La dificultad de la ciencia

La ciencia, por definición, es la búsqueda de la realidad, el esfuerzo de entender esa realidad.

 

El ser humano quiere, constantemente, huir de la realidad. Una de las realidades de la naturaleza, la más tremenda, es que la vida individual se acaba, y se acaba pronto. El homo sapiens, con su capacidad para la imaginación que le ha hecho uno de los dominadores del planeta Tierra (reconozcamos que solo uno de ellos ya que compartimos este título con hormigas, ratas y cucarachas) rechaza esa desaparición individual, y busca, desde hace miles de años, un esquema de supervivencia. Así aparecieron en la mente humana los esquemas de la reencarnación, y algo después, la idea de una reencarnación en otro mundo, en un mundo con ángeles y demonios, con huríes del paraíso.

 

Otra  de las realidades es la cortedad en el tiempo de la confianza de unos seres humanos en otros, lo que se denomina amor. El amor, como la vida, acaba muy pronto, pero se mantienen otras realidades mucho más bellas: la amistad, el interés entre las personas, la búsqueda de la realidad de unos y otros, frente a la recepción del engaño.

 

La ciencia llamó la atención en algunos momentos de los  siglos XIX  y XX: Se veía en ella una posibilidad de escapar de la realidad, confundiéndose así en la mente humana la realidad de la ciencia. Lo que llama la atención de las masas en la ciencia no es la realidad que la subyace, sino la expectativa de irrealidad que parece prometer. Así se busca en la ciencia la vida extraterrestre, el elixir de la eterna juventud, la posibilidad de viajar a cualquier estrella y en definitiva la existencia de otros mundos donde no exista la muerte.

 

Cuando el común de los mortales descubre las dos leyes inexorables de la ciencia, el que no hay comida gratis y el crecimiento de la entropía, entonces se produce un rechazo de la misma, un desánimo retratado con un “comamos y gocemos que mañana ayunaremos”, o una búsqueda de la irrealidad de la magia y la reencarnación. Drogas, escapes, cultos, astrólogas, echadoras de cartas, todo esto es un ansia de escapar de una realidad que sin embargo es amable y bella si la sabemos encontrar. 

 

La ciencia nos proporciona una serie de mensajes que eliminan la angustia producto de la imaginación y nos revela un mundo que vale la pena vivir. La realidad de la evolución nos indica que la vida y la especie son esencialmente eternas. Aunque cada uno de nosotros muramos, nuestra especie sigue viviendo, y vive con lo que cada uno de nosotros le hemos proporcionado. La angustia de morir desaparece cuando pensamos que dejamos algo importante de herencia para los que nos siguen en la historia de la especie, en la historia de la vida.

 

Por otro lado la ciencia nos va revelando el funcionamiento del mundo, y esto es bello en si mismo.

 

¿Qué es la belleza? Ya he analizado este problema en otro de estos blogs, pero no importa repetirlo. Para saber lo que es una cosa muchas veces conviene buscar su contraria. ¿Que es lo más feo que hay en el mundo?  Un vertedero, un campo de batalla, la desintegración de cualquier estructura. Por lo tanto podemos considerar como bello lo opuesto a un vertedero: Un esquema espacial ordenado, simétrico, limitado en sus piezas y en sus partes. ¿Qué es lo contrario a la muerte? Los recién nacidos son esencialmente bellos, como son bellos los adolescentes mientras están creciendo , y son bellas algunas máquinas que muestran un elevado esquema de orden, frente al desorden de la basura, de la muerte.

 

La ciencia trata de descubrir el orden que hay en la naturaleza. Las leyes de la física descubren simetrías. Frente a la posibilidad de la existencia de miles de fuerzas distintas, la física descubre que solo hay cuatro de ellas y de éstas dos son esencialmente similares, pues decaen como el cuadrado de la distancia entre los cuerpos. Las estructuras atómicas tienen un elevado grado de orden  y sus leyes son muy sencillas. Los seres vivos no tiene todos los tamaños posibles,  y exhiben simetrías estáticas y dinámicas. El caos posible en el universo se limita y el número de formas es finito.

