Árboles y limosna para niños

Hoy volvía desde el Burgo de Osma a Madrid, en medio de lo que expresa tan rebién Manuel Machado:
“……
  Quema el sol, el aire abrasa

   Por la terrible estepa castellana …

   ……………. el Cid cabalga”

El paisaje, sin cultivos, desnudo de árboles, solo con arbustos. Plantar un árbol puede costar 4, digamos 5 euros. Da trabajo a unos cuantos miles de personas. 1.600 millones de euros darían para 320 millones de árboles. Los árboles (los adecuados para cada terreno, clima, situación) capturan CO2 durante 20 años, y luego puede venderse su madera. Los árboles generan lluvia y retienen suelo.

Los árboles son una inversión productiva en todos sus aspectos.

1.600 millones de euros es lo que se estima vamos a darnos unos españoles (el gobierno no da nada suyo, que no tiene, somos los españoles los que ponemos el dinero que el gobierno reparte con alegría) a otros por tener niños.

Es una limosna: Limosna es lo que damos a otra persona porque sí, porque nos parece bien hacerlo, sin pedir nada a cambio.

¿Qué produce la limosna del gobierno por niño nacido (si se acaba pagando)?

Solo gasto. En primer lugar, no es claro que las parejas vayan a tener más niños por 2.500 euros, ni es claro que sea bueno que crezca la población (ver mi blog anterior). Para tenenr niños debe uno comprometerse de por vida, saber que va  uno a compartir amor, dinero, tiempo, con otras personas, con esos niños, con la familia, con los compañeros de colegio, ….  . 2.500 euros no tienen nada que ver con tener o no tener niños. Es una limosna como podía haberse dado a los que tengan perros mastines, o coches de una cierta marca, u ojos azules. Es  dar dinero para decir que se da, sin más objetivo que caer bien a una cierta capa de población.

Si se tienen niños por los motivos anteriores, 2.500 euros pueden ayudar a gastar dinero. ¿Producen rendimientos esos 2.500 euros? Esos 2.500 euros no son inversión, son gasto, y gasto arbitrario, decidido sin preguntar a los ciudadanos que son los dueños reales del dinero que se reparte alegremente, alegremente  porque no se tienen que ganar con el trabajo diario.

Invertir 1.600 millones  euros en árboles, por ejemplo, genera una mejor situación económica general, que puede ayudar mejor a los padres que ya hayan tenido hijos que 2.500 euros que, lo más probable, no se entregarán, sino que se descontarán a plazos de los impuestos.

Es necesario, y urgentísimo, que el gobierno, -que no es más que un gestor de nuestros dineros-, aprenda de una vez por todas la diferencia entre gasto e inversión. Gasto es distribuir dinero sin obtener nada a cambio. Inversión es dedicar el dinero para conseguir más dinero.

A mi me gustaría que el dinero que presto obligada y constantemente  a los distintos gobiernos de España se emplease en cosas que generasen más dinero, no para mí, sino para todos los ciudadanos.

¿Cuando van esos gobiernos a emplear nuestro dinero en generar dinero para todos?

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Interesante reflexión y muy buena la pregunta. Supongo que para cuando la democracia deje de ser la economía del voto y pase a ser realmente una forma de gobierno del pueblo.

El gobierno acaba de anunciar otra nueva "gracia" : gratuidad universal para el cuidado dental de los niños. Hace poco el de Andalucia prometia una vivienda a todo el que gane menos de 3000€ al mes.

El pobre Solves ya no sabe que hacer para achicar agua, aparte de largarse y dejar a estos incompetentes que se apañen ellos solos.

Vamos hacia el desastre. Por 1ª vez en mi vida me estoy planteando dejar de votar a esta gente.

(requerido)

(requerido)


*