LA PRESION Y EL VOLUMEN.

Sres. De madridmasd, representáis la ciencia de I+D+I de España, la que hace que la caída de la industria del tocho sea irrelevante para la economía, que derroche de talento,. Deberíais empezar a asimilar lo mas fácil, el portal de libertad que supone Internet, -para todos-.

Os continuo retando a que en este portal expongáis vuestros argumentos –técnicos- contra LEOGIM. El insulto dejarlo para los políticos, a mí, no me paga nadie.

LEOGIM Motor Hidráulico.

http://www.energia-electrica-leogim.info

(requerido)

(requerido)


*