 

La ciencia no puede relatar el engaño que proporciona la magia, no puede proporcionar una falsa esperanza, pero da una inmensa tranquilidad en el valor de nuestra obra y una satisfacción inmensa en el goce de la belleza de la naturaleza.

 

¿Hacemos ciencia?

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

muy bonito, pero no es verdad. La ciencia como hobby muy bien, es lo que decia Einstein, la sensacion del misterio siempre implicita cuando se investiga para saber la verdad. Pero la ciencia de hoy en dia es negocio que mueve mucha pasta y esta en manos de unos lobbies que controlan centros, revistas, congresos… el romanticismo hace tiempo que se perdio, hoy no destaca el que es un bien cientifico teorico, hoy destaca el telepredicador de la ciencia el vendedor de milagros.

No tienes ni idea de lo que dices, no sólo te falta un poco de conocimiento sobre la teoría de la evolución, tambien te falta espiritualidad, dar a las cosas el nombre que las define y respetar el lugar de la imaginación en el mundo.

Un campo de batalla es bello, y es lo que convierte en eterna a tu especie y a cualquier otra, pues desde que el universo se definió como un lugar en el que "no hay comida gratis", éste mismo se transformó en una guerra eterna por la supervivencia.

Desde que el universo se definió como un lugar en el que la entropía no haga más que crecer hace que cualquier esperanza de eternidad, incluida la eternidad de la biosfera, sea absurda.

Un vertedero es lo mas parecido a un paraíso, y es lo que asegurará la vida de muchas especies cuando los humanos desaparezcamos.

La desintegración de cualquier estructura es algo pronosticado por cualquiera de esas leyes cientificas que tanto te gustan.

Un recién nacido no es lo contrario a la muerte, si no ésta en su esencia, pues sin nacimiento no habría muerte. Es más, el hecho de que ese nuevo ser vivo luche por su supervivencia, implica la muerte de otras muchas criaturas. Una boca no come sin quitarle la comida a otra, la mayoría de las veces. Por eso existe la evolución, que es una competición eterna por robar la vida y la comida de los demás.

Un esquema espacial ordenado, simétrico, limitado en sus piezas y en sus partes, no es si no una estructura cualquiera, desde una piedra a un ser vivo, y no sirve para n ada hasta que ese esquema está organizado para poder hacer algo.

Estás muy perdido. Te aconsejo que pienses un poco sobre lo que es en esencia la biosfera, y después, pienses que eres un ser vivo, y qué implicaciones tiene eso.

Adios.

LeoGim se defiende de los esclavos, es decir los mamelucos-. Creo energa, por primera vez, al conseguir empujar toneladas sin precisar variar el volumen de fluido-. En mi rotacin, lleno de aceite mineral, alcanzo el punto de fuerza cuando mi plano de trabajo abre un ngulo determinado donde todos los vectores directores de fuerzas inciden en un 80 % sobre el seno del ngulo recto del plano de trabajo y del perpendicular, el seno del ngulo fijo de la camisa aporta su fuerza unidireccional al plano de trabajo como gradiente-. El momento de fuerza se produce al inyectar un 0,5 % del volumen de la masa por cada 70 k/pcm2 que eleva la presin de empuje. El volumen de fluido de ambos ngulos obligan a la rotacin del cilindro-rotor, y cuando los planos perpendiculares se separan con el giro, los surcos hacen posible mantenerlos comunicados durante el tramo que empuja SIN VARIAR LA PRESION Y EL VOLUMEN.

Sres. De madridmasd, representis la ciencia de I+D+I de Espaa, la que hace que la cada de la industria del tocho sea irrelevante para la economa, que derroche de talento,. Deberais empezar a asimilar lo mas fcil, el portal de libertad que supone Internet, -para todos-.

Os continuo retando a que en este portal expongis vuestros argumentos tcnicos- contra LEOGIM. El insulto dejarlo para los polticos, a m, no me paga nadie.

LEOGIM Motor Hidrulico.

http://www.energia-electrica-leogim.info

(requerido)

(requerido)


*