Al final fueron 18 medallas

Me equivoqué, y me alegro infinito de ello, porque eso significa que España ha remontado una actuación que empezó deficiente.
Pero hemos batido nuestro record de medallas y hemos bajado respecto a Atenas y a Barcelona. Un oro ha sido para Nadal, un deportista profesional, y una plata para el baloncesto, donde juegan tambien deportistas profesionales, de estos que cobran millones por su preparación. No hemos tenido ni una sola medalla en atletismo.

Me reitero en mi idea de que la cultura del esfuerzo está desapareciendo de España. Y la necesitamos.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Me gustaria k el periodico me lo manderan a mi correo, me parece muy interesante, sus notas.

(requerido)

(requerido)


*