¡Lomborg otra vez al ataque!

¿Se acuerdan de Lomborg? Aquel economista danés que sabía tanto de cambio climático que sabía que era falso.  Hace unos días volvió a publicar sus ideas en el NYT (pueden verse en http://cienciayclima.es , en Noticias de Clima).

Su argumento, el mismo que utilizaba para negar el Cambio Climático, es que los ”pobres” necesitan quemar carbón para tratar de salir de la pobreza.

Para empezar hay pocos ”pobres” que puedan quemar carbón. Los pobres a los que se refiere Lomborg generalmente queman leña, estiercol seco, o no queman nada.  En segundo lugar, Lomborg pone el ejemplo de China, donde 300 millones (no 680 como dice Lomborg)  de personas han salido de la pobreza gracia a quemar carbón. Esto es una de las mayores falsedades que escribirse pueda. China tiene almacenada, en deuda estadounidense, y en otros activos, unas diez veces su producto interior bruto, su PIB. En vez de déficit, tiene superavit, en vez de ser deudora, es acreedora de los países ricos del planeta.   Habría podido, perfectamente, utilizar uno de esos diez PIBs para montar centrales de energía renovable. No habría perdido nada apreciable y habría desarrollado una industria puntera, para sus propios habitantes. El hacerlo utilizando carbón es, esencialmente, no una ”necesidad” sino la utilización de un modelo mental reviejo y trasnochado, un modelo intrínsecamente malo desde el punto de vista energético, pero sobre todo económico.

En el modelo económico y mental de Lomborg  solo existe una dirección en la evolución económica: El progreso, el vivir cada vez mejor. En la realidad, el progreso es una entelequia, como estamos viendo en España: Unas veces se progresa, otras se regresa hacia etapas de pobreza, y estas regresiones no forman parte de ciclos económicos sino que suponen colapsos.  La realidad de los colapsos es clara: Colapsó China en el siglo XIX (fué lo que permitió a los ingleses su ingente negocio de la heroína con los chinos durante todo ese siglo, capos de la droga apoyados por el gobierno inglés), colapsaron las culturas islámicas, colapsó el Imperio Turco, etc. etc. España colapsó económicamente en 1650, se recuperó entre 1970 y 2000 y ha iniciado otra vez la vía del regreso, en vez de continuar con el progreso.

El progreso se debe casi únicamente a la puesta en marcha de fuentes nuevas de energía, y el regreso, a su agotamiento. El progreso rápido y de la magnitud experimentada entre 1800 y 2007 se ha debido a la puesta en marcha de la extracción de energía de muy alto ERoEI, alrededor de 50 y hoy ya no quedan fuentes de esos ERoEI, el fracking tiene un ERoEI de alrededor de 10.

Un desarrollo basado en ERoEIs de 50 ha generado una población de unos 7000 millones camino de 9000. Si no cambiamos el esquema de gasto, dado que ya no tenemos fuentes de esos rendimientos, los colapsos están asegurados.

Es preciso cambiar el argumento de Lomborg hacia otro en el cual podamos hacer salir a cuantas más personas posibles de la miseria, pero garantizando que esa salida no implique un colapso posterior.  La idea de Lomborg, como la de la corriente oficial de la economía, es poner un tesoro limitado al final de una calle:  La gente puede correr para alcanzar unas monedas de oro. Las cogen.

¿Que pasa un par de meses después?

Se trata de crear riqueza, no de disipar la que tenemos en aventuras sin futuro.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*